Casillas sigue sin mercado: “Si el míster no le quería antes, como para ficharle ahora”

“Si el míster no quería a Casillas cuando estaba en su mejor momento, como para querer ficharle ahora…”. Así deslizaban hace un días ...

“Si el míster no quería a Casillas cuando estaba en su mejor momento, como para querer ficharle ahora…”. Así deslizaban hace un días desde el Arsenal su hartazgo tras comprobar cómo desde España se informaba machaconamente del presunto interés de Arsène Wenger por fichar al guardameta del Real Madrid. La llegada a la portería de los ‘gunners’ del también veterano Petr Cech ha servido, no sólo para contentar al técnico francés, quien sí suspiraba por el fichaje del cancerbero checo, sino también para poner fin a estas especulaciones sobre Iker, promovidas en la mayoría de los casos desde su entorno y por unos medios que tienen por costumbre incluir sistemáticamente al Arsenal como posible pretendiente de cualquier jugador que esté en el mercado.   

Por más que Casillas tenga claro que el Real Madrid quiere que se marche para, además, hacer sitio a De Gea, el gran problema de Iker es que no encuentra un destino que se ajuste a sus pretensiones económicas y deportivas. Las primeras están por encima de lo que los clubes que pudieran estar interesados en su fichaje pueden ofrecerle. Sin embargo, en el caso concreto del Arsenal el criterio más importante ha sido el deportivo, aunque tampoco económicamente se ajustaba a la tabla salarial de los ingleses. ¿Y cómo saben esto en el club londinense? Pues porque el representante de Iker no sólo ha ofrecido al portero español, sino que incluso les ha hablado de cifras. Wenger considera que Casillas tiene carencias como, por ejemplo, el juego aéreo, que no se ajustan a las necesidades de la Premier, de ahí que nunca haya pretendido su fichaje y, como comentan en el Arsenal, no lo iba a hacer precisamente ahora que está en el declive de su carrera.

Hace dos veranos, Wenger pidió al Chelsea la cesión de Courtois, toda vez que Mourinho pensaba que para completar su formación lo mejor era jugar un año en algún equipo de la Premier. Sin embargo, el portugués se negó en rotundo en lo que consideraba reforzar a un rival directo, de ahí que prefiriera dejar al joven guardameta otra temporada más en el Atlético. Una vez que el belga se ha hecho con la titularidad de la portería del Chelsea, el técnico del Arsenal cambió de estrategia y nada más terminar la última temporada pujó por hacerse con el fichaje de Cech. El checo, que tenía otras importantes ofertas, incluso alguna como la del Paris Saint Germain, que le ofrecía más dinero, prefería no moverse de Londres.

Petr Cech.Petr Cech.

El fichaje de Cech, a espaldas de Mourinho

El pasado lunes, Arsenal y Chelsea anunciaron el traspaso de Petr Cech tras once temporadas en Stamford Bridge. Una vez que el guardameta dio su ok a cambiar de barrio, llegó la negociación entre clubes, aunque en este caso dejando de lado a Mourinho, pues los dirigentes ‘blues’ sabían que el técnico portugués no iba a ser partidario de llegar a un acuerdo, tal y como finalmente ocurrió. “Cuando Wenger me comentó su proyecto, la decisión estaba clara”, señaló Cech, tras superar el pertinente reconocimiento médico.

Mientras Mourinho no ha tenido más remedio que tragar, Wenger confiesa que el checo es un portero al que admira desde hace mucho tiempo y que está encantado con su fichaje. “Ha demostrado durante muchas temporadas que es uno de los mejores del mundo y por ello reforzará notablemente al equipo”, comentó el francés tras hacerse oficial la operación.

Cech, internacional checo de 33 años, jugó un total de 494 partidos con los ‘blues’, con quienes ganó todos los títulos del fútbol inglés e incluso los dos europeos: cuatro veces conquistó la Premier, cuatro la FA Cup, tres la Copa de la Liga, a los que hay que sumar una Liga Europa y una Liga de Campeones. Además, fue elegido mejor portero del mundo hasta en tres ocasiones. Su traspaso al Arsenal no ha gustado demasiado a los aficionados del Chelsea. Todo lo contrario de lo sucedido con los del Arsenal, tan felices como Wenger.

Seguro que a Casillas le hubiera gustado estar en la situación del guardameta checo, no sólo por dejar el Real Madrid, sino también por recalar en el equipo y la ciudad preferidas de él y de su pareja, Sara Carbonerao. Y eso que su fichaje era para el Arsenal más sencillo que el de Cech, al menos deportivamente, pues económicamente Iker tendría que haber hecho un esfuerzo, al que no parece dispuesto salvo que Florentino Pérez se lo compense como hizo con Raúl.  

Fuente: ElConfidencial – Deportes