Alemania descubre por casualidad a uno de sus mayores asesinos en serie

23.05.2016 – 18:35 H. Uno, un marido y padre cariñoso, un vecino educado y hogareño, un arquitecto paisajista con una empresa de retirada de residuos y un ...

23.05.201618:35 H.

Uno, un marido y padre cariñoso, un vecino educado y hogareño, un arquitecto paisajista con una empresa de retirada de residuos y un músico aficionado que tocaba con amigos el saxofón y el clarinete. El otro, un sádico asesino en serie al que se acusa de haber matado y descuartizado al menos A cinco prostitutas drogodependientes y a un menor a lo largo de más de cuatro décadas. ¿Que qué les une? eL Que, según la policía alemana, son la misma persona.

La revelación llegó al abrir la tapa de aquel bidón de plástico azul que su padre, Manfred Seel, recientemente fallecido, había dejado en el garaje, en medio de un marasmo de trastos viejos, herramientas y material de jardinería. Tras la bofetada inicial del intenso hedor reconcentrado durante años, la hija de aquel hombre aparentemente anodino vio, de un primer vistazo, un pie y una pantorrilla humanas en un estado avanzado de putrefacción. No miró más. Debajo había más restos.

Corría entonces 2014. Seel acababa de morir a los 67 años, de cáncer, dos semanas antes en su cama. Y su hija tan solo trataba de poner algo de orden en los inmuebles vacíos de sus padres, después de que ambos falleciesen en apenas seis meses. De esta forma tan fortuita, se destapó una investigación en la que trabajan intensamente 15 forenses y expertos desde hace dos años y que, al hacerse pública la pasada semana, situó a Schwalbach am Taunus, una localidad de 15.000 habitantes cerca de Fráncfort, en el mapa del horror. Y a aquel tipo algo seco pero inofensivo al que sus vecinos llamaban Alaska -no se sabe muy bien si por sus ojos azul clarísimo o por su manía de llevar siempre una prenda de piel, incluso en verano- como uno de los mayores asesinos en serie de la historia de Alemania. Quizás el mayor, si sigue elevándose la cifra de víctimas, como teme la policía.

El cuerpo del bidón, que no está completo, corresponde a Britta Simone Diallo, una mujer que ejercía la prostitución en Fráncfort cuando desapareció en 2003, a los 43 años. La policía está convencida de que Seel la asesinó. “No hay ninguna duda” de la autoría desde el punto de vista policial, aseguró la presidenta de la Oficina de Investigaciones Criminales (LKA) de Hesse, Sabine Thurau.

Un cordón policial en la escena de un crimen en Grafing, Alemania. (Reuters)Un cordón policial en la escena de un crimen en Grafing, Alemania. (Reuters)

Un “coleccionista de trofeos”

Este crimen es, además, según el investigador jefe de la LKA de Hesse, Frank Herrmann, el momento “cumbre” de la trayectoria de este asesino en serie de “preferencias sexuales desviadas”. Seel, quizá con la ayuda de un cómplice, contactó con su víctima en el barrio rojo de la estación central de Fráncfort, abusó sexualmente de ella de forma violenta, la mató y la descuartizó. El asesino tenía graves perversiones sexuales, aseguran los expertos que están revisando los casos. Era, según las tipologías que emplean los criminalistas, un “coleccionista de trofeos”: seccionaba partes del cuerpo de sus víctimas para guardarlas como tesoros.

El asesino tenía graves perversiones sexuales. Era, según las tipologías que emplean los criminalistas, un “coleccionista de trofeos”: seccionaba partes del cuerpo de sus víctimas para guardarlas como tesorosEn el posterior registro de su vivienda no se encontraron más restos humanos, pero sí un ordenador personal cargado de indicios. “Dentro hemos encontrado 32.000 fotografías y muchos vídeos“, explicó Herrmann. Estos documentos -ninguno de las propias víctimas de este asesino en serie– recogen perturbadoras “fantasías sádicas”, de terribles escenas de violencia sexual a escenas caníbales. Los investigadores creen que Seel trataba luego de imitar estas acciones en sus asesinatos. El móvil caníbal no está descartado. “Tenía una habitación en su casa en la que se encerraba y veía esas imágenes y vídeos”, explicó Herrmann al diario ‘Hamburger Abendblatt’.

Este cuerpo en un bidón es solo la punta del iceberg del horror desvelado esta semana. “En otros cuatro [asesinatos], la probabilidad [de que el autor sea también Seel] es muy alta”, apuntó Herrmann. Se trata de otras cuatro prostitutas extranjeras y drogodependientes que desaparecieron del barrio rojo de Fráncfort entre 1971 y 1993. El cuerpo de la primera, Gudrun Ebel, de 36 años, fue encontrado, con múltiples órganos extraídos, entre la maleza de una zona boscosa de Hofheim en 1971. El torso de la última, Dominique Monrose, fue hallado en 1993, dentro de una bolsa de basura en una carretera rural. Su cabeza no ha sido encontrada. Las otras dos, Hatice Eruelkeroglu y Gisela Singh, fueron asesinadas en 1972 y 1991, respectivamente.

Todas las víctimas fueron terriblemente mutiladas. Se les extrajeron órganos y se les seccionaron miembros. Muchos nunca han aparecido. “Una vez era la pierna derecha, otra el brazo izquierdo. Pero nunca repetía“, explicó Herrmann, quien, con voz sombría, reconoció en la rueda de prensa que “si se juntasen todos, se podría formar un nuevo cuerpo“.

Más casos

Además, la policía alemana ve la sombra de Seel en el caso de Tristan Brübach, pese a las divergencias de su asesinato con el patrón compartido por los demás crímenes. Este chico de 13 años fue degollado en 1998 a las afueras de Fráncfort y su cuerpo, mutilado, fue descubierto tiempo después en un túnel. Las fuerzas de seguridad están reabriendo asimismo otros casos sin resolver de las últimas décadas y estiman coincidencias en el ‘modus operandi’ de cuatro casos más: dos desapariciones de prostitutas en 1998 y 1999, y el hallazgo de sendos cráneos de mujer en 1996 y 2004. En total, serían 10 víctimas, si se confirmase en todas ellas la mano de Seel.

Sería clave dar con su escondite. Los investigadores dan por hecho que Seel tenía un lugar secreto donde quizás aún se encuentren sus ‘trofeos’Los investigadores no quieren limitar la búsqueda de posibles nuevas víctimas de este hasta ahora anodino alemán a los alrededores de Fráncfort, y está revisando múltiples casos de asesinatos a sangre fría de las últimas décadas en todo el país. Todos los que tengan que ver con prostitutas, violencia sexual, mutilaciones o evisceraciones. Además, la policía ha solicitado la colaboración ciudadana para tratar de conocer más sobre Seel, buscando detalles sobre sus tiempos en el servicio militar o sobre su empresa de retirada de residuos. Algo que arroje luz en la oscuridad de su persona. Clave sería dar con su escondite. Los investigadores dan por hecho que Seel tenía un lugar secreto donde quizás aún se encuentren sus ‘trofeos’.

La policía es, sin embargo, muy consciente de la dificultad de dar con pruebas concluyentes. Han pasado años, décadas en muchos casos. Y los principales implicados están todos muertos. Thurau llegó a decir en la rueda de prensa que quizá ni siquiera los casos más evidentes desde el punto de vista policial podrían ser llevados ante un tribunal con posibilidades de éxito. Y que, también entre los muertos, prevalece legalmente la presunción de inocencia.

Mientras tanto, en Schwalbach, el pueblo del asesino en serie, los vecinos han empezado a llamar Mordstrasse (calle del asesinato) a la Nordstrasse (calle Norte), el callejón donde tenía Seel su garaje. Allí, Hans-Joachim Scherer, un vecino de 76 años, no puede quitarse de la cabeza que, hace tres o cuatro veranos, durante una barbacoa, como no tenían suficientes sillas para los invitados, se acercaron al garaje de Seel a ver qué podían aprovechar: “El garaje estaba a menudo abierto y recuerdo perfectamente que cogimos un par de bidones para sentarnos“.

Fuente: ElConfidencial.com