Bale eclipsa a Cristiano y Benzema puede acabar siguiendo los pasos de Özil

Una de las primeras conclusiones que se pueden sacar sobre cómo será el Real Madrid con Rafa Benítez en su banquillo es que el mayor protagonismo recaerá ...

Una de las primeras conclusiones que se pueden sacar sobre cómo será el Real Madrid con Rafa Benítez en su banquillo es que el mayor protagonismo recaerá sobre Gareth Bale. El galés, el futbolista que Florentino Pérez está convencido que debe relevar a Cristiano Ronaldo como estandarte del equipo, no sólo no jugó el primer partido de la pretemporada pegado a la banda derecha, sino que lo hizo por el centro, con libertad de movimientos y durante diez minutos más que el resto de sus compañeros, un dato que en otras circunstancias resultaría anecdótico.  

“No es un experimento”, explicó el técnico por si quedaban dudas sobre que va en serio en su idea –o consigna– de que el equipo gire en torno a Bale. “Creo que es una posibilidad interesante si él se encuentra a gusto”, añadió para dejar aún más claro que lo importante es que el galés esté contento y su agente no tenga que quejarse públicamente de que no le pasan el balón. Sí, Benítez no pudo ser más sincero, aunque habrá que ver cómo se lo toma Cristiano, el principal damnificado pese a permanecer pegado a su querida banda izquierda y no jugar de 9 como en un principio se podía pensar que le propondría Rafa. El hecho de que Bale juegue por el centro y con libertad para caer a cualquiera de los dos costados implica necesariamente que el portugués no pueda desplegarse como a él más le gusta, es decir, irrumpiendo de fuera hacia dentro, a pierna cambiada para poder tener mejor disparo a puerta. 

Claro que puestos a buscar jugadores que pueden perder protagonismo con el nuevo entrenador, ahí está Karim Benzema. El francés, suplente en el primer once en beneficio de Jesé, no tiene el perfil que le gusta a Benítez. No se trata de un delantero que presione la salida del balón del equipo rival, ni tampoco que sea explosivo. Además, sería noticia que Florentino Pérez no intentara hacer un fichaje sonado, al margen del de De Gea, que se da por hecho aunque no termine de estarlo.

El preferido del presidente del Real Madrid es el Kun Agüero, por quien ya ha entablado contactos con el Manchester City. Sin embargo, el jeque Mansour bin Zayed Al-Nahyan, propietario del club inglés, ha declarado intransferible al delantero argentino y, sabedor del poder de seducción del Real Madrid, le ha puesto un cheque en blanco para que no se marche. Veremos. Al mismo tiempo, desde Italia se insiste en el interés de Rafa Benítez en Fernando Llorente, quien no parece entrar en los planes del técnico de la Juve, Massimiliano Allegri, de cara a la próxima temporada.  

Benzema y Özil celebran un gol del Real Madrid (Efe)Benzema y Özil celebran un gol del Real Madrid (Efe)

Wenger, a la espera de lo que pueda pasar

Tal y como informamos en El Confidencial, Arsène Wenger está muy pendiente de qué sucede con Benzema en el Real Madrid. De hecho, el técnico del Arsenal ya ha sondeado a su compatriota, pues sabido es que de lo contrario no habría ninguna opción de llevárselo al equipo londinense y no estaría sino perdiendo el tiempo. De momento, y en contra de lo que se ha filtrado desde la llamada zona noble del Bernabéu, Karim no ha dicho que no a la posibilidad de fichar por los Gunners. El delantero galo siempre ha sido unos de los preferidos del presidente, eso es algo que no hay que olvidar, pero su traspaso no sólo puede ser una buena operación económica, toda vez que Florentino podría considerar que ya está amortizado, sino que tampoco desagradaría a una parte del madridismo a la que nunca ha terminado de convencer Benzema.  

Aunque todavía queda mucho verano por delante, y conocida es la tranquilidad con la que Wenger suele tomarse los fichajes, no sería de extrañar que el 9 pudiera terminar siguiendo los pasos de Mesut Özil, quien en 2013 fue traspasado por el Real Madrid al Arsenal el último día del cierre de mercado por 45 millones de euros. Esa es la principal cuestión, que el club inglés dispone del dinero para fichar y Wenger tiene muy claro el delantero que quiere, del mismo modo que le ocurría con el checo Petr Cech, a quien finalmente tiene defendiendo su portería. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes