Bale, el hombre de los 100 millones que en 2015 solo ha marcado en siete partidos

30.11.2015 – 05:00 H. Hacía mucho tiempo que no veíamos a Gareth Bale celebrar un gol. Al menos con la camiseta del Real Madrid. Pasaron tres meses exactos ...

30.11.201505:00 H.

Hacía mucho tiempo que no veíamos a Gareth Bale celebrar un gol. Al menos con la camiseta del Real Madrid. Pasaron tres meses exactos desde que el extremo (o delantero, o mediapunta, como surja) marcó su último gol para el club que le paga, y aquel día de agosto, cuando aún parecía que Keylor Navas se iría al United para dejar sitio a De Gea, Bale le hizo dos goles al Betis. Ese inicio auguraba una sensacional temporada de Bale, al que se le veía especialmente fuerte en verano. Pero todo lo que ha pasado desde entonces ha sido un infierno para el jugador de los 100 millones de euros. Hasta ahora. ¿Será el gol en Ipurua el punto de inflexión al peor inicio de temporada de Bale en el Madrid?

En realidad, no es solo un mal comienzo de curso futbolístico, sino que lo de Gareth se extiende desde hace muchos meses, más allá de agosto. De hecho, nos debemos remontar hasta el 1 de enero de 2015. Desde ese día en que dio inicio al año actual, Bale ha completado una de los peores años naturales de su carrera deportiva. En todos estos meses, Bale ha disputado 36 partidos con el Real Madrid, los cuales no son muchos, ya que se ha perdido 11 encuentros por lesión, más otros dos por decisión técnica. Pues en todos esos encuentros, Bale solo ha visto puerta en siete de ellos, contando también este último contra el Eibar. Ha marcado nueve goles en siete partidos… ¡en todo el año!

Aún le queda un mes de competición por delante para maquillar sus cifras, pero están a una distancia obscena de lo que se le debe exigir al jugador más caro de la historia. A Bale se le fichó, primero, para acompañar a Cristiano Ronaldo, convertir la delantera del Real Madrid en la más poderosa del mundo y, después, para ser el heredero del portugués como emblema del Madrid en el campo y fuera de él. Bale aún no ha congeniado del todo con su compañero en el terreno de juego ni fuera de él. Mientras, Florentino, como si sus jugadores fueran un teléfono móvil, decidió que tenía que empezar a pensar en su futura creación. Cristiano tiene fecha de caducidad programada y pensó en el ex del Tottenham como sustituto. Y por ahora, no ha cogido esos galones.

Bale se volvió a mover con cierta libertad en Ipurua. (Cordon Press)Bale se volvió a mover con cierta libertad en Ipurua. (Cordon Press)

Es cierto que Bale ha marcado goles importantes en el Madrid, sobre todo en su primera temporada. Esos tantos al Fútbol Club Barcelona en la final de la Copa del Rey y al Atlético de Madrid en la final de la Champions League le hicieron compensar en buena medida el gran gasto asumido por el club en su fichaje, pero a partir de entonces, su nivel ha ido decayendo hasta evidenciar una problemática seria a la hora de acoplarse a su nueva posición en el Madrid. La derecha no ha sido nunca su sitio, ni siquiera en su primera campaña, en la que anotó 22 goles y repartió 19 asistencias. Su pierna derecha no tiene ni por asomo la habilidad de la izquierda y, al no ser un portento en el regate, le cuesta marcharse de sus marcadores. Este año empezó a jugar en el centro para ahora volver a su banda zurda, su lugar natural.

El ’11’ del Madrid va a empezar a sufrir un problema endémico en el Real Madrid, que es la inmediatez. No hay paciencia en el club blanco para nadie, ni siquiera para el jugador que estaba llamado a marcar una época. Ya en su momento, hasta Kaká salió por la puerta de atrás, gratis, de vuelta al lugar del que llegó. Kaká fue parte fundamental del segundo proyecto ‘florentinista’ y, aun así, su bajo nivel le condenó a la suplencia y a la salida. Bale está obligado a convencer de manera inmediata para que no se dude de él, para que Florentino no escuche esos supuestos cantos de sirena que vienen de la Premier League en forma de millones.

La triste comparativa con Neymar

Este lunes se dará a conocer el podio del próximo Balón de Oro. La FIFA incluirá a Messi, a Cristiano y a otro jugador. Ese puesto vacante será, con casi toda probabilidad, para Neymar. El brasileño ha hecho un año increíble y lo está terminando mejor aún, con goles, con asistencias, con un juego de videoconsola. Los tres títulos con el Barça y su liderazgo en bastantes momentos de ellos ‘obligan’ al máximo organismo mundial a incluirle entre los candidatos. Probablemente no estará Suárez, aunque se lo merezca. 

¡Qué daría Bale por estar en el lugar de Neymar! Vale la pena recordar que Neymar y Bale llegaron a la vez a Barça y Real Madrid y sus trayectorias están siendo opuestas. El brasileño empezó mal, sin encajar en el juego, sin relacionarse con Messi y sin títulos. Casi lo contrario que Bale. Pero ahora, nadie duda de que Neymar alcanzará a Cristiano en el podio de los mejores del mundo y que algún día puede que releve a Messi… pero pocos osan por ahora a ver a Bale como una posible alternativa al culé en el futuro. Y no es de extrañar…

Fuente: ElConfidencial – Deportes