A Robben se le echó del Madrid por sus lesiones, pero ¿qué pasa con Bale?

18.04.2017 – 05:00 H. Es un recuerdo imborrable. El Real Madrid traspasaba a Arjen Robben al Bayern Múnich en el verano de 2009 a cambio de 25 millones de ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,70

18.04.201705:00 H.

Es un recuerdo imborrable. El Real Madrid traspasaba a Arjen Robben al Bayern Múnich en el verano de 2009 a cambio de 25 millones de euros. Fue una venta de uno de los futbolistas más importantes de la plantilla blanca y se recibió algo más de diez millones menos de lo que se pagó por él al Chelsea dos años antes. Y pese a eso, se consideró desde un primer momento que fue un acierto. Es decir, el Madrid no se equivocaba al vender a uno de sus mejores futbolistas al eterno rival en Europa por menos dinero del que invirtió en su adquisición. Años después, Robben sigue en el Bayern y amenaza una vez más el Bernabéu, como ya hizo en 2012.

Alonso Castilla

Carlo Ancelotti confirmó la presencia del polaco, ausente en Múnich, en el once inicial. El delantero fue tentado por Florentino Pérez en su momento, pero negociar con el Bayern fue imposible

El diario ‘Marca’ titulaba al día siguiente de confirmarse la venta con la siguiente rotunda afirmación: “Bien vendido”. Según la publicación, el Madrid acertaba al dejarle ir ya que recibía una buena cantidad de liquidez por un futbolista que se pasaba buena parte de las temporadas en el banquillo o, sobre todo, en la grada, por culpa de sus lesiones, las cuales no le habían permitido disfrutar del fútbol ni a la afición, de la calidad de uno de los que era, por entonces, joya del fútbol mundial. Robben reconoció que él no quería irse y que en realidad, le habían empujado para que aceptara firmar por el Bayern (que, por entonces, venía de ser vapuleado por el Barça en la Champions del año anterior y aún estaba gestándose el gran equipo que entrenarían Van Gaal y Heynckes).

Robben celebra un gol en su segunda temporada como madridista. (EFE)Robben celebra un gol en su segunda temporada como madridista. (EFE)

A lo largo de esa temporada, Robben tuvo algunos problemas de lesión. La rodilla le molestó en algunas fases, pero no lo suficiente para cortar su ritmo. Fue el mejor jugador del Bayern campeón de Bundesliga y Copa y lideró la impresionante trayectoria del equipo bávaro hacia la final del Bernabéu. No pudo acabar levantando la Orejona, lo hizo Sneijder, que se fue a la misma vez que él del Madrid al Inter de Milán para ser campeón de Europa. Los dos cogieron a Holanda y la plantaron en la final del Mundial. Florentino sacó del Real Madrid a las dos grandes compras de Ramón Calderón (Robben fue la única promesa electoral que cumplió, después de no contratar a Cesc Fàbregas ni a Kaká, como dijo en la campaña electoral), y estos respondieron haciendo el mejor año de sus carreras.

Nadie va a negar a estas alturas, ni siquiera un aficionado del Bayern con poco criterio, que Robben ha tenido siempre un físico delicado. Incluso en Alemania ha tenido épocas en las que apenas podía participar porque las lesiones le martirizaban, las compensó con otros años de excelente fútbol e innumerables títulos, incluida la Champions, que por fin ganó con un gol suyo decisivo al Borussia Dortmund en Wembley. En el Real Madrid, Robben acumuló varias dolencias y ni Schuster primero ni Juande Ramos después pudieron tirar de él todo lo que hubieran querido. Pero, ¿se fue justo con él?

Veamos. En su primera campaña, ciertamente, estuvo ausente en muchas ocasiones. Disputó 28 encuentros oficiales con el Real Madrid, en los que anotó 5 goles y dio 5 asistencias, pero se perdió otros 21 encuentros entre lesiones y decisiones técnicas. Pero en la siguiente, su última, pudo jugar hasta 37 partidos (8 goles, 9 asistencias) y no jugó en otros 13. ¿Les recuerda esta situación a alguien? Exacto, a Gareth Bale.

Bale no ha podido participar en 25 partidos. (EFE)Bale no ha podido participar en 25 partidos. (EFE)

A Bale las lesiones le han acompañado antes incluso de debutar con el Madrid. Se tuvo que perder varios partidos en su primera temporada por la ya conocida protrusión discal, la cual ha sufrido en innumerables ocasiones y que le ha provocado lesiones colaterales, como la del sóleo, la misma que le va a dejar sin poder disputar la vuelta contra el Bayern de Múnich de este martes. Este encuentro será el 50º que disputa esta temporada el Real Madrid. Pues bien, Bale se habrá perdido la mitad. No habrá participado en 25 encuentros esta campaña, una cifra altísima, la mayor desde que fichó por el conjunto blanco en septiembre de 2013.

Jesús Garrido

El entrenador italiano tiene todavía las dudas de Hummels y Boateng, además de la baja de Javi Martínez, por lo que tuvo que llamar a un canterano de 30 años sin casi experiencia profesional

Es más: desde entonces, el Real Madrid ha disputado 216 partidos, de los cuales, Bale solo ha podido jugar 148, es decir, se ha perdido el 32% de los partidos entre lesiones y ausencias por descanso. El extremo galés ha compensado esas bajas con 67 goles y 51 asistencias en estos casi cuatro cursos como jugador del Real Madrid en los que ha ganado dos Copas de Europa como protagonista. Es decir, los resultados han acompañado y nadie en el palco se ha preocupado en demasía porque el cuerpo de Bale se lastime habitualmente ni porque, como dicen los que le conocen, su umbral del dolor sea especialmente bajo. El fichaje más caro de la historia del Madrid (y, por tanto, de Florentino Pérez) no se cuestiona. El de Robben, en cambio, sí.

Alineaciones probables

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric, Asensio; Cristiano Ronaldo, Benzema.

Bayern Múnich: Neuer; Lahm, Boateng, Hummels, Alaba; Xabi Alonso, Vidal; Robben, Thiago, Ribéry; Lewandowski.

Árbitro: Viktor Kassai (Hungría).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Horario y TV: 20.45, ‘Antena 3’.

Fuente: ElConfidencial – Deportes