Cleveland, la ciudad donde alumnos negros y blancos estudian en colegios diferentes

20.05.2016 – 12:50 H. Parece que hayan pasado siglos desde que Rosa Parks, una mujer de raza negra, se negó en 1955 a ceder su asiento a un hombre blanco ...

20.05.201612:50 H.

Parece que hayan pasado siglos desde que Rosa Parks, una mujer de raza negra, se negó en 1955 a ceder su asiento a un hombre blanco que viajaba junto a ella en el autobús. La historia de la segregación racial en Estados Unidos comenzaba a dar sus últimos coletazos y, a pesar de que todavía hoy en día hay quien defiende la existencia de cierto racismo en el país, se da por sentada la teoría de que la distinción entre razas ha pasado al olvido. Pero no en todos los sitios. Al menos, así parece demostrarlo el registro de la ciudad de Cleveland, donde los niños estudian en colegios diferentes en función de su color de piel.

Sin embargo, los motivos de esta divergencia no responden a cuestiones racistas. Echando la vista atrás al callejero de Cleveland es posible percibir cómo una antigua línea ferroviaria atravesó la localidad actuando como improvisado límite entre los barrios negros y blancos que poblaban la urbe. Así, antes de terminar con la distinción racial, en el lado este se instalaron las familias afroamericanas mientras que en el oeste vivían las familias blancas. Esta separación continuó por motivos prácticos durante mucho tiempo después de haber conseguido la integración de ambas razas: negros y blancos tenían sus casas en un determinado barrio, y no se iban a mudar simplemente por el hecho de poder hacerlo.

En el círculo negro, los centros de la comunidad negra DM Smith Middle School y East Side High School. En blanco, el Cleveland High School para niños de raza blanca. En rojo, el camino de la vía de tren que dividió la ciudad (Google Maps)En el círculo negro, los centros de la comunidad negra DM Smith Middle School y East Side High School. En blanco, el Cleveland High School para niños de raza blanca. En rojo, el camino de la vía de tren que dividió la ciudad (Google Maps)

La consecuencia lógica de este comportamiento derivó en el alzamiento de centros escolares a un lado y otro de la vía de tren, lo que provocó que en el margen oeste sólo estudien alumnos de piel clara y en el margen este sólo lo hagan los de tez oscura. Sin embargo, esta separación puede pasar a la historia si finalmente se hace efectivo el fallo del Departamento de Justicia de Estados Unidos que obliga a Cleveland a fusionar sus comunidades estudiantiles y que ya cuenta con fervientes opositores –entre ellos, la Junta Directiva del Distrito Escolar de la ciudad–.

Este organismo se plantea apelar la sentencia alegando que la diferenciación racial en sus aulas no responde a una cuestión racista, sino práctica: los niños van al colegio que les queda más cerca de casa. La escuela D.M. Smith Middle School y el instituto East Side High School –a los que asiste la comunidad negra– y los centros ‘blancos‘ Margaret Green Junior High School y Cleveland High School deberán integrarse a más tardar para el curso 2017-2018, según la disposición judicial. 

Ningún niño tiene prohibido echar su matrícula en ninguno de los centros de la ciudad, sea de la raza que sea

Además, la norma obliga a la revisión de los programas de estudio y al ofrecimiento de nuevos proyectos que consigan integrar a la nueva comunidad fusionada. Según Vanita Gupta, responsable de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, “esta decisión sirve como recordatorio de que el retraso de los distritos escolares en sus obligaciones contra la segregación es inaceptable e inconstitucional”. Sin embargo, desde la Junta de Distrito Escolar de Cleveland insisten en que, actualmente, ningún niño tiene prohibido echar su matrícula en ninguno de los centros de la ciudad, sea de la raza que sea.

Fuente: ElConfidencial.com