Casillas: “Mou se equivocaría si pensase que la llamada a Xavi fue una traición”

Tres días después de haber jugado el último partido de la temporada con el Real Madrid y 24 horas tras la despedida de Carlo Ancelotti, el capitán blanco ...

Tres días después de haber jugado el último partido de la temporada con el Real Madrid y 24 horas tras la despedida de Carlo Ancelotti, el capitán blanco pasó por los micrófonos de ‘El Larguero’ en la Cadena SER. Con los aplausos del Bernabéu aún retumbando y su futuro siempre de actualidad, Iker Casillas respondió a las preguntas que fueron apareciendo sobre la mesa: desde las más personales hasta las profesionales pasando por nombres propios como el de que era su entrenador hasta este lunes, el del portero que puede ser su competencia directa a partir de la temporada que viene o el de compañeros con los que, de momento, sigue compartiendo vestuario. Y sí, también habló de su famoso apodo: “Me escuece más que me digan que estoy acabado, pero en cuanto a lo de topo… Llevo muchos años aquí y tengo relación la prensa. Bendito mote que me ha tocado”.

Había temas a los que era imposible regatear y uno de ellos era el reciente despido de Carlo Ancelotti. El capitán del Real Madrid comentó que la decisión del club: “Este es un club muy exigente. Quiero agradecerle todo lo que ha hecho por nosotros. Yo podría estar enfadado por la temporada pasada, que no jugué tanto, pero se va una gran persona y esperemos que le vaya fenomenal. Desde aquí agradezco a Carlo todo lo que ha hecho por el Madrid. Es muy noble y se lo merece todo”. Además valoró las palabras de Cristiano en Twitter: “Es su opinión. Yo entiendo que si está comprometido con él puede darle esa despedida libremente. Todo lo que yo haga siempre va a ser crítica para unos y para otros”.

¿Y qué pasa con el futuro de Casillas? El capitán del Real Madrid afirmó que no cree que “la temporada que viene tenga que estar fuera de este club. Ya he dicho que quiero retirarme aquí. Me gustaría acabar aquí. Lo hago porque me veo bien. Soy un hombre de retos. El año pasado tuve uno grande y lo superé. Me ha tocado vivir una situación que no gusta porque estás siempre en el punto de mira pero tienes que afrontarlo. Todo cambia y tienes que amoldarte. Yo me veo bien. Si las cosas no funcionasen tendría que abandonar. Lo que menos quiero es ser un problema para el Real Madrid”. Además confesó el contenido de la llamada del Real Madrid: “Me dijeron que querían que siguiera. Si fichan a otro portero, encantado, tenemos que darle la bienvenida y competir. No me gustaría pensar que damos esa imagen de un pulso entre el club y yo, todo lo contrario. Lo que me gustaría de verdad sería acabar aquí mi carrera”.

Y de un entrenador a otro. Por enésima vez, Mourinho surgía en la misma escena en la que estaba Casillas a raíz de la famosa llamada a Xavi: “Parece que todo se centra en eso. No fue una llamada de amigos. En la llamada lo que hubo fue mucha tensión. Hablamos Xavi, Puyol y yo a tres bandas. Yo le llamé porque soy el capitán de la Selección. Hablé con Puyol y Xavi y les dije que no podíamos dar esa imagen. Luego volvimos a hablar y las cosas se fueron limando. Del Bosque nos dio el toque y lo arreglamos. Yo soy capitán del Madrid pero también de la Selección y de vez en cuando tengo que hacer algo. Si le sienta mal a algún madridista que haga algo por la Selección, lo siento mucho. Mourinho se equivocaría si pensase que fue una traición aquella llamada”.

¿Fue aquello el principio del fin? “Hablamos antes de mi lesión. Él quería darme un toque de atención, pero yo no quería hablar de esto porque no quería hacer un circo. No me arrepiento, lo volvería a hacer igual. La relación fue de más a menos. Cuando eres el capitán llega un momento que tienes que discutir con el entrenador. La relación era fantástica, pero luego las cosas no fueron igual. A lo mejor tenía él un problema y yo no sabía dirigirme a él para que me contase. Luego llega la lesión, estoy fuera y empieza a hablarse de mí”. No fue la única relación tensa que trató Casillas. Una vez más comentó que con Arbeloa mantiene un trato “profesional. Nuestro respeto es en el campo. La gente no se puede quejar”.

Con la temporada acabada, Casillas reconoce que “ha sido un año diferente. Ya la temporada anterior lo fue y pensaba que esta llevaría el mismo camino. Parecía que estaba todo tranquilo pero la cosa se empezó a complicar… Yo no quería ser un problema en el Madrid. Después de 25 años lo que quiero es el bien común de la gente que viene a este campo y de los que están en sus hogares. Sabía lo que podía pasar este año y era un reto que había que afrontar”. Una cosa llevó a la otra y su suplencia apareció sobre la mesa: “Mi primera suplencia en la época de Mourinho tenía una lesión y el técnico dio continuidad a otro compañero. Luego lo que se ha liado, a mí no me tiene que importar. Son decisiones del entrenador. La temporada pasada también se optó por la continuidad de Diego López y tenía que respetarlo”.

Hubo tiempo para valorar los juicios emitidos por el Santiago Bernabéu a lo largo de la temporada: desde silbidos hasta aplausos sin olvidar algunos de los nombres coreados. Casillas ha vivido todas las situaciones y así es como lo valoró: “Llorando no me he ido, pero cabreado sí. Esto es lo que tiene el Real Madrid: te exige y tienes que estar a la altura. Son 25 años aquí y si siempre has estado a un nivel de 8 no te van a permitir estar en un 7,5. Me quedo con los que aplauden. A los que silban hay que decirles que tenemos algo en común: que los dos queremos que el Madrid gane los partidos y los títulos”. Por otro lado confesó que “ha sido un poco pesado verme tanto en los medios, pero entiendes que estar en este club hace que estés siempre en el punto de mira. He tenido momentos, pero he pensado en las cosas con ilusión, como un reto. Contra Eslovaquia tuve un error, perdimos y m dolió. Pero por cabezonería o por orgullo, eso hace que sigas en la lucha. Siempre hay tres cosas que sacan: está mal, es un traidor y piensa más en la Selección. Yo lo que hago es estar bien en mi club, que es el que me paga, pero también miro por la Selección. A las dos les debo respeto y con ambas tengo que rendir al máximo”.

Habló de algunos de sus compañeros de equipo: “Sergio Ramos y Cristiano no manejan el vestuario, todo lo contrario. Yo creo que influyo. Cuando tengo que dar mi opinión se me escucha más que antes. No soy tan temperamental como Cristiano, Sergio o Pepe, pero estoy ahí”. Y también de David de Gea. Los rumores acerca del exjugador del Atlético surcan la actualidad deportiva: ¿cambiará Manchester por Madrid? Si así fuera, Iker lo tiene claro: “Es un chaval majísimo. Hemos hablado en la Selección. Como portero, es una realidad. Es presente total. Si viene, será bien recibido y tendremos que competir, como en la Selección”. Acerca de Keylor dijo: “Es otro porterazo y una maravillosa persona, pero sólo puede jugar uno. Se salió en el Levante e hizo un Mundial fantástico”.

No rehusó hablar de su relación con Florentino y confesó que alguna vez le ha preguntado a qué guardameta traería al Real Madrid: “A mí me gusta Asenjo, Sergio Rico… y también De Gea. Si viene alguno, yo aguantaría porque en mi contrato no hay una cláusula que ponga que tengo que ser titular. No quiero ser un problema para el club. A día de hoy, la temporada que viene Iker se queda en el Real Madrid. La relación con el presidente es muy correcta. Esta temporada tiene otra posición que las anteriores. No puede estar siempre con nosotros”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes