Bale rompe el silencio del Madrid, pero lo hace en inglés y sin dejar titulares

30.03.2016 – 19:08 H. En los años 30, los carteles publicitarios del cine anunciaban en grandes caracteres: “¡Garbo habla!”. Algo similar se ...

30.03.201619:08 H.

En los años 30, los carteles publicitarios del cine anunciaban en grandes caracteres: “¡Garbo habla!”. Algo similar se podría hacer cada vez que un jugador del Real Madrid aparece por la sala de prensa de la Ciudad Deportiva de Valdebebas. Llega el Clásico y el departamento de comunicación del Madrid decidió, como si de un regalo de Navidad tardío se tratase, sacar a Gareth Bale delante de los micrófonos. Es cierto que, como es costumbre, las cosas parecen fruto de la improvisación. Por la mañana, había hablado Iniesta en Barcelona, y tal vez el club capitalino no quiso quedar atrás. Anunciaron con poca antelación que comparecería, como si fuese algo de última hora, y, de hecho, el galés no apareció hasta bastante después del horario previsto. Tarde, pero llegó… y el club se disculpó. 

Bale habló, aunque lo hizo íntegramente en inglés y sin apenas dejar titulares. Fue más noticia que apareciera con su polo color lima, pusiera una sonrisa de oreja a oreja y respondiera con amabilidad. Su discurso estuvo plagado de tópicos, como si fuese una miss o un político en campaña electoral. El galés se sabe bien el guión, que prefiere articular en inglés, aunque, según dijo, ya tiene un español fluido. Sin embargo, sigue sin atreverse a hablarlo en público y lo deja para el vestuario. 

[Lea aquí: El tridente del Madrid, más pegada que el del Barça]

El último gran fichaje de Florentino Pérez, que le costó al club cerca de 100 millones de euros, ha tenido luces y sombras durante sus dos años en el Madrid. Este año estaba cuajando su mejor temporada, pero las continuas lesiones hacen difícil verle con regularidad. “La temporada pasada no jugué a todo mi potencial, esta temporada he mejorado y tengo que seguir trabajando y seguir luchando. Participo más y estoy jugando mejor  Estoy más involucrado en el equipo y creo que eso se nota en mi rendimiento”, dijo resuelto Gareth Bale.

Prefiero la derecha y el centro, pero obviamente no me importa jugar en la izquierda tampoco

El galés repitió la misma frase en innumerables ocasiones durante su comparecencia: “se puede seguir mejorando, hay que mejorar, yo mismo puedo mejorar…” El discurso del trabajo y la entrega, un clásico en el vocabulario futbolístico. También lo es no dar por perdido un título hasta que no sea imposible lograrlo, por más que la clasificación, como ocurre este año en la Liga, indique que el final ya está escrito. “Creo que todo es posible en fútbol, estamos diez puntos por detrás, pero vamos a seguir luchando, porque si ganamos el sábado estamos a siete y nunca se sabe lo que puede suceder”. Lucha, lucha. Trabajo, trabajo. El discurso estándar. 

Con Bale hay barreras idiomáticas, pero también algunas cuestiones futbolísticas de difícil resolución. Entre ellas, la principal es saber dónde puede rendir más. La opinión más generalizada es que él, zurdo de exquisito golpeo y gran velocidad, debería jugar por la izquierda, pero en eso Gareth es contracultural y se ve en cualquier otro lado. “Todo el mundo sabe que me gusta jugar por el centro y pudiendo moverme. En la derecha me gusta regatear hacia dentro, y eso me gusta también. Prefiero la derecha y el centro, pero obviamente no me importa jugar en la izquierda tampoco”, explicó Bale. Esas posiciones le permiten mirar más a puerta, lo que igual explica su querencia por jugar por allí.

Y eso que él, a diferencia de su compañero Cristiano, no le concede importancia a las cuestiones individuales. “Para mí los premios como el Balón de Oro y esas cosas no son muy importantes, intento mejorar como jugador”, explicó el galés, a quien Florentino ve como un futuro ganador de ese premio.

Bale asegura estar en buena forma, “creciendo y mejorando todo el tiempo” y quizá tiene algo que ver el cambio de técnico, con el que parece muy contento. “A mí Zidane me pide lo que al resto, que defendamos y ataquemos como un equipo. Quizá en el pasado no estábamos tan juntos, pero ahora volvemos a ser un equipo. Saber lo que tienes que hacer exactamente ayuda al jugador”, afirmó Bale

Volvemos a ser un equipo. Saber lo que tienes que hacer exactamente ayuda mucho al jugador

El técnico francés, que detrás de esa apariencia tranquila, también levanta la voz si es necesario. Así lo ve al menos Bale. “A veces necesitas un grito, un empujoncito, lo está haciendo muy bien, ahora sabemos lo que quieren de nosotros y espero que podamos terminar la temporada levantando algún trofeo”. El galés se ve adapatado a España, incluso a los horarios de comida, aunque no se atreve a decir nada en español, por si acaso. “Siento que estoy más adaptado, me gusta vivir aquí, intento disfrutar de la cultura lo máximo posible”, aunque todo en un perfecto inglés. 

La adaptación personal debería de ir aparejada a la futbolística, pues en poco se parece el deporte que se practica en la Premier a lo que se ve en los campos de la Liga cada semana. “Es todo muy distinto, allí hay más espacios y creo que en eso también estoy mejorando, creo que entiendo mejor el fútbol que se hace aquí y los partidos que se juegan, espero más cosas de mi en el futuro”. Para llegar a ese punto, Gareth ha tenido que pasar meses malos, pero él, optimista, ahora cree que aquello también le sirvió de lección. “Es bueno estar mal, porque aprendes mucho de ti mismo y te das cuenta de lo que tienes que hacer para mejorar”, zanjó. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes