'Café con piernas': entramos en el mundo de la explotación sexual en Chile

29.03.2016 – 17:00 H. Oscuridad, ‘La Gozadera’ a todo trapo y chicas en bikinis que atienden a sus clientes sirviéndoles… café. Así son ...

29.03.201617:00 H.

Oscuridad, ‘La Gozadera’ a todo trapo y chicas en bikinis que atienden a sus clientes sirviéndoles… café. Así son los ‘cafés con piernas’ chilenos, unos establecimientos que comenzaron vistiendo a sus camareras con faldas cortas y ceñidas a finales de los setenta y que hoy se enfrentan a acusaciones de prostitución encubierta, explotación sexual de menores y tráfico de personas.

En el centro de Santiago, el café Ikabarú -paredes negras, espejos en todos los rincones, luces fluorescentes, ritmos latinos a todo volumen- está lleno hasta la bandera: estudiantes, oficinistas y funcionarios acuden para tomar el café de media mañana. “Esto es muy simple: la gente viene, paga su consumición, se pone en cualquier parte de la barra, la chica les atiende. Un saludo, se sirve el café y nada más”, asegura a El Confidencial su propietario, Cristián Silva, que accede de buena gana a ser entrevistado y a enseñar el local de arriba abajo para demostrar que allí no hay gato encerrado. “Carabineros, la municipalidad, la prensa… para nosotros, cuanta más fiscalización tengamos, mejor”.

Junto a Silva aparece una joven morena encaramada a unos tacones imposibles. Un bikini mínimo le cubre el pubis y parte de los pechos. La chica pasa junto a Silva balanceando sus nalgas desnudas y saluda con un sonoro beso en la mejilla a un hombre apoyado en la barra. Le susurra algo al oído y se da media vuelta entre risitas. El cliente, con ojos algo desorbitados, le masajea la espalda

Pese a la transparencia que exhibe el Ikabarú -papeles del local en regla y contratos de camareras para todas las chicas-, otros ‘cafés con piernas’ arrastran una fama mucho más turbia. Aunque reacio, lo admite el mismo Silva: “Hay otros cafés que han optado por otra línea, por hacer otro tipo de cosas”. Presionado para aclarar qué, zanja: “Juegan más al filo de la ley”.

Sexo, extintores y puertas misteriosas

Hasta hace poco, en el mundo ambiguo de los ‘cafés con piernas’ reinaba “la ley de la selva”, según el director de Inspecciones de la Municipalidad de Santiago, Patricio Hidalgo. Pero en 2015, un estudio situó estos negocios como una de las principales preocupaciones de los vecinos del centro de la capital. En solo un año, el ayuntamiento clausuró 60 locales. 

Quejas de vecinos, música demasiado alta, extintores mal puestos o luces de emergencia estropeadas son algunas de las causas de cierre más frecuentes. Después de esto, “la presencia de menores de edad y de drogas son lo más habitual”, explica a este diario Hidalgo, quien añade que la municipalidad no pretende cerrar todos los cafés, sino evitar los efectos negativos que tienen en el barrio y combatir actividades ilegales. 

Los cierres causaron revuelo entre los propietarios de los locales afectados, que desplegaron un ejército de abogados para combatirlos. “La situación de posible comercio sexual en los ‘cafés con piernas’ se da en determinados cafés, que no son los más tradicionales”, explica Patricio Hidalgo.

Una camarera, en la barra del café Ikabarú, en Santiago de Chile. (Foto: Laura Millán)Una camarera, en la barra del café Ikabarú, en Santiago de Chile. (Foto: Laura Millán)

En la galería comercial de la calle Diagonal Cervantes, a pocos pasos de la plaza de Armas, el centro neurálgico de Santiago, hay varios ‘cafés con piernas’ de apariencia destartalada. Hidalgo y un grupo de cuatro inspectores entran en uno de ellos. Al tiempo, varias persianas de la misma galería caen de golpe. 

Dentro reina una penumbra casi total. Un solo cliente charla con la única chica del café, que luce un bikini mínimo amarillo y uñas a juego. Los inspectores ordenan al administrador del local que apague la música y que encienda las luces. Con la ayuda de linternas, examinan las esquinas mugrientas y las tuberías cubiertas de óxido de las que cuelgan prendas de ropa interior femenina. En una esquina, una figurilla de la Moreneta, la virgen de Montserrat, vela un puñado de monedas.

Uno de los inspectores aparta un armario, ilumina y frunce el ceño. Con la ayuda de una escoba, saca unos 10 condones usados. El administrador permanece en silencio, la chica se cubre con un vestido y el cliente sale cabizbajo del local. “Esto nos permitirá clausurarlo porque demuestra que aquí se han llevado a cabo actividades que no son propias de un café”, aclara Hidalgo. 

En el siguiente local, no hay ni un solo cliente y cuatro chicas esperan en silencio a que la patrona guíe a los inspectores hasta un sótano con una silla en una esquina. “Si hubiera un colchón, o un sofá, podríamos argumentar que pasa algo más, pero con esto no”, dice Hidalgo, que centra su atención en una puerta cerrada con candado. “¿Y esto?”, le pregunta a la patrona, que responde que no sabe adónde conduce y que nunca ha tenido la llave. 

En realidad, la puerta da a otro sótano: un cine porno situado al otro lado de la galería donde varios hombres contemplan hipnotizados la pantalla gigante, que reproduce sin volumen una orgía descolorida. Los inspectores buscan un rato entre los recovecos oscuros del cine, se encogen de hombros y se marchan. Allí no sucede nada irregular.

La puerta del café Ikabarú, en Santiago de Chile. (Foto: Laura Millán)La puerta del café Ikabarú, en Santiago de Chile. (Foto: Laura Millán)

“En los ‘cafés con piernas’ hay comercio sexual

La presión de la municipalidad ha llevado a algunos cafés a prácticas cada vez más sofisticadas para evitar el cierre. Así, muchos emplean chivatos en las esquinas o circuitos cerrados de televisión para detectar a los inspectores. Quizá por eso nunca han cerrado un café por prácticas sexuales, por explotación de mujeres chilenas o de inmigrantes en situación irregular. Sin embargo, la responsable de trata de personas de la ONG Raíces, Ingrid Almendras, sostiene que todas estas prácticas suceden: “Nosotros sabemos que en los ‘cafés con piernas’ hay comercio sexual”, afirma. 

El comercio sexual no está ni penado ni regulado en Chile, aunque sí lo están la explotación sexual y la trata de personas. La dificultad reside en detectar estos delitos. Una investigación de Raíces y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) reveló que en Arica, al norte del país, algunos ‘cafés con piernas’ empleaban a menores. “Había falsos muros en el café y en cuanto entraba alguien sospechoso metían a las chiquillas por esos huecos hasta que se marchaban. Solo pudimos descubrirlo porque quienes fueron a hacer el estudio iban de incógnito”, cuenta.

‘Había falsos muros en el café y en cuanto entraba alguien sospechoso metían a las chiquillas por esos huecos’Las mujeres que caen en redes de trata de personas son a menudo víctimas de explotación sexual y acaban trabajando en los ‘cafés con piernas’. Raíces ha detectado este tipo de situaciones a través de la casa de acogida Josefina Bahati para mujeres víctimas de la trata y de la explotación, que gestiona junto al Servicio Nacional de la Mujer (Sernam). “Hay mujeres extranjeras que han pasado por la casa de acogida que estaban en ‘cafés con piernas’. Las habían captado tratantes de personas desde el extranjero”, asegura.

Desde el Sernam, Mitzi Figueroa alerta: “Nosotros ya tenemos situaciones de precariedad importantes en nuestro país. Pero esto se agrava aún más con las extranjeras, y hace que exista un caldo de cultivo para las redes que se manejan en la irregularidad”, alerta.

Víctimas en la sombra

A la poca concienciación en la sociedad y la tendencia a culpabilizar a las víctimas se une la falta de datos. Según cifras oficiales del Sernam, hubo un total de 186 víctimas de trata de personas entre 2011 y 2014. Pero la cifra solo representa los 15 casos que llegaron a los tribunales. De estos, 10 constituían explotación sexual, y el resto, laboral. “Desde el Estado, el abordaje de la trata de personas y de todo lo que esto implica es relativamente nuevo”, afirma Figueroa. De hecho, Chile no aprobó su primera ley sobre el tráfico ilícito de migrantes y la trata de personas hasta 2011. El primer plan nacional para combatir el fenómeno data de 2014. 

La prosperidad económica de Chile a lo largo de los últimos años, sobre todo en relación a sus vecinos en el continente, “hace que estén aumentando considerablemente las migraciones del resto de América Latina a nuestro país, lo que genera el aumento de situaciones de explotación”, asegura Figueroa. 

En el centro de Santiago, en una de las galerías más concurridas, los inspectores se disponen a entrar en otro ‘café con piernas’. Revisan unos 10 establecimientos al día. Solo en el centro hay más de 100 y controlar lo que pasa en todos es imposible. 

A un lado del café hay una camisería y al otro, una zapatería. Los santiaguinos pasan sin mirar los cristales opacos el local; forman parte del paisaje urbano. Dentro, suena el último éxito de Marc Anthony a todo volumen. Sobre la barra se inclina una joven ataviada con una prenda de tiras complicadísimas que casi no oculta nada. El cliente frente a ella sorbe un café mientras contempla el reflejo del trasero en el espejo. Los inspectores ordenan al administrador que apague la música y la chica sigue tarareando: “Una mordidita, una mordidita…”. Con una mirada severa, el jefe interrumpe el canturreo juguetón. Una vez más, los inspectores no encuentran nada irregular.

Fuente: ElConfidencial.com

Palabras relacionadas: