Cómo afecta el Brexit a los españoles y otras nueve claves para entenderlo

08.03.2016 – 05:00 H. Ya no es una amenaza, sino una realidad. El próximo 23 de junio, los británicos decidirán si quieren seguir siendo miembros de la ...

08.03.201605:00 H.

Ya no es una amenaza, sino una realidad. El próximo 23 de junio, los británicos decidirán si quieren seguir siendo miembros de la Unión Europea. Su veredicto tendrá consecuencias directas para los miles de españoles que viven actualmente en el Reino Unido. Mucho se habla ahora de mercado único, libra y euro. Pero poco se sabe de los antecedentes. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Por qué la segunda economía del bloque se esté planteando abandonar el barco? ¿Es más el sentimiento euroescéptico de un pueblo o la batalla interna de un partido político? A continuación se ofrecen las claves para entender una consulta que podría cambiar para siempre el ya malherido proyecto comunitario.

1. ¿Hablaríamos de esto si hubieran ganado los laboristas?

No. El plebiscito ha sido una obsesión de las filas ‘tories’ más euroescépticas desde hace años. En la década de los 70, con Edwart Heath como líder, los conservadores eran pro-europeos. Veían el proyecto como una gran oportunidad de mercado. Pero cuando la Comunidad Económica Europea fue mutando en un club que demandaba más implicación política surgieron las reticencias. En el año 2005, David Cameron se convirtió en líder de la formación gracias al apoyo de los euroescépticos con un discurso en el que ya marcaba las distancias con Bruselas. Pero por aquel entonces, la idea de convocar un plebiscito era inconcebible.

2. ¿Qué ha ocurrido en la última década?

Es esencial destacar el papel del UKIP. La formación se fundó en 1993, precisamente como resultado de una revuelta interna tory tras la firma de John Major en el Tratado de Maastricht. Tras las elecciones de 2010, donde Cameron no logró mayoría y se vio obligado a formar coalición con el europeísta Liberal Demócrata, el líder del UKIP, Nigel Farage, comenzó a despuntar con un discurso anti-inmigración y anti-UE hasta el punto de convertirse en el protagonista absoluto de los comicios locales y europeos de 2014. Para entonces, la presión de las filas conservadoras era ya insostenible y Cameron prometió que, si era reelegido en 2015, convocaría un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en el bloque.

3. ¿Pero los británicos son o no euroescépticos?

Por lo general, el pueblo británico siempre ha considerado que da más de lo que recibe de la UE. Debido a la crisis económica, la inmigración protagonizó la campaña electoral del año pasado. El UKIP quedó como tercera fuerza más votada, aunque debido al complejo sistema electoral solo consiguió un escaño. Por el discurso de algunos políticos, muchos ciudadanos asumen ahora que sólo abandonando el club se podrá disminuir la inmigración neta. Según sondeos de finales de febrero, un 38% de los británicos respalda el Brexit, frente al 37% que está a favor de continuar en el bloque. El 25% aún se muestra indeciso.

Un empleado en la sede del grupo de presión 'Leave.eu', en Londres, el 12 de febrero de 2016 (Reuters).Un empleado en la sede del grupo de presión ‘Leave.eu’, en Londres, el 12 de febrero de 2016 (Reuters).

4. ¿Cuál es realmente la migración neta?

Según los últimos datos de la Oficina Nacional de Estadística, la migración neta (la diferencia entre los que vinieron y se fueron) se sitúa en 323.000 personas hasta septiembre de 2015. Del número total de inmigrantes, 172.000 proceden de la UE y la mayoría de ellos, el 30%, han llegado a Reino Unido para buscar trabajo, mientras que la mayor parte de los 191.000 inmigrantes no pertenecientes al bloque europeo, un 21%, ha llegado para estudiar. La última vez que la migración neta excedió las 300.000 personas fue en junio de 2005, cuando el número de inmigrantes procedentes de países externos a la UE alcanzó los 250.000. La ampliación del bloque ha hecho aumentar fuertemente la llegada de inmigrantes de Europa del Este. El propósito del Gobierno de Cameron es reducir la migración neta por debajo de los 100.000.

5. ¿Qué significa el pacto de la cumbre europea?

Cameron siempre dijo que antes de celebrar el plebiscito quería negociar con el resto de líderes europeos unas reformas con el convencimiento de que el “nuevo estatus” conseguirá convencer a los británicos que es mejor quedarse dentro del bloque. Mientras que unos aseguran que se ha hecho una “Europa a la carta” para el ‘premier’, otros consideran que en realidad no hay cambios relevantes. 

6. ¿Qué quería y qué ha conseguido Cameron?

– Una unión cada vez más estrecha: Reino Unido quedará eximido de una mayor integración, un compromiso que se había convertido en totémico para los tories más euroescépticos.

Protección de la City: a partir de ahora Londres podrá retrasar de manera unilateralmente la legislación europea si el Gobierno considera que se discrimina a los países no pertenecientes a la zona euro.

Londres sería el primer interesado en negociar un convenio especial con Madrid: la gran mayoría del millar de británicos que vive en nuestro país son jubilados que se benefician del sistema de salud– Freno de emergencia: Cameron quería restringir por completo los subsidios a los trabajadores comunitarios hasta que no llevaran cuatro años cotizando en el país. Pero Bruselas sólo ha aceptado un freno de emergencia por un periodo de siete años. Durante este tiempo, no sólo Reino Unido sino todos los países de la UE que demuestren que los altos niveles de migración suponen un ahogo para su sistema de bienestar, podrán restringir las ayudas a los comunitarios por cuatro años. Al principio de manera total, pero luego se dará acceso a la pagas de manera paulatina.

– Prestaciones por hijo: Cameron quería prohibir las ayudas por hijos a los comunitarios cuyas familias residen en su país de origen. Quería además que la medida fuera retroactiva afectando por tanto a los que actualmente ya reciben estas pagas. Sin embargo, las ayudas están protegidas hasta 2020, cuando comenzarán a recibirse de acuerdo con el nivel de vida del país donde resida el menor.

Libertad de movimiento: Consciente de que limitar la libertad de movimiento dentro de la UE sería imposible, Cameron ha conseguido negar la entrada automática al país de los extracomunitarios que contraen matrimonio con comunitarios si existen indicios de que se trata de un “matrimonio por conveniencia”. También ha logrado nuevos poderes para excluir a los comunitarios que se consideran un riesgo para la seguridad nacional, incluso si no tienen antecedentes penales.

7. ¿Cómo afectan estas medidas a los españoles?

Es imposible saberlo porque al evaluar estas cifras el Instituto Nacional de Estadística habla de europeos, pero no especifica nacionalidades. Por su parte, el Gobierno afirma que el 10% de las ayudas a trabajadores con bajos salarios son para ciudadanos europeos, que representan el 6% de la fuerza laboral.

En el ejercicio 2013-2014, se invirtieron 2.500 millones de libras (3.200 millones de euros) en ayudas sociales a inmigrantes del Espacio Económico Europeo (EEE) -que incluye a Noruega, Suiza, Islandia y Liechtenstein-. Según los datos del Ejecutivo, cerca del 40% de los “inmigrantes recientes” provenientes de Europa viven en hogares en los que se recibe algún tipo de ayuda social. Esas familias perciben una media de 6.000 libras anuales (7.680 euros) en ayudas fiscales, mientras que 8.000 de esos hogares reciben más de 10.000 libras (12.800 euros) al año en ese concepto. En el último año fiscal, el Estado dedicó 700 millones de libras (900 millones de euros) para pagar subsidios de desempleo y ayudas a la vivienda a ciudadanos del EEE.

El Ejecutivo británico informó asimismo de que cerca de 20.000 ciudadanos europeos han recibido durante 2015 ayudas para mantener a hijos que están en otros países (un total de 32.000 paquetes de ayuda).

8. ¿Cómo afectaría el Brexit a los españoles?

Actualmente hay alrededor de 200.000 españoles viviendo en suelo británico, aunque es imposible decir una cifra con exactitud ya que no todos están registrados en el Consulado. Nadie sabe aún las consecuencias que tendría un Brexit para los comunitarios que viven en el país. De momento, el Reino Unido estaría dos años en una especie de limbo hasta que se definiera su nuevo estatus. Aparte de tener que solicitar o no una visa, entre otros asuntos claves, se tendría que resolver si tienen derecho al Sistema Nacional de Salud y si se establece un convenio especial entre ambos países en materia fiscal. A nivel de pensiones, se tendría que definir cómo afecta a los españoles estas pagas los años trabajados en el Reino Unido.

Meirion Hughes, 63, y Judy Rawlings, de 66 años, posan en un bar en Marbella (Reuters).Meirion Hughes, 63, y Judy Rawlings, de 66 años, posan en un bar en Marbella (Reuters).

9. ¿Y a los británicos que viven en España?

Sin lugar a dudas, Londres sería el primero interesado en negociar un convenio especial con Madrid, ya que la gran mayoría de alrededor del millar de compatriotas que viven en nuestro país son jubilados que se benefician del sistema de salud español. Entre 2000 y 2010, el número de residentes británicos mayores de 60 años se incrementó en un 400%. Las autoridades españolas estiman que casi la mitad de los expatriados británicos son mayores de 50. Según un informe publicado por ‘The Guardian’, los pensionistas elogian el acceso a los especialistas, la calidad del equipo médico y la infraestructura del sistema de salud pública de España. Incluso alaban el esfuerzo de los médicos por hacerse entender, ya que muchos ingleses -sobre todo los que residen en la Costa del Sol- no hablan español.

Actualmente, el Reino Unido transfiere una suma mensual para compensar por cada pensionista que reside legalmente en España. Sin embargo, esto solo se aplica a aquellos que se han registrado con las autoridades locales. Con todo, la mayoría no hace los trámites.

10. ¿Sobreviviría económicamente la UE sin RU?

Hasta ahora no hay precedente de que un miembro del tamaño del Reino Unido haya abandonado el hoy tan cuestionado proyecto europeo. Argelia dejó la Comunidad Económica Europea cuando se independizó en 1962, los 56.000 residentes de Groenlandia se marcharon en 1985, la colonia caribeña francesa de San Bartolomé salió oficialmente en 2012… Sin embargo, ninguno de estos casos se puede comparar con un país de 65 millones de personas que aporta a las arcas europeas alrededor de 12.000 millones de libras al año (15.000 millones de euros). Sí, en efecto, las islas británicas son un gran contribuyente. Pero hay que tener también en cuenta que la UE es su principal socio comercial. Aporta más de 400.000 millones de libras (506.000) a la economía británica.

Fuente: ElConfidencial.com

Palabras relacionadas: