Benítez hereda el problema que provocó Mourinho… y se liará más con De Gea

Nuevo lío en la portería del Real Madrid. Una temporada más, el conjunto blanco se vuelve a encontrar con el mismo problema en su arco: demasiados ...

Nuevo lío en la portería del Real Madrid. Una temporada más, el conjunto blanco se vuelve a encontrar con el mismo problema en su arco: demasiados integrantes de primer nivel para defender los colores del conjunto madridsta. Una complicada situación que empieza a alargarse en el tiempo y que puede acabar con un nuevo culebrón, posiblemente una de las primeras ‘patatas calientes’ para el nuevo técnico, Rafa Benítez.

A día de hoy, el conjunto blanco cuenta con dos porteros: Iker Casillas y Keylor Navas. Ambos metas son de garantías y tiene calidad suficiente para ocupar la portería de cualquier equipo con la posibilidad de luchar por todos los títulos. Pero la situación se complica con la más que posible llegada de David de Gea, un meta que aterrizaría en el conjunto blanco para ser titular, pues es difícil entender que dejara el United para ser suplente.

Y ahí es donde surge el gran problema, ya vivido la pasada temporada. Hace sólo un año, el conjunto blanco vivía una situación similar: con Diego López como portero titular e Iker Casillas como suplente, llegaba Keylor Navas -la gran revelación de la temporada y del Mundial- a reforzar la meta blanca. La decisión tomada fue vender al meta gallego al AC Milan, dejando al mostoleño como titular y al costarricense como suplente.

Mucho se habló entonces de la posibilidad de que Casillas dejara el equipo después de que hubiera perdido la condición de indiscutible tras el último año de José Mourinho y el primero de Carlo Ancelotti. Pero, entonces, fue Diego López el que dejó el equipo, decidiendo el italiano devolver a Iker al once inicial, lo que dejaba a Navas en una situación complicada. Ahora, una temporada más tarde, la situación vuelve a ser insostenible.

De Gea llega para ser titular

Con la decisión tomada de manera irrevocable por el conjunto blanco de fichar a De Gea, sólo queda una alternativa: que uno de los dos porteros actuales del Real Madrid abandonen el equipo. En primer lugar, el meta del United llega para jugar, indiscutiblemente, pero es imposible que dos metas del nivel del equipo blanco pelean simplemente por estar en el banquillo, siendo condenado a la grada de manera habitual el perdedor de esa lucha.

Y la decisión del Madrid parece clara: continuar con Keylor como suplente y facilitar la salida a su capitán. Según afirmó la Cadena SER, el club mantienen conversaciones con Casillas para convencerle de que irse es su mejor opción -para lo que debería pagar el club cerca de 20 millones- y, así, acabar con la división de opiniones que hay en el Bernabéu sobre el meta. Pero el propio Iker ha sido el que ha confirmado su intención de continuar.

Una decisión nada sencilla

Por tanto, la ‘patata caliente’ para Rafa Benítez es evidente. Con la intención de fichar a De Gea cuanto antes y presentarlo incluso la próxima semana, el Madrid sabe que tendría en su equipo a tres porteros de primerísimo nivel en su plantilla. La lógica señala que lo más normal es que uno de ellos deje el equipo para que sólo dos se encarguen de pelear por el puesto de guardameta inicial del equipo madridista.

Pero las preguntas son muchas y se multiplican, dependiendo de los escenarios que se puedan dar. ¿Cómo se tomaría De Gea llegar al Madrid para ser suplente? ¿Y Casillas el ver cómo no juega? ¿Y Keylor saber que sigue sin la oportunidad de demostrar su valía? Como reza el dicho, ‘Tres son multitud’ y deberá ser Benítez el encargado de decir qué hacer con la meta blanca. Uno de los primeros problemas que deberá resolver.

Fuente: ElConfidencial – Deportes