Caja B, evasión fiscal, pagos a Rumasa… así saquearon los Ruiz-Mateos el Rayo Vallecano

16.10.2015 – 05:00 H. El 27 de junio de 2011, el Rayo Vallecano entró en concurso de acreedores. José María Ruiz-Mateos, que controlaba el club a través de ...

16.10.201505:00 H.

El 27 de junio de 2011, el Rayo Vallecano entró en concurso de acreedores. José María Ruiz-Mateos, que controlaba el club a través de su esposa, Teresa Rivero, había entregado la cuchara pocos meses antes con la sorprendente venta del club a Raúl Martín Presa. Comenzaba entonces un caso de arqueología contable extrema. Un abogado y un economista con ayuda de una inspectora de Hacienda entraron a gestionar el club por orden judicial. Lo que allí encontraron tras desmadejar las cuentas es una galería de los horrores contables: pagos en negro, una caja G de contabilidad no ordinaria, evasión fiscal, cesión de derechos de jugadores a sociedades de Ruiz-Mateos… El informe, fechado el pasado 14 de mayo y al que ha tenido acceso El Confidencial, destripa una época en el fútbol español.

“En el caso del Rayo Vallecano, la generación de insolvencia se produce como consecuencia de la pésima y deficiente gestión económica, administrativa, contable y fiscal de los anteriores propietarios de la sociedad, hablamos concretamente de la familia Ruiz-Mateos, que sistemáticamente incumplía sus obligaciones legales”, señala el informe. Fuentes de la familia Ruiz-Mateos afirmaron ayer que desconocían la existencia de este informe y mostraron su sorpresa. Estas son algunas de las claves del documento.

Un mensaje de la afición contra Ruiz-Mateos durante su época como presidente.Un mensaje de la afición contra Ruiz-Mateos durante su época como presidente.

SIN PAGAR IMPUESTOS. El texto, de 70 páginas, explica que el Rayono ingresaba en la Tesorería general de la Seguridad Social y Agencia Tributaria las cantidades retenidas a sus trabajadores o que estos tenían contratos privados por los que no cotizaban”. Los administradores concluyeron que el Rayo era una empresa zombi, que solo vivía gracias al poco celo de la Administración para cobrarle impuestos. “La concursada se encuentra en causa de disolución al menos desde el primer periodo analizado (ejercicio 2007-2008) y el desequilibrio presupuestario ha sido básicamente financiado por la Agencia Tributaria, que mantiene pendientes de pago los importes devengados tanto de IVA como de IRPF desde el ejercicio 1996″.

Las declaraciones tributarias del Rayo eran exiguas: “El sistema habitual consistía en la presentación de declaraciones trimestrales cuyo resultado era el ingreso de una cantidad simbólica”. El club ya fue absuelto por delito fiscal por la Audiencia de Madrid por fraude en el IVA e IRPF entre 1996 y 2002. Aún quedan dos procedimientos de instrucción: uno por fraude en el IVA e IRPF entre 2005 y 2008 por 6,029 millones de euros, y otro por 10,8 millones que según la Agencia Tributaria el Rayo defraudó en cuotas de IVA entre 2009 y 2011.

Aún quedan dos procedimientos de instrucción: uno por fraude en el IVA e IRPF entre 2005 y 2008 por 6,029 millones de euros, y otro por 10,8 millones

CONTABILIDAD B. El informe de los administradores, el abogado José Baltasar Plaza y el economista Luis Pérez Gil (fallecido este verano), señala que “era norma habitual el pago semanal a los trabajadores de sus nóminas en efectivo metálico, significando que en estos últimos años el club no tenía cuentas corrientes en entidades bancarias”. Los administradores no han podido saber de dónde procedía ese dinero en efectivo. A estos dos administradores les acompañó inicialmente la inspectora de Hacienda Soledad García López, que posteriormente fue ascendida a directora del departamento de recaudación de la Agencia Tributaria. Fue en el Rayo donde conoció el fútbol y sus desaguisados. Unos años después, el presidente de la Liga, Javier Tebas, la acusó de ahogar al fútbol con su mano dura con los clubes y ella se querelló contra él.

Ruiz-Mateos recibe a los jugadores del Rayo Vallecano en 2010. (EFE)Ruiz-Mateos recibe a los jugadores del Rayo Vallecano en 2010. (EFE)

La leyenda del Rayo decía que los jugadores cobraban en dinero negro en bolsas de basura. El informe no menciona si había bolsas de basura o sobres, pero da pábulo a esa idea. Había “trabajadores, deportivos y no deportivos, con duplicidad de contratos: oficiales por un lado y extraoficiales o privados por otro, estos últimos estipulados en cantidades netas”.

Los administradores recibieron “unos ficheros informáticos donde consta el registro de operaciones supuestamente realizadas que no han sido registradas en las cuentas oficiales”. Y prosiguen: “Esta doble contabilidad o contabilidad B, práctica habitual del club, tiende a ocultar elementos del activo (entradas de dinero negro) para ocultarlo generalmente al fisco”. No solo había una Caja B, sino también una Caja G: “Los estados contables de la sociedad denominan como Caja G la caja por la que se registran los movimientos que no corresponden con la operativa normal de la entidad”, afirma el dictamen de los administradores concursales. Se trata de una cuenta en el Banco Etcheverría, de Ruiz-Mateos.

El club tenía pendiente de pago el IVA e IRPF desde 1996 y estaba en causa de disolución desde 2007

PRÉSTAMOS FICTICIOS DE NUEVA RUMASA. Las acciones del Rayo pertenecían principalmente a Senero SL, una de las firmas de los Ruiz-Mateos. “Es una sociedad inactiva del grupo Ruiz-Mateos sin trabajadores” y cuyos administradores están “vinculados al grupo familiar”. El informe enumera una maraña de operaciones entre el Rayo y Senero que “no han significado financiación real alguna” para el club. Cita como ejemplo uno de los préstamos que Senero dio supuestamente al Rayo. El club ingresó 2,5 millones desde Senero pero ese mismo día la cuenta del club registra “26 salidas en concepto de `reintegro en efectivo´ por importes todos ellos inferiores a 100.000 euros, que suman un total exactamente 2,5 millones. Por tanto, NO HAY INCREMENTO NETO POR PRÉSTAMOS RECIBIDOS”. (Las mayúsculas están en el informe). Lo mismo ocurrió con una transferencia de Senero al Rayo de tres millones el 17 de agosto de 2009. El dinero salió inmediatamente en 32 reintegros. “TAMPOCO HAY INCREMENTO”, gritan los administradores.

Ruiz-Mateos vestido de corto.Ruiz-Mateos vestido de corto.

DERECHOS DEPORTIVOS CEDIDOS. Hay más. El 23 de mayo de 2008, el Rayo vendió sus derechos televisivos y audiovisuales a Gestión Deportiva Santa Ana. Se trata del “principal ingreso recurrente del club” y para la temporada 2007/2008 el contrato sumaba 3,85 millones. En el ejercicio 2010/2011, el Rayo registra pérdidas por esa venta de 2,267 millones. “Entiende esta administración concursal que la cesión de derechos a Gestión Deportiva Santa Ana no se corresponde con una operación comercial real y, por tanto, no se debe tener en cuenta como ingreso real”. Cuando se firmó el contrato, la misma persona próxima a Ruiz-Mateos compareció ante notario como representante legal de Santa Ana y “mandatario verbal” del Rayo, “actos que resaltan la confusión existente entre ambas sociedades”.

Existieron en las instalaciones del club rótulos de sociedades de Nueva Rumasa sin que se facturara importe alguno por las mismas

PUBLICIDAD GRATIS. Poco después de que lo comprara Ruiz-Mateos, fallecido en septiembre, el Rayo comenzó a lucir publicidad de sus empresas. Sin embargo, los ingresos del club por publicidad no tienen lógica. “Los ingresos por publicidad dinámica correspondiente al ejercicio 2007/2008, temporada en que el club militaba en Segunda B, son significativamente superiores a los de los ejercicios 08/09 y 09/10, cuando estaba en Segunda A”. La razón es que Ruiz-Mateos anunciaba gratis a sus empresas. En la temporada 10/11 llevaba publicidad de Clesa, que no pagó nada. “Existieron en las instalaciones del club rótulos de sociedades de Nueva Rumasa sin que se facturara importe alguno por las mismas”.

Pancarta durante el partido del Rayo Vallecano contra el Alcorcón, en marzo de 2011. (EFE) Pancarta durante el partido del Rayo Vallecano contra el Alcorcón, en marzo de 2011. (EFE)

DERECHOS DE FUTBOLISTAS. Los administradores del club han detectado extrañas operaciones de compraventa con Sport Service International BV, entre las que cita las del defensa Antonio Amaya (que ha vuelto al Rayo) y la de Mohamed Diame. El informe señala que era común que el Rayo vendiera los derechos económicos de los jugadores a esta sociedad de Ruiz-Mateos y que en algunos casos eran Sport Service International BV y/o Senero [es decir, los Ruiz-Mateos] las empresas que finalmente parecen acabar obteniendo los fondos relativos a las ventas de jugadores de estos clubes externos, generando así una deuda con el Rayo Vallecano. En 2008, Sport Service International debía al Rayo 2,145 millones, sin que las cuentas posteriores hicieran “ninguna referencia a su incobrabilidad”.

EL RAYO FINANCIABA A RUMASA. El informe de los administradores concursales concluye que las aportaciones de Senero al Rayo “para compensar el desequilibrio presupuestario intencionadamente provocado ha sido inferior a 2,6 millones de euros, importe que corresponde aproximadamente a un 20% de las pérdidas de la actividad”. Hay 16,06 millones de deudas del Rayo con empresas del grupo Nueva Rumasa. E inmediatamente se hacen la pregunta clave: “Si el desequilibrio no ha sido financiado mediante aportaciones del accionista mayoritario, ¿quién lo ha financiado? [en negrita en el original]”.

“Se puede afirmar que el desequilibrio presupuestario intencionadamente provocado por la administración ha sido financiado por la Agencia Tributaria“

Y LA AGENCIA TRIBUTARIA AL RAYO. La respuesta a la que llegan es que ha sido la Agencia Tributaria, ya que es el único acreedor “que mantiene una deuda por un importe suficiente como para suponer la financiación de las pérdidas”.“Se puede afirmar que el desequilibrio presupuestario intencionadamente provocado por la administración social de la concursada ha sido financiado principalmente por la Agencia Tributaria”. A 30 de junio de 2011, cuando pide el concurso, el Rayo debía a Hacienda 11,575 millones, “considerando únicamente cuotas no ingresadas de IVA e IRPF desde 2007”, por lo que la cantidad total era muy superior. Para evitar los embargos por los impagos, el Rayo “pignoró [dejó en prenda] la mayoría de los ingresos a favor de su anterior accionista mayoritario [Ruiz-Mateos] suscribiendo para ellos contratos de préstamo con el mismo que no han supuesto financiación adicional para la sociedad”.

PRIMAS EXCESIVAS. Los administradores ven incomprensibles las primas y los contratos con los futbolistas que firmaba el Rayo. El 1 de abril de 2011, cuando el club tenía prácticamente garantizado el ascenso a Primera división, firmó con los jugadores darles una prima de 3,04 millones si finalmente subían. Este acuerdo es “lesivo y perjudicial” para los acreedores, según la administración. Esas primas “comprometían, como así ha sido, gravemente la solvencia de la entidad”. Cuando acordó esas primas, el Rayo tenía embargados sus bienes y estaba al borde la desaparición. “Ante esta situación, ¿qué empresa repartiría beneficios por importe de 2,25 millones aun habiendo obtenido un importante logro?”. Lo achacan a “la evidente mala fe” de los dueños y los jugadores. Otro de los puntos que señalan como lesivo para el club fue el contrato con Movilla firmado en julio de 2011, que garantizaba al jugador 387.500 euros brutos más primas los siguientes años y que llevaron a los tribunales.

La presidenta del Rayo Vallecano, Teresa Rivero, en el palco del estadio del equipo madrileño. (EFE)La presidenta del Rayo Vallecano, Teresa Rivero, en el palco del estadio del equipo madrileño. (EFE)

CULPABLES. Los administradores concluyen que la actividad del Rayo era “claramente deficitaria”. Entienden que los dueños del Rayo “conocían la grave situación de desequilibrio patrimonial en que se encontraba la entidad” y que “encubrieron el mismo artificialmente […] a través de la cesión de derechos y pignoraciones a favor de empresas del grupo que no han supuesto financiación alguna y que ha sido financiado básicamente por la Agencia Tributaria”. Consideran que la omisión de pedir el concurso fue dolosa y que perjudicó a los acreedores y empeoró la situación del club. Por todas las irregularidades, califican el concurso como culpable. Por todo, piden juzgar a los máximos responsables y que respondan por las deudas. Señalan a Teresa Rivero, viuda de José María Ruiz-Mateos y expresidenta del Rayo, y a Jesús Fraile Delgado, apoderado general. Absuelven de toda responsabilidad a Raúl Martín Presa, actual presidente del Rayo y que compró el 98,6% del club el 5 de mayo de 2011, que asume la deuda e inmediatamente pide el concurso de acreedores. Por ello piden la inhabilitación y un millón de euros en concepto de daños y perjuicios por los gastos del concurso.

El Rayo salió del concurso de acreedores el 15 de enero de 2013, sigue cómodamente instalado en Primera y es uno de los ejemplos que pone la Liga cuando habla de reducir las deudas con Hacienda. Aparentemente, poco tiene que ver con el club que fue hasta hace poco, probablemente el más negro de los años negros del fútbol español.

Fuente: ElConfidencial – Deportes