A ver si la UEFA tiene algoritmos para dejar a Iniesta otra vez fuera del once ideal

18.06.2016 – 05:00 H. El ruido que se formó después de la primera jornada fue ensordecedor, sobre todo en España, evidentemente. Que Iniesta no estuviera ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

18.06.201605:00 H.

El ruido que se formó después de la primera jornada fue ensordecedor, sobre todo en España, evidentemente. Que Iniesta no estuviera en el once ideal de los primeros días de competición dejó estupefacto al planeta. Bueno, que no estuviera ni él, ni Modric… pero sí estuviera el omnipresente Cristiano Ronaldo. Era, cuanto menos, raro. Y cuando ya se apagaba la abrasadora hoguera que dañaba a la imagen de la UEFA, Andrés hizo otro partido de época, de esos que de tantas veces vistos parecen tan normales, que no parecen requerir ningún tipo de don especial para realizarlo. Y de nuevo, por este mismo motivo, el ojo apunta a la organizadora de la Eurocopa.

La versión oficial de la UEFA es ya bastante popular entre la opinión pública. Que ellos poco tienen que ver con lo que los datos dicen. Que si Iniesta no está en su equipo ideal no es culpa suya, sino de unos algoritmos que dan forma a un barómetro que decide de manera automática quiénes son dignos de ser considerados los mejores (porque deben ser los mejores, por estos en un once ideal) y quiénes deben esperar su oportunidad. La excusa que puede salvar este criterio, si es que hay alguna, es que los datos recogidos no son exclusivos de lo que llevamos de Eurocopa, sino que vienen de lejos, desde el 1 de enero de 2016. Es decir, todo lo que hayan hecho en sus ligas y competiciones internacionales los jugadores que están en Francia ahora desde que empezó el año cuenta para aparecer en esa lista de los once elegidos.

Es decir, que la UEFA no excluyó al ‘6’ español de su equipo de estrellas, sino que lo hizo una máquina. Una máquina que fue creada por uno de sus principales patrocinadores, SOCAR, una empresa que se dedica al comercio de combustibles como petróleo y gas, que desarrolló ese barómetro que ahora ha creado tantísima polémica a su alrededor. Y claro, al ser uno de los que ponen el dinero para formar este gigantesco monstruo que es la Eurocopa, la UEFA tampoco puede ponerse ahora a tirarles por tierra el método. Aun si este formato no convence ni siquiera a algunos dirigentes de la organización europea.

Está en uno de los mejores momentos de su carrera (Sebastien Nogier/EFE/EPA).Está en uno de los mejores momentos de su carrera (Sebastien Nogier/EFE/EPA).

Está aún por ver si lo que ha hecho Iniesta en el anterior partido ante la República Checa y lo que ha añadido posteriormente ante Turquía es suficiente para quitarle el puesto a alguno de los ‘titulares’ y saltar desde el banquillo para asentarse en el once de los ‘más grandes’. Quizá el partido más discreto de Kroos ante Polonia le dé más opciones, o el hecho de que Eric Dier no marcase ante Gales le permita ascender puestos en la lista. Porque damos por hecho que Kanté, un jugador que va creciendo como la espuma en popularidad, seguirá estando entre los mejores según el famoso y polémico algoritmo.

Y si Iniesta llega a entrar finalmente en el equipo ideal de la UEFA, le dará muy igual. Tanto como le dio no estar en primera instancia. Tanto como que le nombren por dos veces consecutivas el mejor jugador del partido de España. Porque él no está para ese tipo de elogios. Lo que le ha importado a Iniesta durante toda su carrera y lo que le ha llevado a ser uno de los mejores futbolistas de la historia es el rendimiento colectivo, el éxito de sus compañeros, que a la vez y por necesidad, es también su próximo triunfo.

“Cuando te eligen es por méritos y si no lo hacen, también. A partir de ahí, mi concepto del fútbol no cambia. Ese trofeo que recojo yo hoy lo podemos dividir entre todos los componentes del equipo”, dijo Iniesta, visiblemente contrariado por que le preguntaran de nuevo por el mismo tema. Le da exactamente lo mismo. Lo que motiva a Iniesta, como él mismo reconoce una y otra vez, es tener “el máximo de responsabilidad posible” cuando juega. “Así me he tomado toda mi carrera”. Vamos, que le den el balón a Iniesta, que le den el compromiso de ser siempre el mejor. Entonces veremos sonreír a Iniesta, y estará siempre más cerca de levantar el único trofeo que realmente le motiva, el de campeón.

Fuente: ElConfidencial – Deportes