Bale golpea y Asensio alumbra al Madrid para empezar la Liga como la acabó

21.08.2016 – 22:49 H. – Actualizado: 1 H. Podemos confirmar que la temporada 2016-17 no ha hecho más que comenzar. Así lo confirma la propia LaLiga, ...

21.08.201622:49 H. – Actualizado: 1 H.

Podemos confirmar que la temporada 2016-17 no ha hecho más que comenzar. Así lo confirma la propia LaLiga, ya que incluye los partidos de este fin de semana en la primera jornada de su competición. De no ser por estos detalles irrefutables que evitan cualquier duda, podríamos pensar que nunca finalizó la anterior y que lo que hemos visto en estos dos días es lo mismo que vivimos cuando realmente se echó el telón con el Barça campeón. Los culés han goleado, una vez más, como en mayo. Y el Madrid ha ganado convincentemente, como en mayo. En el caso del Madrid es, si cabe, más meritorio, al sumar su decimotercera victoria liguera consecutiva, respondiendo así al impresionante inicio de los azulgranas.

El Confidencial

El equipo donostiarra afronta el nuevo año con el objetivo de pelear por puestos europeos. Eusebio Sacristán lo hará con una plantilla mejorada

Ganar en Anoeta no suele ser fácil, que se lo digan a Luis Enrique. Pero los blancos lo hicieron con una suficiencia insultante que augura dos cosas para el futuro de los dos equipos contendientes. Lo primero, que la Real ha tenido un verano muy duro. No en el sentido erótico-festivo que puede ir de la mano con la libertad estival, sino por la dudosa planificación de la plantilla. Los ‘txuri-urdin’ tuvieron un curso muy complicado, con un cambio de entrenador que se necesitaba y una plantilla visiblemente deficiente para lo que los objetivos demandaban. Pues, por ahora, la dirección deportiva blanquiazul ha realizado tres fichajes: William José, Juanmi y Concha. Todos jugadores de ataque y nada más. La Real sigue siendo ese mismo equipo plano, escaso de ideas, que coqueteó con el descenso y que, de no mejorar, lo volverá a hacer.

Lo segundo que hemos aprendido es que este Madrid está bastante más hecho que el que fue campeón de Europa. Suena hasta absurdo, pero no deja de ser una realidad tangible. Empezar el partido ganando deja el camino asfaltado hasta el destino final y lo único que queda es recorrerlo sin abandonar la calzada. Es apresurado e inútil sacar conclusiones inmediatas de lo visto en Donostia, pero existe una idea de juego que meses atrás todavía era inapreciable. ¿A qué juega el Madrid de Zidane?, nos preguntábamos en marzo y abril, incluso en mayo. Ahora sabemos que prefiere organizarse alrededor del balón, con el cual siente la necesidad de marcharse hacia arriba, pero sin la premura de otro tiempo. Sin él, es un equipo de principios solidarios, donde la ayuda al compañero no se cuestiona. 

Jesús Garrido

En el momento de su fichaje, Bale estaba llamado a liderar al Madrid y paso a paso va cogiendo los galones que requiere heredar el trono que ha ocupado Cristiano Ronaldo estos siete años

Todo esto habrá que verlo cuando la plantilla se complete y los que aún están fuera vuelvan a ocupar el lugar que les corresponde en el once inicial. Porque, seamos claros, no es en absoluto lo mismo probar la presión alta colectiva a la salida del balón del contrario con Morata, Bale y Asensio que con Cristiano, Bale y Benzema. Los primeros muerden, basculan, ayudan. Los segundos son almas libres sobredotadas cuyos esfuerzos se concentran en la finalización y, por qué no decirlo, en el ocasional lucimiento personal. Será función de Zidane, evidentemente, trasladar el buen trabajo táctico y posicional del Madrid en Anoeta a sus principales jugadores. De conseguirlo, el Madrid unirá un trabajo de fondo a la voracidad cotidiana y, por tanto, será aún más peligroso para los enemigos que deban retarle.

Kovacic, que hizo un gran partido, felicita a Asensio. (Vincent West/Reuters)Kovacic, que hizo un gran partido, felicita a Asensio. (Vincent West/Reuters)

James e Isco empiezan en el banco

Zidane es capaz de hacerlo, sin ninguna duda. No es lo mismo que Benítez diga que va a dejar en el banquillo a James e Isco, que lo haga Zidane. El primero es un hombre de la casa donde no le respetó nadie, el segundo es uno de los futbolistas más admirados de la historia y el gran tanto infinito que se anotó Florentino Pérez hace ya 15 años. A Benítez se le da un toque, a Zidane se le da libertad de acción. Por eso Zidane no ha tenido ni el más mínimo inconveniente en mostrar su preferencia. Quiere a Asensio, Kovacic y Morata en el once antes que a Isco y James. Hasta el momento, salvo el sufrimiento vivido en la Supercopa, los resultados avalan su planteamiento.

Pocos daban un duro por que Asensio se quedara en el primer equipo. Se consideraba que una cesión iba a ser la mejor salida para un chaval joven que necesita jugar. Pero Zidane lo vio jugar y cayó rendido ante el mallorquín. Dos partidos oficiales ha jugado el Madrid y en ambos Asensio ha sido titular y ha marcado un gol sobrecogedor. Primero era extraño ver a un crío jugando de inicio en el Madrid, ahora sería criminal sacarlo de la alineación y mandarlo al banquillo. Tiene una infinidad de detalles que tendrá que mejorar en el futuro, cosas que solo la veteranía, la experiencia y la aparición regular sobre el césped permitirán. Hablamos de la elección de pases, la pausa para elegir la mejor opción y tirarse para provocar una falta y una amarilla. La pillería le falta. Y aun sin todo ello, Asensio es jugador para participar todo lo posible en el Madrid.

Un ataque con sentido

Lo que indudablemente ha mejorado el Madrid es el ataque posicional. Uno de los principios básicos de este tipo de ofensiva es mover el balón hacia un costado, sobrecargando el juego hacia él y haciendo bascular al rival para atacar inesperadamente por el lado contrario. Lo hizo en el gol inicial y lo repitió constantemente. Muchos jugadores alrededor del balón y envío hacia la banda de Carvajal, donde aparece para poner el centro. El primero que puso en esta Liga es ya inmejorable, también ayudado por el gol del que puede ser ya el mejor rematador de cabeza del mundo: Gareth Bale. Dos goles del británico para empezar la temporada más o menos también como la acabó. Su relación con el gol cada vez es mayor y esta es directamente proporcional a su influencia en el Madrid, la cual debe ir incrementándose día tras día.

Han pasado muchos meses, pero Eusebio aún no ha sabido aplicar en absoluto su fútbol a la Real. De hecho, es difícil identificar qué filosofía quiere aplicar. Lo que sí salta a la vista es que a la Erreala le falta carácter. Un sustito y se echa a temblar, a esperar que el lobo se acerque a devorarla. Sacristán probó al menos diferentes módulos tácticos para tratar de generar primero más remate juntando a sus dos puntas, y después más juego por banda con Vela y Prieto. Pero la táctica es inútil sin el fundamento teórico. Y antes incluso de la teoría, vienen las condiciones materiales, esto es, la plantilla, la cual no alcanza, ni por asomo.

Ficha técnica:

0 – Real Sociedad: Rulli; Zaldua, Mikel (Carlos Vela, min. 78), Iñigo Martínez Yuri; Markel, Illarramendi, Zurutuza; Concha (Willian José, min. 55), Oyarzabal y Juanmi (Xabi Prieto, min. 71).

3 – Real Madrid: Casilla; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Kovacic, Kroos (Isco, min. 71); Bale, Morata (James, min. 76) y Asensio (Lucas Vázquez, min. 64).

Árbitro: Martínez Munuera (Valencia). Amonestó a Zaldua, Yuri, Casemiro, Sergio Ramos y Morata.

Goles: 0-1, min. 1: Bale. 0-2, min. 40: Asensio. 0-3, min. 90: Bale.

Incidencias: 28.000 espectadores en el estadio de Anoeta. Se rindió un homenaje en el previo a la medallista olímpica Maialen Chorraut y al atleta paralímpico Richard Oribe. En el minuto 9, la grada aplaudió en recuerdo de Dalian Atkinson, jugador realista en la década de los noventa y primer futbolista de raza negra que militó en el club guipuzcoano, fallecido durante una acción policial en Inglaterra esta semana.

Fuente: ElConfidencial – Deportes