Brexit, referéndum de independencia en Escocia y… ¿Cataluña?

21.06.2016 – 18:51 H. – Actualizado: 4 H. Los escoceses representan tan solo el 8% del total del electorado que este jueves está llamado a las urnas ...

21.06.201618:51 H. – Actualizado: 4 H.

Los escoceses representan tan solo el 8% del total del electorado que este jueves está llamado a las urnas para votar en el referéndum europeo. Sin embargo, una vez más, tienen la llave para decidir el futuro del Reino Unido. Durante toda la campaña, la amenaza ante otro referéndum de independencia ha estado muy presente. Y al igual que un Brexit, podría alimentar lo ánimos euroescépticos en toda Europa, un eventual Edimburgexit también podría extender el ‘virus’ nacionalista.

[Siga en directo aquí toda la información sobre el referéndum]

En su último informe, la agencia de calificación Fitch aseguró que la salida británica del club comunitario podría “precipitar la independencia de Escociay, a su vez, “intensificar las demandas secesionista” en otras partes de Europa, como Cataluña, un impacto que amenazaría con elevar la prima de riesgo de España. Los expertos coinciden en que, mientras una Escocia independiente sí tendría cabida en la Unión Europea, en el caso de Cataluña no se abriría la puerta al haberse independizado en contra de la constitución vigente de un país miembro.

Este martes, el ‘conseller’ de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia, Raül Romeva, pidió que se aplique al caso catalán la misma receta que el Reino Unido y la UE han previsto para abordar el Brexit: “democracia y negociación”, porque pase lo que pase se aplicará lo que diga la “voluntad democrática” de los británicos. La segunda conclusión que saca Romeva del Brexit es que, gane la opción que gane el referéndum, “habrá que negociar“, de manera que Londres y Bruselas tendrán que ponerse de acuerdo sobre su nuevo marco de relaciones.

Mientras, los analistas comienzan a verse estos días por Edimburgo, pero ¿los nacionalistas escoceses cumpliríán de verdad sus amenazas en caso de Brexit? ¿Qué les podría frenar?

Al norte de la frontera, el apoyo a la permanencia en la Unión Europea siempre ha liderado las encuestas. Aunque, según la última publicada por Ipsos Mori, se ha reducido 13 puntos en los últimos dos meses. En abril, el apoyo a la unión era de 66% frente al 29% del Brexit. Actualmente, los eurófilos se sitúan en un 53% frente al 32% de los euroescépticos. El resto, aún indecisos.

La ministra principal escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, que defiende el club comunitario, se ha mantenido sumamente prudente en su discurso durante toda la campaña respondiendo con condicionales cada vez que la cuestión se ha planteado sobre la mesa: “Indudablemente un Brexit sería una circunstancia excepcional que podría desencadenar un nuevo referéndum de independencia”.

En la última entrevista concedida el lunes a la BBC manifestó: “Si el voto del Reino Unido en su conjunto es por un Brexit, pero Escocia vota por la permanencia, mi trabajo como ministra principal es asegurar que los intereses de los escoceses están protegidos y haré todo lo posible para que tenga efecto su voluntad expresada democráticamente”. De nuevo, nada concluyente.

Un londinense camina ante un cartel a favor de la permanencia del Reino Unido en la UE, el 21 de junio de 2016. (Reuters)Un londinense camina ante un cartel a favor de la permanencia del Reino Unido en la UE, el 21 de junio de 2016. (Reuters)

A pesar de que los nacionalistas no consiguieron su propósito en el referéndum de independencia de 2014 (los unionistas ganaron con un 55% frente el 45% secesionista), en las elecciones generales del año siguiente, el SNP quedó como tercera fuerza parlamentaria en todo el Reino Unido. Obtuvieron 56 de los 59 escaños que Escocia tiene representados en la Cámara de los Comunes.

Sin embargo, en los comicios regionales del pasado mes de mayo, perdieron su mayoría absoluta en el Parlamento de Edimburgo. Por su parte, los conservadores -detestados desde la era Thatcher- consiguieron convertirse por primera vez en la historia moderna en el primer partido de la oposición. Los ‘tories’, que están en contra de la independencia, ganaron 16 escaños.

“Legalmente, el Parlamento escocés no puede celebrar un referéndum sin acuerdo con Londres. Sería difícil imaginar que el Gobierno británico se opusiera, si la mayoría del Parlamente escocés lo reclama. Y con el apoyo de los Verdes, el SNP podría hacerlo, pero no va a ser el caso”, asegura James Mitchell, profesor de la Universidad de Edimburgo.

Incluso si el SNP tuviera mayoría absoluta, no estaría interesado en convocar una segunda consulta. Las encuestas están muy ajustadas y no querrían asumir otra derrota. Sturgeon no convocará un referéndum a menos que tenga muy claro que lo va a ganar’

“Aquí estamos hablando de una cuestión más política que jurídica y, en la actualidad, incluso si el SNP tuviera mayoría absoluta, no estaría interesado en convocar una segunda consulta. Las encuestas están muy ajustadas y no querrían asumir otra derrota. Sturgeon no convocará un referéndum a menos que tenga muy claro que lo va a ganar”, recalca el experto.

De los 129 escaños que hay en el Parlamento de Holyrood, el SNP tiene 63 y los Verdes 6. Conservadores y laboristas cuentan con 31 y 24 respectivamente. “Se trata de una cuestión de tiempo”, señala el académico. “En caso de Brexit, habrá presión en las filas del SNP para convocar una segunda consulta, pero es muy probable que la dirección quiera esperar hasta que haya evidencia firme de que la gente va a votar claramente a favor de la independencia. Podría haber un aumento de apoyo inmediatamente después de un hipotético Brexit, pero no está muy claro si se mantendría después”, apunta.

Según las últimas encuestas, el 53% de los escoceses votaría ahora por seguir formando parte del Reino Unido frente al 47% que aboga por la independencia. Cuando a los encuestados se les pregunta cómo podría afectar su elección en caso de Brexit, el 52% apoya la independencia frente a un 48% que se posiciona en contra. Los condicionales de Sturgeon, por tanto, son entendibles.

En caso de que finalmente Reino Unido decida abandonar el club comunitario, en Escocia, la industria dedicada al Whisky sería la más afectada. La región cuenta actualmente con 113 destilerías y otras 30 en construcción. La industria da empleo a unas 40.000 personas y con exportaciones netas de 3.950 millones de libras, el whisky escocés se convierte en el mayor contribuyente de exportaciones netas -referidas a bienes- del Reino Unido.

Fuente: ElConfidencial.com