Benítez y un Madrid bajo sospecha quieren frenar en seco la gran bronca del Bernabéu

20.12.2015 – 05:00 H. La afición asiste perpleja a lo que ha sucedido durante estos primeros meses de temporada. Busca claros objetivos contra los que ...

20.12.201505:00 H.

La afición asiste perpleja a lo que ha sucedido durante estos primeros meses de temporada. Busca claros objetivos contra los que disparar su cólera. La grada del Santiago Bernabéu pierde la paciencia a marchas forzadas, con un equipo que no da la talla, un entrenador bajo sospecha y un presidente que empieza a ser señalado claramente. La bronca inicial está garantizada y con total seguridad habrá silbidos para todos, pero el equipo quiere evitar el escándalo con triunfo ante el Rayo y, sobre todo, con buen juego. Si no suceden las dos cosas, un día más la masa social expresará su hartazgo, tras un comienzo de temporada decepcionante y en el que sólo el cómodo pase a los octavos de final de la Champions League ha evitado lo peor.

El que se encuentra en peor situación es un Rafa Benítez acorralado por todas partes. Por mucho que Florentino Pérez diga que “es la solución” y que ambos posen amigablemente como si no pasara nada en la tradicional comida de Navidad, de sobra es sabido que el mandatario perdió hace mucho la confianza en el técnico. Por algo le fulminó la noche del trágico derbi, aunque finalmente se agarró al cargo gracias a que Zidane no se decidió a asumir el reto que le planteaba el presidente. La grada le dedicó una dura pitada tras el ‘caso Cheryshev’, también le sibó la noche del Malmö y antes de que comience el partido ante el Rayo Vallecano, raro será si se libra de las iras del público. Un público que, por el momento, no disfruta con su equipo. “Hay que olvidarse de lo que pasa alrededor y centrarse en apoyar. El himno de la Décima dice ‘Hala Madrid y nada más’. Es la clave”, dijo Benítez cuando se le preguntó por la respuesta de la grada.

Los jugadores saben que esta vez también serán apuntados por el dedo acusador de la afición. La relación del colectivo con su entrenador no es la mejor. Los futbolistas no creen en Rafa Benítez, pero también son conscientes de que tras la derrota sufrida en El Madrigal, o dan ya un paso adelante o la temporada puede quedar bajo tierra antes de tiempo. Su primera parte ante el equipo levantino fue calamitosa, como los propios protagonistas reconocieron, y frente al equipo de Paco Jémez, el comienzo será duro para los protagonistas. Unos futbolistas que dejaron alucinados -en concreto la BBC y James- a sus propios compañeros del Villarreal por su nulo compromiso a la hora defender. Por ahí se le escapó el partido al equipo de Rafa Benítez. “Si le dan tiempo, conseguirá resultados”, dijo Paco Jémez para echar un cable a un colega que vive en el alambre.

Rafa Benítez y Florentino Pérez, en la comida de Navidad que celebró el Real Madrid (EFE)Rafa Benítez y Florentino Pérez, en la comida de Navidad que celebró el Real Madrid (EFE)

El palco, en el punto de mira

El ‘¡Florentino, dimisión!’ ya se ha escuchado con fuerza en el estadio madridista. El mandatario echa la culpa a los radicales que expulsó en su momento del club, pero la verdad es que esos gritos han salido de diferentes zonas del Santiago Bernabéu. Los números -títulos- son muy evidentes y la masa social no aguanta que durante los últimos años el Barcelona le haya superado con claridad a la hora de sumar trofeos. La deslumbrante aparición del Atlético de Madrid desde que es dirigido por el Cholo Simeone -líder de LaLiga junto al Barcelona y a 5 puntos de los blancos- han terminado por calentar a la afición del Real Madrid. Una afición que empieza a cansarse de que los proyectos se impulsen un día y se entierren al siguiente. El ánimo del mandatario está muy castigado, según confirman personas cercanas, y una mala tarde ante el Rayo Vallecano también tendrá consecuencias desagradables para el presidente.

Con la sombra de Mourinho planeando sobre Madrid -Florentino Pérez le descartó para “ahora mismo”-, Rafa Benítez necesita como el que más un triunfo convincente para que pueda seguir impulsando el proyecto. Un tropiezo le dejaría contra las cuerdas, la situación sería insostenible. Apela al trabajo y al respeto para seguir su camino, pero su carrera se puede truncar en cuanto se repita un ridículo como el de la semana pasada. Con las bajas de Carvajal y Varane, el regreso al once de Toni Kroos puede ser la gran novedad en relación al que cayó ante el Villarreal, con lo que Casemiro pasaría al banquillo. Con el tridente, a priori, intocable, está por ver si el técnico apuesta por Isco y deja a James Rodríguez con el resto de suplentes. El mediocampista malagueño cada día está más caliente…

El Rayo Vallecano, por su parte, aterriza en el Santiago Bernabéu en una más que comprometida situación. En zona de descenso, Paco Jémez no ha conseguido activar a su equipo por el momento. Máxima preocupación en el club de Vallecas, sobre todo cuando su entrenador ha reconocido que “jugando como los últimos partidos no podemos competir ni contra un Segunda”. A los lesionados Toño, Cobeño, Rat y Ebert, se une la baja del madridista Diego Llorente, pues en el contrato de cesión se incluyó una cláusula que le impide jugar ante el Real Madrid. Su lugar, en teoría, será cubierto por Zé Castro si unas molestias que arrastra el portugués remiten. “Le cambio la crisis al Real Madrid por la nuestra”, comentó Paco al valorar el complicado partido que le espera al Rayo. El juvenil Jonathan Montiel, que ya estuvo entre los citados para el último partido de Copa del Rey contra el Getafe, debuta en una convocatoria liguera en la que no está Miku.

Alineaciones probables:

Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Modric, James o Isco; Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Rayo Vallecano: Yoel; Tito, Amaya, Baena o Zé Castro, Nacho; Lass, Trashorras, Jozabed, Bebé; Pablo Hernández; y Javi Guerra.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité gallego).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 16.00.

Fuente: ElConfidencial – Deportes