Así venceremos a EEUU: la película bélica de animación destinada a arrasar en Irán

21.02.2017 – 19:24 H. Navíos de guerra surcan el Golfo Pérsico. Un comandante de barba blanca da la orden, e inmediatamente los destructores lanzan una ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

21.02.201719:24 H.

Navíos de guerra surcan el Golfo Pérsico. Un comandante de barba blanca da la orden, e inmediatamente los destructores lanzan una serie de torpedos y misiles. Las estelas de humo surcan los cielos, y los proyectiles impactan contra los barcos estadounidenses, llevándose por delante, de paso, la bandera de las barras y estrellas. En pocos minutos, la flota de EEUU ha sido derrotada.

Es una de las principales escenas de “La Segunda Batalla del Golfo Pérsico”, una película bélica de animación que se estrenará pronto en los cines iraníes. “Espero que esta película muestre a Trump cómo los soldados americanos sufrirán una humillante derrota si atacan Irán”, afirma su director, Farhad Azima, de 35 años.

Así venceremos a EEUU: la película bélica de animación destinada a arrasar en Irán

El filme de 88 minutos, que ha tardado cuatro años en ser terminado, relata lo que podría suceder en caso de que Estados Unidos acabe enzarzado en una guerra contra Irán, como se ha temido repetidamente en el pasado, especialmente a raíz del programa nuclear que el régimen de los Ayatolás viene desarrollando desde hace década y media, y que Israel, un socio estratégico de EEUU, considera una amenaza existencial. La Administración Obama, con el apoyo de los demás miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania, logró que saliese adelante un acuerdo que limitaba el programa a un uso pacífico de la energía nuclear.

El pacto ha sido muy criticado por Donald Trump ya antes de acceder a la presidencia, en línea con la opinión de numerosos políticos del Partido Republicano, y dada la amistad del presidente actual con el primer ministro israelí Benyamín Netanyahu -uno de los principales críticos del acuerdo con Irán-, su destino es incierto. En el peor de los casos, la opción militar volvería a estar sobre la mesa.

La película, de hecho, empieza con un ataque estadounidense contra un reactor nuclear iraní y con bombardeos de la armada estadounidense en el Golfo contra objetivos estratégicos en diversos puntos del país. A raíz de ello, el Pasdarán, la Guardia Revolucionaria Islámica, responde y, tras una intensa batalla, acaba venciendo a EEUU. “Todos los barcos se hunden y la película termina con los navíos estadounidenses convertidos en acuarios para peces en el fondo del mar”, ha explicado Azima a la agencia Reuters.

Imagen de la película Imagen de la película

Una victoria posible

A pesar del poderío marítimo estadounidense, la idea de una victoria iraní no es tan descabellada como pueda parecer, aunque no del modo grandilocuente que muestra el filme: la Armada de EEUU ha expresado repetidamente su preocupación ante las prácticas navales del Pasdarán, basadas en el uso de embarcaciones rápidas capaces de hostigar con éxito a los pesados navíos estadounidenses. Estos ataques son muy difíciles de contrarrestar, y varios ejercicios militares han demostrado que, en caso de una confrontación abierta, podrían llegar a derrotar a la flota estadounidense, o como mínimo a causarle un número de bajas intolerable.

Según algunos expertos, estas técnicas no son sino la aplicación sobre las aguas de las tácticas desarrolladas por Irán y sus aliados en otros escenarios terrestres, puestas en práctica con éxito, por ejemplo, por Hezbollah contra la ocupación israelí en el sur del Líbano hasta finales del siglo pasado: donde los milicianos libaneses utilizaban motocicletas todoterreno, morteros y armas ligeras -que les dotaban de gran movilidad y les permitía lanzar ataques fulminantes desde varios puntos geográficos con muy pocos efectivos, a la vez que les convertían en blancos muy difíciles-, la Guardia Revolucionaria utiliza lanchas, pequeños misiles y explosivos para atacar objetivos de mucho mayor volumen.

El comandante Qassem Soleimani, en la película de animación y en la realidadEl comandante Qassem Soleimani, en la película de animación y en la realidad

Además, no deja de ser significativo que el jefe militar que aparece en la película guarde un importante parecido con Qassem Soleimani, el líder de la Fuerza Quds, responsable de las operaciones en el extranjero. Apodado “el comandante de las sombras” por algunos medios estadounidenses, Soleimani tiene el talento de desaparecer durante largas temporadas para reaparecer donde menos se lo espera, primero en Afganistán y Líbano, después en los frentes de Siria o Irak, probablemente en Yemen e incluso en Rusia. Está considerado uno de los operativos más capaces de los servicios de seguridad iraníes, y es uno de los individuos más populares del régimen, a quien rodea un aura de invencibilidad.

Azima dice que trató de contactar a Soleimani para asegurarse de que no le importaba aparecer en la película, pero no recibió respuesta. Sin embargo, altos cargos cercanos al militar le dijeron que podía mantener al personaje, pero no lo mencionase por su nombre.

Qassem Soleimani durante una visita al frente de TikritQassem Soleimani durante una visita al frente de Tikrit

El director asegura no haber recibido fondos del Gobierno iraní ni del Pasdarán. “Nuestros animadores no trabajan por el dinero, sino por sus creencias y el amor por su país. Gracias a Dios, a todo el mundo le sorprende que hayamos logrado crear una producción de tanta calidad en condiciones tan pobres”, indica. “Hollywood ha hecho muchas películas contra irán. Hay muchos videojuegos en los que soldados estadounidenses conquistan nuestro país. Hemos hecho esta película como respuesta a esa propaganda”, afirma.

Vista la reacción en las redes sociales de Irán, la película está destinada a ser un gran éxito. La clave está en el interés de los jóvenes iraníes. “Quieren que alguien les muestre el poder de su país”, sentencia Azima.

Fuente: ElConfidencial.com