Bale y las medidas para que no se convierta en un 'hombre de cristal'

En su primera temporada disputó 36 partidos de los 60 que jugó el equipo. La segunda alcanzó 44 por los 59 en total. En la actual, al cuarto partido, ya ha ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

En su primera temporada disputó 36 partidos de los 60 que jugó el equipo. La segunda alcanzó 44 por los 59 en total. En la actual, al cuarto partido, ya ha caído lesionado y su ausencia podría ser cercana a las cuatro semanas, con lo que se perdería cinco partidos. Gareth Bale fichó por el Real Madrid en verano de 2013 y, desde entonces, el conjunto merengue ha participado en 124 partidos de los cuales en 84 ha podido participar el galés desde el inicio (11 más desde el banquillo), lejos de los 104 encuentros que acumula en el mismo periodo un futbolista con la misma ‘graduación’, Cristiano Ronaldo. Los servicios médicos del Madrid trabajan para evitar que el galés se pierda un tercio de las titularidades, como ha ocurrido en sus dos primeros años (más cuatro partidos de esta temporada).

Gareth Bale es un titular del Madrid que ‘sólo’ ha partido de inicio en el 67% de los partidos del Madrid. Estadística que empeorará desde el próximo fin de semana, cuando los de Chamartín jueguen frente al Granada y el de Cardiff no esté por lesión, en este caso por unas molestias en el sóleo de su pierna izquierda. “En un futbolista con este perfil se debe poner especial atención. Realizar un seguimiento en la biomecánica, la pisada, la analítica sanguínea y tener el mayor control posible para disminuir al máximo los riesgos de lesión. Otra cosa es que alguien te lesione…”, apuntan fuentes médicas consultadas por El Confidencial. El pasado martes, Bale se lesionó solo.

“Su problema no está en los genitales”

Bale saliendo del campo lesionado este martes.Bale saliendo del campo lesionado este martes.

En 2007 se operó de una rotura de ligamentos del tobillo derecho y en 2009 pasó de nuevo por el quirófano para hacer lo propio con el menisco de la rodilla izquierda. Además, antes de pisar la Castellana, Bale tuvo problemas con la cadera, un hombro, los isquios… y aterrizó con una “protusión discal” en el Bernabéu. Ya de blanco, llegó sin pretemporada además de con esas molestias, en diciembre se perdió un par de encuentros y otros tres más a partir del 25 de enero: “Su problema no está en los genitales (recibió un golpe en esa zona). No está cómodo con la pierna izquierda. Estaba desequilibrado, tuvo una carga”, explicó Carlo Ancelotti. Una de las ausencias de diciembre fue por un golpe en esa parte, la otra a causa de una gripe.

Este año también se perdió tres encuentros -dos de Liga y uno de Champions, además de 65 minutos en el Sánchez Pizjuán- por un pinchazo en el mismo gemelo. Ahora, un nuevo pinchazo le vuelve a situar cerca de una bolsa de hielos para bajar la inflamación en dicha zona (en este caso el sóleo). Este jueves, sin inflamación, le harán las pruebas correspondientes para saber qué le ocurre.

Su alarma salta antes de lo normal

En el Madrid apuntan que el umbral de dolor del galés es muy bajo, por lo que para antes de lo habitual. “Es un inconveniente si se trata de un golpe y no de una rotura. Es como si a un coche le salta la alarma cada vez que alguien lo toca, en lugar de cuando corresponde. A Bale, su cuerpo le previene antes de lo normal. El fútbol es un deporte de contacto. Por otro lado, resulta positivo para detectar lesiones graves… En cualquier caso es malo tener el umbral del dolor en un extremo o en el otro”, explica la fuente médica, quien destaca la “subjetividad” en cada individuo para soportar el dolor y las consecuencias de este para realizar una jornada laboral con normalidad.

Este frenazo a Bale llega en uno de los momentos más dulces para el galés desde que llegó a Madrid. Antes del partido del Shakhtar estaba siendo clave en el equipo teniendo un protagonismo mayor que en los último dos años desde su posición de media punta con cuatro asistencias y dos goles en los dos últimos partidos. Estas cifras reivindican su participación casi obligada en el equipo, además de los 91 millones que costó y los 12 millones de euros (netos) que se embolsa anualmente.

Fuente: ElConfidencial – Deportes