Acuerdo contra la corrupción en la capital internacional del lavado de dinero

13.05.2016 – 05:00 H. El ‘premier’ David Cameron, el mismo que ha exigido en multitud de ocasiones mayor transparencia en los paraísos fiscales ...

13.05.201605:00 H.

El ‘premier’ David Cameron, el mismo que ha exigido en multitud de ocasiones mayor transparencia en los paraísos fiscales y luego ha tenido que reconocer que poseyó acciones por valor de más de 30.000 libras (37.500 euros) en un fondo de inversión ‘offshore’ creado por su padre, se convirtió este jueves en anfitrión de la primera cumbre anticorrupción

Cuando aún colean los papeles de Panamá, representantes de más de 40 países se han dado cita en Londres, urbe catalogada precisamente como capital internacional de lavado de dinero. Alrededor de 100.000 propiedades en Inglaterra y Gales están registradas a nombre de empresas opacas con sedes en paraísos fiscales, a menudo relacionadas con fortunas amasadas gracias a diversos delitos. De estos inmuebles, 44.000 están a las orillas del Támesis, generalmente en los barrios más pudientes, hasta el punto de que existe ya una visita turística guiada que recorre las mejores casas de la capital en manos de oligarcas rusos.

Cameron, por tanto, no tenía otra opción que empezar primero limpiando su propia casa. Y en este sentido ha anunciado a bombo y platillo que, a partir de ahora, las empresas extranjeras que quieran comprar propiedades o participar en contratos públicos deberán inscribirse en un registro público que identificará a sus beneficiarios. La medida se aplicará también a las viviendas ya adquiridas. 

“El Reino Unido tiene la autoridad legal para requerir este cambio, y si ha optado por no hacerlo, es un ejemplo claro de que no tiene intención de luchar contra la corrupción”Varios territorios de ultramar y otros 33 gobiernos se unirán al Ejecutivo británico para compartir automáticamente la información sobre sus registros de sociedades. Sin embargo, los activistas denuncian que no se han alcanzado progresos reales, ya que las Islas Vírgenes y la Islas Caimán, dos de los mayores paraísos fiscales, no han firmado el acuerdo. Es más, ni siquiera han sido invitadas a la cumbre, como tampoco lo ha sido Panamá

Actualmente, un tercio de estos refugios están bajo jurisdicción británica. “Esto es un gran fracaso”, asegura Alex Cobham, de Tax Justice Network. “Los papeles de Panamá han mostrado a todo el mundo la corrupción que se genera cuando la información de la propiedad está oculta. El Reino Unido tiene la autoridad legal para requerir este cambio, y si el Gobierno ha optado por no hacerlo, es un ejemplo claro de que no tiene intención de luchar contra la corrupción”, matiza.

El primer ministro británico, David Cameron, junto a John Kerry durante la cumbre en Londres. (Reuters) El primer ministro británico, David Cameron, junto a John Kerry durante la cumbre en Londres. (Reuters)

En este sentido, un portavoz de Downing Street aseguró que el Ejecutivo continuará ejerciendo presión sobre las jurisdicciones ‘offshore’. Aunque hizo hincapié en que Reino Unido ya ha ido más lejos que muchos otros países, incluyendo Estados Unidos, donde en estados como Delaware y Wyoming se pueden crear empresas anónimas por unos pocos cientos de dólares.   

Lo cierto es que el anuncio de este jueves estaba ya contemplado en el programa electoral con que el Partido Conservador ganó las elecciones generales del año pasado. Algunos diputados se habían mostrado reacios a implantar la medida, pero tras el escándalo de los documentos del despacho de Mossack Fonseca, donde estaba también citado el padre de Cameron, no les ha quedado otra opción.

“El nuevo registro para empresas extranjeras significará que los individuos y los países corruptos ya no podrán mover, lavar y esconder fondos ilícitos en el mercado inmobiliario de Londres, y no se beneficiarán de fondos públicos”, anunció el Gobierno en un comunicado.

Entre las medidas acordadas en la cumbre destacan:

– Londres creará una agencia global para prevenir el lavado de dinero y la evasión de impuestos.

Argentina, Nigeria, Italia, Afganistán y Jordania crearán un listado similar al registro público que se implantará en el Reino Unido. 

– Junto a Francia, Países Bajos y Nigeria, el Gobierno británico ha propuesto también la creación de registros de usufructuarios y beneficiarios efectivos.

– Los países asistentes se comprometen a localizar la corrupción y castigar a los que la facilitan y sean cómplices de ella, además de confiscar los beneficios de esta actividad.

– Los asistentes recalcan que la corrupción da paso a problemas políticos y económicos que, en última instancia, pueden fomentar la violencia del extremismo.

– Los países harán esfuerzos por investigar quiénes controlan los beneficios de la corrupción, mientras que las personas implicadas en el lavado de dinero deben ser llevadas ante la justicia.

– En el sector financiero, los países se comprometen a crear asociaciones entre los gobiernos, reguladores y unidades de inteligencia financiera para “detectar” y “prevenir” el flujo de fondos ilícitos.

Paquerette Girard Zappelli y Ángel Gurría, durante un momento de la cumbre. (Reuters)Paquerette Girard Zappelli y Ángel Gurría, durante un momento de la cumbre. (Reuters)

Rusia: el acuerdo no puede ser vinculante

En un principio, Downing Street quería que los participantes se comprometieran en la declaración final a “exponer la corrupción ahí donde se descubra, perseguir y castigar a los que la perpetran, la facilitan o son cómplices de ella”. Sin embargo, el comunicado final se ha tenido que suavizar después de que algunos países se hayan opuesto a un pasaje que afirmaba que “no habrá impunidad para los corruptos”.

Por su parte, el Gobierno ruso, representado en la cumbre con el viceministro Oleg Syromolotov, ya adelantó que el acuerdo final no puede ser vinculante. “Es decepcionante que algunos países con un pobre historial en corrupción y escasa voluntad política traten de rebajar los estándares que el resto está intentando alcanzar”, explicó el presidente de Transparencia Internacional, José Ugaz.

En representación española acudió el ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, quien en un breve encuentro con la prensa antes del inicio de las reuniones explicó a grandes rasgos que presentaría las “numerosas reformas” que ha hecho el Gobierno en esta materia. 

El Gobierno ruso ya adelantó que el acuerdo final no puede ser vinculante. “Es decepcionante que algunos países con un historial en corrupción traten de rebajar los estándares que el resto está intentando alcanzar”, explicó el presidente de Transparencia InternacionalPese a que se trata de una cumbre que busca la transparencia, el Ejecutivo de Cameron no ha divulgado la lista de los asistentes. Se sabe no obstante de la presencia del presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, así como el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

Tan solo han asistido, eso sí, cuatro jefes de Estado, entre ellos, los presidentes de NigeriaAfganistán, implicados en el bochornoso episodio protagonizado por Cameron a escasas horas de convertirse en su anfitrión. Este mismo martes, en una charla confidencial con la reina Isabel II, el ‘premier’, pensando que las cámaras solo grababan imágenes, no se dio cuenta de que el micrófono estaba encendido y fue captado describiendo a estos dos países como “increíblemente corruptos”. “Son posiblemente los dos países más corruptos del mundo”, dijo.

El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, ha dicho que no quiere sus disculpas, sino que devuelva a Nigeria los bienes de los nigerianos corruptos que buscaron refugio en el Reino Unido. “No voy a pedir una disculpa a nadie. Lo que pido es el regreso de los activos”, dijo. El mandatario recordó el caso de Diepreye Alamieyeseigha, antiguo gobernador del estado petrolero nigeriano de Bayelsa, que fue detenido en Londres acusado de lavado de dinero en 2005, pero escapó disfrazado de mujer.

Por su parte, Mohammad Farhad Sediqi, miembro del Parlamento afgano, apuntó: “La corrupción existe en Afganistán, no hay duda de ello. Pero el Reino Unido, Estados Unidos y la comunidad internacional han contribuido a su expansión en nuestro país. A pocas horas del inicio de la conferencia internacional, no nos esperábamos esta reacción por parte del Gobierno británico. Es un insulto para Afganistán”.

Fuente: ElConfidencial.com