“Apuesto a que eres español”, le diría Vettel; “No, disculpa, soy catalán”, respondería Pep

“Apuesto a que eres español”, le dijo Sebastian Vettel a un periodista que tras su triunfo en el Gran Premio de Bharein le preguntó por la ...

Apuesto a que eres español”, le dijo Sebastian Vettel a un periodista que tras su triunfo en el Gran Premio de Bharein le preguntó por la eliminatoria de Champions entre el Bayern y el Barça. “No, disculpa, soy catalán”, replicó el reportero, que entonces trabajaba en TV3 y ahora lo hace en Movistar TV. Entonces, el campeón de Fórmula 1 esbozó una sonrisa y añadió: “Sí, sí, es una gran diferencia. Una gran diferencia. Es como ser alemán o de Baviera”. 

Sirva esta anécdota para entender cómo se habrán tomado en Alemania la decisión de Pep Guardiola, exentrenador del FC Barcelona y actualmente del Bayern de Múnich, su decisión de cerrar la candidatura independentista de CDC, ERC y entidades soberanistas para las elecciones catalanas del 27 de septiembre, según informaron fuentes cercanas al exjugador azulgrana y se encargó de confirmar en su cuenta de Twitter el eurodiputado convergente Ramon Tremosa, si bien su nombre llevaba tiempo entrando en las quinielas. 

Es evidente que Pep Guardiola tiene todo el derecho del mundo a sentirse independentista catalán, proclamarlo a los cuatro vientos e, incluso, dar el paso de enrolarse en una aventura soberanista junto al presidente de la Generalitat y líder de CDC, Artur Mas, o el de ERC, Oriol Junqueras, entre otros. Sin embargo, en su actual club, el Bayern de Múnich, también tienen derecho a no gustarle ver a su entrenador haciendo sus pinitos en política. ¿Se lo consultó Guardiola antes de tomar la decisión o los directivos del club bávaro se enteraron por la prensa?

Tal y como señalan los expertos, Alemania es el socio económico más importante para España a nivel europeo, de ahí que su empresarios puedan estar preocupados con la intención del Gobierno de la Generalitat de independizarse. Los miembros del Circulo de ejecutivos alemanes en Barcelona (KdF) incluso manifestaron su temor: “Alertamos de los peligros de un fervor nacionalista, que en el último siglo ha traído sufrimientos inmensurables sobre Europa y que tampoco traerá nada bueno para Cataluña”, dijeron en un comunicado.

“Es penoso que directivos de empresas alemanas, enriquecidas gracias al nazismo y cómplices de millones de asesinatos critiquen el nacionalismo catalán”, fue la respuesta que el diputado de ERC en el Congreso Joan Tardá escribió en su cuenta de Twitter. Como se puede comprobar, una contestación que dio aún más motivos a los alemanes para estar preocupados, que no ofendidos. “Un comentario así habla por sí solo”, se limitaron a comentar. “Cataluña son los catalanes, no son los políticos”, sentenció Albert Peters.

Pep, comprometido con la causa soberanista

Es cierto que Pep Guardiola siempre se ha declarado favorable a la independencia de Cataluña y ha participado en campañas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural. De hecho, es socio de estas dos entidades y en la segunda adscribió también a sus tres hijos. Según informaron fuentes cercanas al entrenador del Bayern, su intención no es ejercer de diputado en el Parlament, aunque entiende que ir al final de la candidatura es un gesto inequívoco de apoyo al independentismo.

Ya mostró su apoyo anteriormente a las movilizaciones del 11 de septiembre, tanto la del 2012, cuando envió un vídeo desde Nueva York, como en la de 2013, ya como entrenador del Bayern y en un acto celebrado en Berlín, en apoyo de la denominada Vía Catalana, la cadena humana que recorrió Cataluña. En noviembre pasado se desplazó a Barcelona desde Múnich para participar en la consulta alternativa del 9N.

Guardiola se manifiesta en Berlín a favor de la indepndencia de CataluñaGuardiola se manifiesta en Berlín a favor de la indepndencia de Cataluña

Alemania, en contra de “la fragmentación” 

Jurgen Donges, catedrático de Economía de la Universidad de Colonia y ex asesor de Angela Merkel, siempre ha mantenido que “a Cataluña no le interesa separarse de España” y asegura que en la Unión Europea hay un “consenso generalizado” contra la “fragmentación” de los Estados miembros, de ahí que se muestra soprendido porque la Generalidad trata de transmitir “esa sensación de que no pasa nada”, cuando el proyecto independentista genera “mucha incertidumbre entre los inversores”.

Los clubes alemanes, y el Bayern de manera especial, no son partidarios de mezclar la política con el fútbol. Eso sí, cabe recordar que el equipo que entrena Pep Guardiola recibió críticas de políticos alemanes por jugar un amistoso en Riad (Arabia Saudita) sin tener en cuenta la grave situación de derechos humanos que hay en ese país. “Los jugadores de fútbol no tienen que ser políticos, pero sí tienen que tener consciencia de la situación de derechos humanos y de cuando en cuando dar una señal al respecto”, dijo la presidenta de la comisión de deportes del parlamento alemán, Dagmar Freitag.

El portavoz de deportes del partido Los Verdes, Özcan Mutlu, de origen turco, lamentó que el Bayern perdiera la oportunidad de dar una señal a favor de la democracia y los derechos humanos negándose a jugar ese partido. También el comisionado para los derechos humanos del Gobierno de Angela Merkel, Christoph Strässer, dijo que el deporte no puede cerrar los ojos ante la situación de derechos en Arabia Saudí. “Es claro que el deporte no puede ser la solución, pero si puede hacer un aportación”, dijo. Guardiola opina lo mismo, aunque en su caso para apoyar el proceso soberanista catalán, con el cual está ya está completamente comprometido. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes