Casillas se despide solo y entre lágrimas: “Allí donde vaya seguiré gritando ¡Hala Madrid!”

Llegó el día que se llevaba esperando durante mucho tiempo, que algunos habrían deseado que no llegase nunca y otros querrían que se hubiese producido hace ...

Llegó el día que se llevaba esperando durante mucho tiempo, que algunos habrían deseado que no llegase nunca y otros querrían que se hubiese producido hace años. Iker Casillas dejó de ser jugador del Real Madrid y quiso despedirse del club en el que ha estado durante un cuarto de siglo en una rueda de prensa en el Santiago Bernabéu, y no habrá más. El capitán blanco no tendrá homenajes y se marchará a Oporto por la puerta de atrás, como si no fuera uno de los jugadores más importantes de la historia madridista.

Le costó muchísimo empezar por la emoción, por las lágrimas que le brotaban de los ojos. “Hoy he venido a este gran estadio para despedirme de todos vosotros y en especial de los madridistas. Como sabéis, desde ayer dejé de pertenecer al Real Madrid y pasaré a ser parte del Porto. Los motivos son, sobre todo, la ilusión que me han transmitido, en especial de Julen Lopetegui, que lo conozco desde hace tiempo. Y además, las muestras de cariño de la gente que podía saber que mi destino era Portugal, lo cual me hizo muy feliz. Daré el máximo y trataré de ganar todos los títulos posibles. Gracias Porto por haber confiado en mí”.

Casillas se despide solo y entre lágrimas: Allí donde vaya seguiré gritando ¡Hala Madrid!

“Después de 25 años llega el día en el que tengo que decir adiós a este club que me lo ha dado todo. Parece que fue ayer cuando a los 9 años me puse por primera vez la camiseta del Madrid. Me he sentido muy acompañado y querido durante todo este tiempo. Este club me ha ayudado no sólo como futbolista, sino como persona. Me ha infundido sus valores: el respeto, el esfuerzo y la humildad. Quiero acordarme de manera especial de todos los compañeros con los que he estado aquí. Compañeros con los que he creado una familia y he compartido lágrimas de alegría y de tristeza. También me quiero acordar de todos los entrenadores. Desde el primero, hasta el último, Carlo Ancelotti. A sus cuerpos técnicos, que también han sido parte fundamental en mi desarrollo, porque todos me han ayudado a mejorar y hemos vivido mucho juntos. De todos he aprendido muchísimo. Por supuesto, a todo el personal, el que no se ve. Todos me han apoyado a solucionar cualquier problema. Todo mi cariño a mis padres, que me han ayudado. Y a mi mujer y a mi hijo”, continuó Casillas.

“Estas últimas horas se las dedico al madridismo, que no conoce fronteras. Gracias por vuestro apoyo durante todo este año, por dejarme ser vuestro capitán durante cinco años y levantar todas las copas. Hay una frase que siempre digo: por encima de recordarme como buen o mal portero, quiero que me recuerden por ser buena persona. Gracias, gracias, miles de gracias. Nunca os podré olvidar y estad seguros de que allí donde vaya, seguiré gritando ¡Hala Madrid!”, acabó.

Fuente: ElConfidencial – Deportes