Canadá: la ciudad más rica de América 'se salva' de las llamas

10.05.2016 – 11:22 H. – Actualizado: 12 M. La gobernadora de la provincia de Alberta responde a la devastación con un mensaje optimista. Fort ...

10.05.201611:22 H. – Actualizado: 12 M.

La gobernadora de la provincia de Alberta responde a la devastación con un mensaje optimista. Fort McMurray, la ciudad de las ‘arenas bituminosas’, un tipo de petróleo pesado que impregna el suelo, se ha ‘salvado’ de las llamas. Solo el 10% de la urbe ha quedado destruido por el incendio forestal que en una semana ha consumido 200.000 hectáreas de bosque en el noroeste de Canadá. Unas 2.400 viviendas se han perdido, pero la ‘premier’ Rachel Notley destaca que los bomberos fueron capaces de salvar otros 25.000 edificios, incluidos el hospital, inmuebles municipales y todos los colegios.

Al menos dos barrios de Fort McMurray, corazón del boyante sector petrolífero canadiense, se convirtieron en la viva imagen de la devastación, al quedar varias viviendas reducidas a escombros en medio de un incendio incontrolado que el jefe de bomberos describió como “una bestia… un fuego como nunca había visto en mi vida. He hablado con mis colegas y tampoco han visto nada igual. Ha cambiado el manual de cómo un incendio se mueve, cómo se comporta”. Sin embargo, el cuadro completo arroja un resultado más positivo: según Darby Allen, jefe de las brigadas contraincendios, el 85% de la ciudad, incluido el centro, permanece intacto.

“Esta ciudad estuvo rodeada por un océano de fuego hace solo unos días, pero Fort McMurray y las comunidades circundantes se han salvado y serán reconstruidas”, dijo Notley. La primera ministra de Alberta mantendrá este martes una reunión con compañías del sector petrolero para analizar el estado de sus instalaciones y el impacto en su operatividad. Notley pudo comprobar directamente la devastación causada por las llamas este lunes por primera vez, después de que un descenso de las temperaturas y una ligera lluvia estabilizasen el inmenso fuego hasta un punto que permite el retorno a sus hogares de algunas de las 88.000 personas evacuadas.

Los restos de un vehículo en el barrio de Beacon Hill, en Fort McMurray, Alberta (Reuters).Los restos de un vehículo en el barrio de Beacon Hill, en Fort McMurray, Alberta (Reuters).

“Me quedé impresionada por la devastación que provocó el fuego. En algunos puntos la destrucción era apabullante. Pero también me sorprendió la proximidad de esa devastación a algunos barrios que siguen intactos“, dijo Notley.

Las ‘arenas bituminosas’ de Alberta esconden las terceras mayores reservas del mundo de crudo, solo por detrás de Arabia Saudí y Venezuela. Fort McMurray, un puesto fronterizo que se convirtió en ciudad tras atraer a personas de toda Canadá, fue erigida sobre un mínimo de 173.000 millones de barriles. Fue a principios de la pasada década cuando el crecimiento constante de la demanda china y estadounidense hizo que la extracción de ‘las arenas de Alberta’ pasara a ser rentable. Las autoridades aseguran que las llamas no alcanzaron instalaciones como las de Suncor o Syncrude.

Analistas de Goldman Sachs estiman que el fuego ha reducido la capacidad de producción diaria de las arenas bituminosas de Canadá en un millón de barriles, lo que supone una pérdida de 70 millones de dólares al día.

Los analistas también advirtieron de que el impacto económico del incendio se notará en todo el país en el segundo trimestre del año, hasta el punto de arrastrar al terreno de las cifras negativas el producto interior bruto (PIB) canadiense en el trimestre. “Estamos empezando a conocer el impacto económico del incendio”, afirmó ayer en una rueda de prensa en Ottawa el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien añadió que el alcance completo del daño no se conocerá en “días, semanas o meses”. Trudeau agradeció la oferta de ayuda realizada por varios países, entre ellos Rusia, que está dispuesta a enviar aviones cisterna para combatir desde el aire las llamas, pero añadió que Canadá no necesita en estos momentos ayuda exterior.

Fuente: ElConfidencial.com