Ancelotti se fía más de Ramos que de 64 kilos de medios centros y esta vez le sale bien

“Fue un error poner a Sergio Ramos de medio centro en el Camp Nou”, reconoció Carlo Ancelotti después de su primer Barcelona-Real Madrid (2-1) ...

“Fue un error poner a Sergio Ramos de medio centro en el Camp Nou”, reconoció Carlo Ancelotti después de su primer Barcelona-Real Madrid (2-1) como técnico blanco. Eso sí, lo hizo unos meses más tarde, en un coloquio informal en la sala de prensa de Valdebebas con los periodistas que habitualmente cubren la información de su equipo. Como es de sobra recordado, Mourinho ya jugó con Pepe en el centro del campo en la final de Copa contra el Barcelona y le salió bien… porque ganó (1-0). Lo mismo le sucedió anoche a Ancelotti con Sergio Ramos. Esta vez a él también le salió bien… porque su Real Madrid ganó (1-0) a un Atlético que, eso sí, jugó los últimos 20 minutos con uno menos por la expulsión de Arda. Los blancos están en semifinales de la Champions y esto es a fin de cuentas lo único que vale y salva a Ancelotti. Sobre todo porque el Atlético jugó todo el partido, y en realidad toda la eliminatoria, al 0-0. El planteamiento de Simeone no mereció ningún premio y, al octavo derbi, el Real Madrid le derrotó sufriendo, precisamente por su falta de fluidez en el juego, pero con total merecimiento por ser el único equipo que quiso ganar.  

“Pondré al mejor equipo para ganar y jugar como en la ida”, anunció Ancelotti en la víspera del partido, en una rueda de prensa que hizo honor a su nombre, ya que toda ella consistió en dar vueltas a una misma pregunta que el italiano se las ingenió para no contestar: qué once iba a alinear contra el Atlético. Pero Carletto no sacó a su mejor equipo para ganar, sino en todo caso a los once mejores jugadores de los que, según él, disponía tras las ausencias de Marcelo por sanción y de Modric, Bale y Benzema, por lesión. “Los jugadores no lo saben, se lo voy a decir mañana”, aseguró.

Y así fue porque la alineación del Real Madrid se debió de filtrar en cuanto Ancelotti se la comunicó a sus futbolistas. Pero no sólo el once, es decir, que jugaban los tres centrales, a saber Pepe, Varane y Ramos, sino también que el sevillano jugaría en el centro del campo y no Pepe, como incluso la UEFA anunció al hacer oficiales las alineaciones. Esto quiere decir que, como luego se pudo comprobar y así lo confirmaron Iker Casillas, jugar con Sergio junto a Kross y por delante de Varane y Pepe fue algo decidido a última hora y que sólo técnico y jugador sabían. “El día que se entrenó lo de Ramos en el medio, yo no debía estar”, dijo Isco. Con razón Ancelotti se abrazó con Ramos cuando terminó el partido. El italiano no olvida la final de Lisboa y el gol salvador del camero. ¿Cuándo pensó en repetir con Ramos en el centro del campo?, le preguntaron al término del partido. “En el minuto después de que se lesionara Modric”, confesó. “Pensé en el partido de Barcelona, después del cual muchos me mataron, aunque seguí vivo, y sabía que me podían matar otra vez, pero sigo vivo”, bromeó más tarde el técnico del Madrid, quien arriesgó al no arriesgar, aunque Simeone en eso le superó.   

Sergio Ramos disputa un balón con Saúl (Efe)Sergio Ramos disputa un balón con Saúl (Efe)

Ramos y la mayor solidez a balón parado

“Lo del contragolpe es un arma contra el Barcelona porque es difícil de ganarle con el balón”, dijo Ancelotti en la rueda de prensa previa al partido del Camp Nou en el que salió con Ramos en el centro del campo junto a Khedira y Modric. Es decir, que poco o nada tenía que ver este planteamiento con el de ayer, aunque esta vez el central sevillano estuviera acompañado en la medular por Kroos y James, además de Isco. “Con Sergio en el centro del campo buscaba más solidez a balón parado, ya que tenía sobre el campo tres centrales”, explicó Ancelotti, que añadió: “Sergio tiene calidad para jugar en esa posición y se ha sacrificado mucho por el equipo”. Toda la confianza que Simeone le dio a Saúl, a quien alineó como titular en lugar de Gabi, se la negó Ancelotti a Ilarramendi, tan falto precisamente de confianza. Sólo con 1-0 y en el minuto 93, el mutrikuarra entró en sustitución de Isco. La Real Sociedad seguirá perdiendo el tiempo si no mueve ficha ya para repescarlo este verano. 

El mensaje de Ancelotti no pudo ser más claro: no se fía ni de Illarra, aún menos de Lucas Silva y no se atrevió a alinear a Khedira, que termina contrato el 30 de junio, no ha renovado y desde el club la consigna es que no juegue más, salvo fuerza mayor. Si chocaba ver a Sergio Ramos en el centro del campo, lo hacía aún más asomarse al banquillo y encontrarse en él a tres medios centros por los que Florentino Pérez se gastó 64 millones de euros, 14 de ellos en el reciente mercado de invierno en el brasileño Lucas Silva. Y, lo que es peor, con Xabi Alonso traspasado a última hora al Bayern de Múnich, donde el tolosarra no sólo lo juega todo, sino a las órdenes de Pep Guardiola, sino que ya suma tres goles en las cuatro faltas que ha lanzado.  

Como era de esperar, aunque sólo fuera por la derrota, la prensa de Madrid fue muy crítica con la alineación que presentó Ancelotti en el Camp Nou. A nadie gustó la extraña posición de Ramos como medio centro, de quien se destacó que no se encontró, se vio desbordado y contó con el beneplácito del árbitro, que pasó por alto su excesiva dureza, que le pudo costar la expulsión. Pues lo de ayer volvió a ser algo parecido, aunque esta vez el Real Madrid ganó. Ramos lo intentó todo, pero perdió demasiados balones y no aportó la fluidez en el juego que su equipo necesitaba. Es decir, ejerció de central, aunque unos metros por delante de lo habitual, desde donde ayudó en labores defensivas.   

En el Clásico en el que Ancelotti alineó por primera vez a Sergio Ramos como mediocentro, Cristiano llamó “cagón” a Undiano Mallenco. Pues eso es lo que fue ayer su entrenador: un cagón, pues ni siquiera cuando el Atlético se quedó con diez fue capaz de mover su banquillo. Sólo cuando Chicharito marcó el 1-0, y entonces tampoco para quitar a Ramos. Eso sí, Simeone lo fue mucho más que él, de ahí que su Atlético se quedara sin marcar en los dos partidos y su justa eliminación.   

Fuente: ElConfidencial – Deportes