Benítez se lava las manos y son Cristiano y Bale los que ponen la lógica

29.11.2015 – 05:00 H. Rafa Benítez está desaprovechando numerosas oportunidades para cerrar alguno de los muchos debates abiertos dentro del Real Madrid. ...

29.11.201505:00 H.

Rafa Benítez está desaprovechando numerosas oportunidades para cerrar alguno de los muchos debates abiertos dentro del Real Madrid. De hecho, si no los hay, los crea él mismo. No ha sabido explicar en esta semana de crisis profunda blanca por qué el Madrid hizo el ridículo contra el Barcelona; tampoco se sintió presionado por la casi remontada del Shakhtar en Lviv; no ha aclarado en absoluto por qué Casemiro, uno de los jugadores más importantes en las últimas semanas para él, se quedó en el banquillo del Clásico; ha faltado también una justificación a la sangría de goles que ha recibido su equipo en los últimos tres partidos; también ha obviado la relación con sus jugadores…

Esos son algunos de los frentes abiertos, porque en realidad hay muchos más. Kroos, Danilo, James, Isco… Pero vamos a centrarnos en lo más actual: ahora da la sensación de que los jugadores le hacen, otra vez, las alineaciones. Cuando se conoció la alineación del Clásico quedó claro que no fue una decisión de Benítez, sino que venía de una mezcla de presiones de los jugadores y de la presidencia. En el partido contra el Shakhtar, también se produjo otra variante importante que, por lo visto, no dependió tampoco del entrenador: Bale jugó en la izquierda y Cristiano en el centro… y funcionó por momentos. 

“Yo no le dije a Bale que jugara por la izquierda ni a Cristiano que jugara por el centro. Ellos tienen libertad para jugar donde quieran, lo único que intercambien posiciones. Son libres para cambiarse”. Es decir, son ellos los que deciden dónde ponerse en el campo, no siguen las instrucciones del entrenador. Fue Bale el que se volcó hacia el perfil izquierdo, su lado natural y donde mejor ha rendido en su carrera, y dejó el hueco en el centro del ataque para que Cristiano se moviese con libertad. Así, Cristiano marcó dos goles y uno a pase del galés, que jugó su mejor partido de la temporada.

Bale jugó un buen partido en Ucrania (EFE).Bale jugó un buen partido en Ucrania (EFE).

Desde antes de empezar la temporada se venía hablando de dónde tenían que jugar los dos fichajes más caros de la historia del Madrid. Claramente, Bale demostró el curso pasado que en la derecha se siente muy perdido, más sin Modric cubriéndole las espaldas. No influía en el juego, su papel era residual. Y Cristiano, cada vez menos ágil y rápido, empezaba a perder sentido como extremo. Le cuesta mucho regatear y, por tanto, su influencia en el costado era cada vez menor. Por tanto, se planteaba un cambio importante en las posiciones de ambos jugadores.

Lo que se habló es que Bale empezaría a ocupar la izquierda y Cristiano sería el jugador que jugase en el centro. Benzema tendría que acoplarse entre los dos. Al principio, Bale jugó como mediapunta varios partidos y sin enamorar, no jugó mal. Hasta que no hubo lesiones, Cristiano no pasó a ser el delantero centro y en esos primeros encuentros, no funcionó. Al portugués le ha costado mucho arrancarse a marcar, de hecho ha marcado sólo en siete partidos de los 17 encuentros que ha jugado el Madrid. Pero algo cambió en Ucrania…

Cristiano marcó por fin en Ucrania (Reuters).Cristiano marcó por fin en Ucrania (Reuters).

El Madrid se posicionó en un 4-5-1, que por las palabras de Benítez no da la sensación de que lo estableciese él. Bale jugó muy en la izquierda, con menos libertad de la que dice el entrenador. De hecho, ayudó en defensa a su lateral y se incorporó como extremo que es. Cristiano, sin dos escoltas constantemente a sus lados, él sí se sintió libre para moverse a voluntad. Benítez dijo a Bale y Cristiano que hiciesen lo quisieran y funcionó el Madrid en ataque. Se asociaron, se encontraron, se abrazaron.

Luego ya, en defensa es otra historia. Benítez tiene que buscarse la vida con cinco defensas sanos en un campo complicado, de esos pequeños sin espacios. El Eibar está jugando bien y se encuentra a un Madrid herido que más que dar la sensación de poder despertar, aparenta estar muy cerca de volver a caer.

Alineaciones probables:

SD Eibar: Riesgo; Capa, Dos Santos, Pantic, David Juncà; Escalante, Dani García; Takashi Inui, Borja Bastón o Adrián, Saúl Berjón; y Sergi Enrich.

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Pepe, Nacho Fernández, Danilo; Casemiro, Kroos, Modric; James, Bale y Cristiano Ronaldo.

Árbitro: Jesús Gil Manzano (Comité extremeño).

Estadio: Ipurua.

Hora: 16:00, Canal+ Liga.

Fuente: ElConfidencial – Deportes