Amadeo Salvo y Rufete arrojan la toalla y abandonan el Valencia

Lo contrario habría sido una sorpresa. Amadeo Salvo y Francisco Rufete ya son historia en el Valencia. Los hasta ahora presidente ejecutivo y mánager ...

Lo contrario habría sido una sorpresa. Amadeo Salvo y Francisco Rufete ya son historia en el Valencia. Los hasta ahora presidente ejecutivo y mánager general deportivo, respectivamente, abandonan la institución, después de que el fallido fichaje de Rodrigo Caio precipitara los acontecimientos. Desde hace tiempo estaban marginados de la gestión ejecutiva y por ello, tras negociar con Peter Lim, el dueño del club, alcanzaron un acuerdo para terminar la relación. Igual que Fabián Ayala (secretario técnico), que también es historia.

Ganan la batalla Nuno Espírito Santo y Jorge Mendes, el agente que dirige la política deportiva del Valencia junto al primero. Enterados por terceros del fichaje -fallido- de Rodrigo Caio, Salvo y Rufete vivieron una humillación más que les obligó a tomar una drástica decisión. No había marcha atrás. Peter Lim siempre apostó por Nuno y Mendes, hombres de su confianza, a medida que iba retirando atribuciones a Salvo, el hombre que le ayudó a convertirse en el nuevo dueño. Amadeo se marcha sintiéndose traicionado por los que consideraba amigos no hace muchos meses.

En una comparecencia pública en la estuvo acompañado por Lay Hoon Chan (presidenta del Valencia), Amadeo Salvo explicó los motivos de su renuncia, empezando por motivos personales, “el cáncer que sufre mi padre. Por ello le comuniqué el pasado lunes a la presidenta del Consejo que con fecha de 30 de junio quería dejar el club. Esto ya se lo comuniqué el 24 de mayo a Peter Lim; esta circunstancia es muy dura, sin olvidar mi faceta empresarial. Le dije que quizás no podría entregarme en cuerpo y alma al Valencia. Me dieron la absoluta libertad para hacer lo que quisiera. Pero por honestidad creo que era el momento de irme. No tiene sentido alargar un compromiso cuando no lo voy a poder cumplir al ciento por ciento”.

Subrayando que “no era correcto irme a mitad de la pasada temporada”, Salvo considera que “ahora es cuando todos tenemos que estar unidos. Es una decisión muy difícil para mí, pero valió la pena estar aquí. Ha sido algo maravilloso estar en el Valencia”. Emocionado y por momentos con lágrimas en los ojos, recordó que “llegamos en una situación de bancarrota muy complicada para el club. Nos tocó iniciar un proceso de venta y apostamos por Meriton; lo haría mil veces porque era la mejor oferta”.

Salvo se marcha tras una presidencia histórica en la que se vendió el clubSalvo se marcha tras una presidencia histórica en la que se vendió el club

147.000 euros

A pesar de las tensas relaciones con el poder, el ya ex directivo subrayó que “estamos en buenas manos. Y aprovechó la ocasión para informar de que el Valencia va a hacer una ampliación de capital”, insistiendo en que “han sido dos años maravillosos. Debíamos 100 millones que iban a pagar los valencianos y no lo harán; además, la deuda esta refinanciada y ya hay fecha para acabar el nuevo estadio. En fin, estoy orgulloso de haber estado con estos compañeros, este Consejo de Administración y esta nueva propiedad a la que hay que ayudar”.

Quiso dejar claro que “he cobrado 147.000 euros brutos del Valencia y no me llevo un finiquito de 3,5 millones de euros como se ha dicho; los que lo han hecho, lo tendrán que demostrar en un juzgado. Yo vivo de mi empresa, que tiene 1000 empleados en todo el mundo. Me ha parecido una falta de respeto que se vertieran informaciones falsas sobre mí”. Salvo quiso recordar en el momento del adiós “a mis compañeros de club y Consejo porque este Valencias está formado por gente preparada. Y en especial a Lay Hoon Chan, a la que hay ayudar. Y no quiero olvidarme de todos los clubes y sus presidentes por el trato dispensado al Valencia, además de la LFP y la RFEF. Pero por supuesto no puedo olvidarme de la afición y de todos aquellos que me han ayudado”.

“Hay que seguir empujando”, destacó porque “aquí sumamos todos, no sobra nadie. No existe el Valencia si no hay paz, unión y ganas”. Lay Hoon Chan recogió el testigo agradeciendo “la contribución de Amadeo Salvo. Estoy triste porque pierdo un camarada y por todo lo que Salvo ha supuesto para Meriton. Pero como amiga entiendo que su situación familiar es complicada”, informando que “a partir ahora yo asumiré el cargo de presidenta ejecutiva del Valencia”. “La libertad de Otamendi vale 50 millones”, recordó la dirigente para acabar.

Fuente: ElConfidencial – Deportes