Cardenal afirma que habrá sanción por los pitos y la Generalitat respaldará a los clubes

El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, manifestó su convencimiento que los pitos al himno español en la final de la Copa del Rey ...

El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, manifestó su convencimiento que los pitos al himno español en la final de la Copa del Rey de este sábado “serán sancionados”, y aseguró que no “sería normal” que actitudes “contra el reglamento” quedaran sin “reproche”. Sin embargo, Ivan Tibau, secretario general del Deporte de la Generalitat, ha dicho que estarán “junto al Barça” y evitarán que Athletic Club o Barcelona “tengan ninguna responsabilidad” en la pitada en el Camp Nou. Y por su parte, el Gobierno condenó anoche los ataques contra los símbolos que representan “al conjunto de los españoles, a la democracia que los ampara y a la convivencia que comparten” con motivo de la pitada al himno y anunció la convocatoria de la Comisión Antiviolencia para evaluar la situación.

Miguel Cardenal manifestó que la pitada “de ninguna manera tendría que suceder. Si es una actitud contraria al ordenamiento jurídico, a Antiviolencia le tocará estudiar si se sanciona. No sería normal que algunas actitudes, si van contra el reglamento, queden sin reproche alguno. Estamos convencidos de que será sancionado”, destacó Cardenal en declaraciones al programa ‘Tiempo de Juego’ de la Cadena COPE. Además, habló sobre las responsabilidades de las dos entidades implicadas: “Hay que ver qué medios han puesto los clubes para que no ocurriera. Si ha habido organizaciones que han suministrado objetos y lo han fomentado, pueden ser también responsables. Ha habido instituciones que han suministrado material“, resumió.

El comunicado difundido por La Moncloa en la noche del sábado señala que el aprovechamiento de un encuentro de fútbol para escenificar una protesta de carácter político “es una falta de respeto para este deporte, para el conjunto de los aficionados y para todos los españoles, que tienen derecho a disfrutar de este partido como lo que es, un espectáculo deportivo, y, al mismo tiempo, a ser respetados a través de los símbolos que nos representan a todos y a nuestra democracia“. Presidencia opina que “quienes promueven y participan de actuaciones como ésta pretenden hacer pagar las consecuencias de su proceder a los aficionados al deporte y al conjunto de los ciudadanos, a quienes no demuestran la más mínima consideración. En todo caso, la intolerancia de algunos no debe poner en riesgo la convivencia de todos”, añadía el texto.

Desde la Generalitat, el secretario general del Deporte Ivan Tibau, en declaraciones a la emisora RAC 1, ha calificado de “impresionante” la rapidez del comunicado del Gobierno central sobre los pitos, y ha recalcado que “los clubes actuaron perfectamente antes del partido, e ir a buscar culpables será muy complicado. Con amenazas antes del partido, lo único que se consigue es una pitada monumental”, lo que sirve como respuesta a la opinión de Cardenal de que es posible que se pueda sancionar a los clubes. “Hay que ser muy ingenuo si piensas que en un partido como el de ayer, y en la situación en la que estamos, no se va a pitar el himno” y ha subrayado que vio “al rey Felipe VI mucho más tranquilo que los miembros del Gobierno. Ve las cosas diferente y con más frialdad”.

Una de las partes implicadas, el Fútbol Club Barcelona, no ha tardado en responder a los rumores sobre una posible sanción. El vicepresidente culé, Carles Vilarrubí, aseguró que el club catalán será “reactivo” si es sancionado. En declaraciones a RAC 1, Vilarrubí ha indicado que la entidad azulgrana hizo “lo que tocaba hacer” antes del encuentro: “Dijimos públicamente que nuestra posición era la de respeto a las instituciones, a las personas y a los himnos. No nos tocaba ir más allá”. Sin embargo, ha advertido que el Barça recurrirá una posible sanción que, a su entender, sería totalmente injusta. “Si hay sanción, debemos ser reactivos. En definitiva, éramos un equipo visitante, éramos un elemento pasivo”, ha apuntado. “Tenemos que actuar en defensa de los intereses de nuestros socios”, ha sentenciado.

Desde la otra parte, el Gobierno Vasco considera que es un “error” pretender sancionar a los clubes y afirma que está “fuera de lugar” llevar esta cuestión al Comité Antiviolencia. En una nota se refirió a la decisión del Ejecutivo central de convocar para este lunes la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte para estudiar la pitada al himno y, en su caso, proponer las sanciones que fueran procedentes. El Gobierno que preside Iñigo Urkullu, que estuvo presente en el Camp Nou durante el partido, ha dejado claro que su Ejecutivo “es y será siempre partidario del respeto institucional en todos sus ámbitos y en todas sus manifestaciones y expresiones, también entre las propias instituciones”.

Pero el lehendakari consideró también que “llevar al Comité Antiviolencia la expresión de la pitada al himno español como posible causa de sanción al Athletic y al Barcelona está fuera de lugar“. “No tiene sentido, es más, es un error pretender sancionar a los clubes por una decisión de sus aficiones ya sea para expresar una opinión de crítica sobre la situación política o sea porque se ha instalado en gran parte de la sociedad un hábito que no es compatible con el respeto institucional en las manifestaciones públicas sociales”, aseguró.

Fuente: ElConfidencial – Deportes

Palabras relacionadas: