Adrián renace para adelantar al Villarreal y Gameiro salva un empate de oro en Ucrania

28.04.2016 – 23:02 H. Un gol de Adrián en el segundo minuto de la prolongación dio la victoria al Villarreal en El Madrigal ante el Liverpool (1-0) que ...

28.04.201623:02 H.

Un gol de Adrián en el segundo minuto de la prolongación dio la victoria al Villarreal en El Madrigal ante el Liverpool (1-0) que acercó al equipo castellonense al sueño de acceder por primera vez en su historia a la final de la Europa League. El Villarreal tratará en Anfield de conseguir su objetivo tras haber ganado en casa un partido muy nivelado entre dos conjuntos de un potencial muy similar y cuyo resultado deja abiertas las posibilidades de ambos para estar en la final del día 18 de mayo en Basilea. Y el campeón, el Sevilla arrancó un valioso empate en casa del Shakhtar Donetsk (2-2), en un choque en el que los españoles sólo fueron mejores al principio y al final del partido. De esta forma, el equipo dirigido por Unai Emery viaja a la capital andaluza con muchas posibilidades de clasificarse para la final.

Tanto Marcelino García Toral como Jürgen Klopp tenían claro el tipo de partido que pretendían que se jugara y consiguieron su objetivo, ya que unos y otros se neutralizaron a la perfección. La primera mitad ya estuvo marcada por la igualdad y por la intensidad con la que se emplearon ambos conjuntos y aunque de entrada el Villarreal dominó más que su rival, la primera opción de gol fue para Allen. Esta dinámica continuó hasta el cuarto de hora de juego, pero a partir de entonces el Liverpool mejoró en su funcionamiento colectivo y el equilibrio de fuerzas pasó a ser mayor si cabe. 

A partir de ese momento se vivió un tramo final del primer tiempo muy táctico, en el que unos y otros trataron de crear sus ocasiones de gol, pero en el que era importante no perder la posición y no dar opción al rival. La segunda mitad dio comienzo con la entrada de Ibe por Coutinho en el equipo visitante y un remate de cabeza al poste de Bakambu a la salida de un córner en el primer minuto de juego. Tras esa acción, el encuentro mantuvo la tónica del primer periodo en cuanto a equilibrio de fuerzas, pero pasó a ser mucho más abierto con constantes alternativas ante una y otra portería y con una ocasión clara para el Liverpool ya que el segundo balón al poste del partido llegó en un remate de Firmino.

A cuatro minutos del final, Mignolet desbarató una aproximación muy peligrosa de Bakambu, pero de inmediato una contra de Alberto Moreno pudo haber abierto el marcador para el equipo inglés. Por entonces, todavía no había llegado la jugada que resolvería el encuentro con un balón de Bruno que le llegó a Denis Suárez, quien tras una gran jugada, cedió el balón a Adrián para que empujara el balón e hiciera el 1-0 en el segundo minuto de la prolongación.

Otro penalti decisivo de Gameiro (EFE/SERGEY DOLZHENKO).Otro penalti decisivo de Gameiro (EFE/SERGEY DOLZHENKO).

El campeón sigue encontrando oro

El técnico rumano Mircea Lucescu sorprendió durante parte del encuentro a Emery, pero ya no cuenta ni con la calidad de la plantilla ni con la pléyade de brasileños que se alzaran con la última edición de la Copa de la UEFA en 2009. El caso es que el partido no pudo empezar mejor para los sevillistas, ya que a los cinco minutos se adelantó en el marcador por medio de Vitolo. Gameiro recibió el balón al borde del área y de primeras se la cedió al delantero español, que recortó magistralmente a Rakitskiy y batió por bajo al portero ucraniano.

Los ‘mineros’ tardaron veinte minutos en tirar a puerta por medio de Marlos, pero su disparo centrado no puso en dificultades a Soria. No obstante, el delantero del Shakhtar tendría más suerte poco después al aprovechar un garrafal fallo de marcaje de la defensa española, que estropeó todo el trabajo de los primeros veinte minutos. Un pase de más de treinta metros de Rakitskiy dejó incomprensiblemente solo a Marlos, que tuvo incluso tiempo de bajar el balón con el pecho y no tuvo problemas en batir al portero español con un sutil golpeo con la zurda.

Ante la presión local, el Sevilla siguió reculando, lo que aprovechó el equipo local para poner en aprietos la portería defendida por Soria. Marlos, que fue una pesadilla para la defensa andaluza durante toda la primera parte, creó de la nada el segundo gol tras un saque corto de córner.

Konoplyanka fue un reflejo de la impotencia de su equipo, que al final de la primera parte parecía noqueado sobre la lona, mientras el Shakhtar buscaba con ahínco el tercer gol. Con Banega como estandarte, el Sevilla recuperó el control del balón, aunque al principio no creó apenas ocasiones de gol para nivelar el marcador. Emery perdió la paciencia y a los pocos minutos de la reanudación prefirió reforzar el centro del campo, por lo que retiró a Konoplyanka e introdujo a Krohn-Delhi. Pero este no era el día del Sevilla, ya que el danés se lastimó solo al girar en el centro del campo, en lo que parece una grave lesión en la rodilla por sus gestos de dolor y la cara de estupor de sus compañeros de equipo.

No obstante, esa desgracia pareció despertar al Sevilla en el último cuarto de hora. El gol del empate era cuestión de tiempo y fue Gameiro quien tuvo la oportunidad de resarcirse de sus fallos al marcar de penalti, después de que Ferreyra cayera en la trampa y derribara a un astuto Vitolo. Los ucranianos no pudieron vengarse así de la dolorosa derrota sufrida en 2007 cuando el portero del Sevilla, Andrés Palop, marcó de cabeza en Donetsk en el tiempo de descuento, en una de las mayores proezas en la historia del club hispalense.

Fuente: ElConfidencial – Deportes