Aznar apoyó la guerra de Irak y después “vendió” que intentaba evitarla

07.07.2016 – 09:21 H. El ex presidente de España, José María Aznar, y el ex primer ministro británico, Tony Blair, se reunieron el 27 y el 28 de febrero de ...

07.07.201609:21 H.

El ex presidente de España, José María Aznar, y el ex primer ministro británico, Tony Blair, se reunieron el 27 y el 28 de febrero de 2003 para discutir la invasión de Irak. En aquel encuentro, ambos acordaron una estrategia de comunicación para dar la impresión de que “estaban haciendo todo lo posible para evitar la guerra“. Ambos sabían que la decisión definitiva ya se había tomado en Washington, pero interaron así adelantarse a las críticas en sus respectivos países.

Tras siete años de pesquisas, la comisión de investigación de la guerra de Irak presidida por Sir John Chilcot ha presentado su informe definitivo. “Está claro ahora que la política sobre Irak se hizo sobre la base de un inteligencia defectuosa“, explicó Chilcot al presentar su documento. En el informe publicado ayer miércoles, se menciona 24 veces a Aznar.

Aznar y Blair decidieron elaborar una estrategia de comunicación conjunta al  fracasar los intentos para que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobase una resolución a favor de intervención en Irak. Washington estaba decidido a intervenir y tanto el político español como el británico a seguirle. De hecho, el informe recalca cómo Blair llegó a garantizarle a Bush que “hagas lo que hagas, estaré contigo”. 

En el caso de España, el compromiso era todavía mayor, ya que Aznar estaba dispuesto a seguir los pasos de los estadounidenses incluso si Reino Unido no les apoyaba. “Supongo que los españoles habrían seguido. No sé, pero Aznar estaba absolutamente convencido y estaba claramente muy, muy, muy a favor de continuar con ello”, respondió a los responsables del informe el asesor de política exterior de Blair, David Manning, cuando le preguntaron acerca de qué pasaría con los otros miembros de la alianza si Reino Unido no hubiera seguido adelante. 

El informe sostiene que mientras que el ex primer ministro británico insistió en la necesidad de sacar adelante una segunda resolución en la que Naciones Unidas aprobase la intervención en Irak, Aznar se mostró reticente a una segunda votación del Consejo de Seguridad si no tenían el exito garantizado.De hecho, el embajador británico en Washington entre 1997 y 2003, Christopher Meyer, sostuvo ante la comisión ‘Chilcot’ que Aznar presionó a Estados Unidos para que la invasión se realizase en el plazo previsto inicialmente.

Fuente: ElConfidencial.com