Barcelona y Bilbao, dos maneras completamente diferentes de vivir una final

Conocido el campeón de Liga, llega el momento de saber qué equipo será el Rey de Reyes en España. Este fin de semana, Barcelona y Athletic volverán a verse ...

Conocido el campeón de Liga, llega el momento de saber qué equipo será el Rey de Reyes en España. Este fin de semana, Barcelona y Athletic volverán a verse las caras una vez más con la Copa en juego. El escenario, después de las idas y venidas de siempre, será el Camp Nou; eso sí, el feudo azulgrana estará dividido en parte iguales entre los aficionados catalanes y los vascos. A pesar de ello, los hombres de Luis Enrique juegan en casa y tienen ese factor a su favor. Eso es innegable… a pesar de que la Ciudad Condal viva esta final como un partido más y Bilbao se haya teñido, literalmente, de rojo y blanco para ir calentando motores. Dos maneras completamente diferentes de vivir la disputa de un título.

Aquellos que estos días paseen por las calles de Bilbao se habrán contagiado, inevitablemente, del espíritu de la Copa ya que tanto los edificios institucionales como los particulares han colgado banderas con los colores del Athletic. No han sido los únicos: tiendas y comercios se han unido a la marea rojiblanca para alentar a los hombres de Valverde e, incluso, han surgido altares improvisados en torno a la figura de San Mamés. Toda ayuda es bienvenida, incluso la divina. El objetivo es convertirse en el jugador número doce; tanto que en la Plaza Circular se ha desplegado una pancarta con una camiseta del Athletic que luce dicho número y sobre él, el nombre de la ciudad.

La guinda del pastel podría llegar por parte del club pues todo apunta a que el nuevo San Mamés se iluminará con los colores del Athletic. Es algo que está en el aire ya que desde equipo aseguran que “de eso no se habla antes de jugar una final”. La precaución que reina en San Mamés contrasta con el fervor que se vive en las calles y en torno al equipo: en el último entrenamiento abierto al público, unas 2.000 personas animaron a los ‘leones’ antes de que Valverde les encerrase en Lezama. Además, los aficionados podrían volver a vivir la misma situación que ya se dio en 2012 cuando el equipo disputó tanto la final de Copa como la de la Europa League: quedarse sin camisetas porque éstas se agoten.

“Con garra sacamos la gabarra” es una frase que se puede leer estos días en muchos de los escaparates de los comercios de Bilbao. Y es que, como manda la tradición, si los de Valverde levantan la Copa, la famosa gabarra volverá a navegar por la ría de la ciudad vasca… después de haber recibido el testigo desde el Puerto de Barcelona. Los ‘leones’ han tirado la casa por la ventana de cara a la final y este sábado (a partir de las 11:30) una réplica de la gabarra paseará por el puerto de la Ciudad Condal acompañada de una charanga. El trayecto tendrá como punto final la estatua de Colón, punto en el que la gabarra dará el relevo a una enorme bandera rojiblanca (de 50 metros de largo por 6 de ancho) que recorrerá las calles de Barcelona hasta la ‘Fan Zone’ del Athletic Club situada en Montjuic. Es más, muchos aficionados vascos harán el viaje sin entrada confiando en poder comprársela a sus rivales.

¿Y qué pasa en la Ciudad Condal? La capital catalana mantiene su pulso normal porque, de momento, la final de Copa no ha alterado el ritmo. La única variación palpable se observa en los alojamientos. El Gremio de Hoteleros de Barcelona ha informado que no han hecho ninguna encuesta para estimar en qué punto se encuentra la ocupación de la ciudad, pero este jueves las páginas de reservas ponen sobre la mesa estas cifras: el 96% de las plazas están reservadas de viernes a domingo, el 94% la noche del sábado al domingo y el 93% del viernes al sábado cuando AC/DC llenará las gradas de Cornellà-El Prat en lo que será el primero de sus tres conciertos en España.

Por lo demás, desde el departamento de Prensa del Ayuntamiento de la Ciudad Condal informan que su principal objetivo pasa por “formar Gobierno” y recuerda que el consistorio “nunca ha colgado banderas de ningún club” en los edificios institucionales de Barcelona. Así las cosas, el Ayuntamiento de Barcelona ha confirmado que, por su parte, “no hay nada previsto; no sabemos quién lo tendría que poner”. La austeridad en los días previos irá más allá de la final si es que el conjunto dirigido por Luis Enrique levanta el que sería su segundo título de la temporada: la orden es que sólo habrá rúa por las calles de Barcelona si el equipo conquista la Champions en próximo 6 de junio; si no hubo con la Liga, tampoco con la Copa. Hasta la citada fecha, la apuesta en Barcelona es por la rutina mientras en Bilbao sólo respira ambiente de Copa. Dos maneras distintas de vivir una final.

Fuente: ElConfidencial – Deportes