Confusión por el 'veto electrónico' de Trump: ¿amenaza yihadista o proteccionismo?

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

Una filial de Al Qaeda ha perfeccionado sus técnicas para esconder explosivos en dispositivos electrónicos y baterías de ordenadores portátiles. Esta sería la razón del veto impuesto por EEUU y Reino Unido a tabletas, portátiles o reproductores de DVD como equipaje de mano en vuelos procedentes de ocho países de mayoría musulmana, según fuentes de la Inteligencia estadounidense citadas por la cadena CNN. El descubrimiento de que Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) pretende utilizar las baterías y el compartimento para las mismas para introducir explosivos en vuelos comerciales condujo a la imposición del veto, aseguran dichas fuentes.

Tal y como sucedió con el veto migratorio, la confusión en torno a la nueva prohibición es la nota dominante. Para otros medios de EEUU, como el diario ‘The New York Times’, la amenaza proviene del Estado Islámico, que estaría desarrollando un artefacto explosivo oculto en dispositivos electrónicos portátiles para imitar la estrategia de Al Qaeda, según indican al rotativo dos altos cargos de Inteligencia bajo condición de anonimato.

La Administración Trump mantiene que las nuevas restricciones no responden a la amenaza de un ataque específico e inminente. Los responsables de Inteligencia citados por el ‘NYT’ sostienen que la alerta refleja el temor a que el Estado Islámico haya desarrollado -o lo haga pronto- nuevos métodos para atentar contra Occidente. Por el momento, el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU tampoco habla de respuesta a una amenaza inmediata mientras analistas del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, think-tank con sede en Washington, destacan que “el reducido ámbito” del veto sugiere que el Gobierno está reaccionando a información precisa de los cuerpos antiterroristas.

La nueva prohibición afecta a más de 50 vuelos diarios directos procedentes de Arabia Saudí, Turquía, Marruecos, Jordania, Kuwait, Egipto, Qatar y Emiratos Árabes Unidos. Es decir, incluye a aeropuertos internacionales tan importantes como los de Estambul o Dubái. El veto de Reino Unido afecta a seis países, dos de ellos no incluidos en la lista de Washington: Túnez y Líbano. Las aerolíneas afectadas -ninguna de ellas estadounidense- deben impedir que los pasajeros suban al avión con cualquier dispositivo mayor que un teléfono móvil. Portátiles, iPads, consolas de videojuegos, cámaras y reproductores de DVD tendrán que ser facturados con el resto del equipaje.

La información en poder de los servicios de Inteligencia de EEUU “indica que la aviación comercial sigue siendo un objetivo para los grupos terroristas”, que pretenden “esconder artefactos explosivos en diversos artículos de consumo”, declaran a la CNN las fuentes mencionadas. Ayer, cuando Reino Unido anunció que se sumaba al veto después de que la ‘premier’ Theresa May mantuviera varias reuniones sobre seguridad aeronáutica, fuentes de seguridad británicas declararon al diario ‘The Telegraph’ que habían visto “los mismos informes que sus colegas estadounidenses”. Sin embargo, fuentes antiterroristas citadas por Sky News aseguran que el veto no responde a una amenaza específica y lo justifican por la “amenaza general contra la aviación comercial”.

Ángel Martínez

Un estudio revela un rechazo generalizado en las sociedades europeas a la inmigración musulmana. La mayoría respalda un veto similar al impuesto por Trump en EEUU

¿Una medida proteccionista?

Expertos aeronáuticos han puesto en duda la efectividad del veto. La prohibición no impide que un pasajero procedente de los aeropuertos de Oriente Medio incluidos en la medida porte dispositivos electrónicos en un avión a otra región y después tome un vuelo de conexión hacia Estados Unidos. Es decir, no aborda las amenazas potenciales procedentes, por ejemplo, de Francia, que lidera una lista de la Casa Blanca sobre “los mayores ataques terroristas contra Occidente” como país ‘generador’ de yihadistas.

Philip Baum, analista de seguridad aeronáutica y editor de la revista ‘Aviation Security International’, asegura que es más complicado activar un explosivo escondido en un aparato que vaya en la bodega del avión, pero que los controles del equipaje de mano son más efectivos que la inspección de la carga. “Somos mucho más efectivos en los controles de seguridad del equipaje de mano que en los del equipaje facturado, porque inspeccionas cantidades menores y tienes al pasajero delante”, declara. Además, Baum advierte de que la nueva medida no aborda las “amenazas internas” en los aeropuertos y cita el ataque contra un avión somalí de Daallo Airlines en 2016, cuando dos trabajadores pasaron un portátil por una cinta de rayos X y después entregaron el dispositivo al terrorista.

Tres de las aerolíneas han sido acusadas por sus competidores estadounidenses de recibir enormes subsidios estatalesEntre las compañías afectadas se encuentran algunas de las principales aerolíneas internacionales como British Airways, Turkish Airlines, Qatar Airways o Emirates Airline. Durante los últimos años, las mayores aerolíneas del Golfo -Emirates, Qatar y Ethihad- han afianzado su posición en el mercado estadounidense. Por ello, los profesores Henry Farrel y Abraham Newman sugieren que el veto está más relacionado con el proteccionismo económico que con cuestiones de seguridad nacional.

“Tres de las aerolíneas afectadas por estas medidas -Emirates, Etihad Airways y Qatar Airways- han sido acusadas desde hace tiempo por sus competidores estadounidenses de recibir enormes subsidios estatales. Estas aerolíneas temían dese hace meses que el presidente Trump tomase represalias. Esto (el veto) podría ser su contraataque”, escriben los profesores de la Universidad George Washington en el diario ‘Washington Post’.

En 2016 varias aerolíneas estadounidenses exigieron al Gobierno que emprendiese acciones contra sus competidores del Golfo, que han extendido sus servicios a EEUU y están aumentando su cuota de mercado. La semana pasada un grupo que representaba a compañías norteamericanas –American, Delta y United incluidas– difundieron una carta abierta a Trump a través del ‘New York Times’ y el ‘New York Post’. “Los miles de millones de dólares en subsidios ilegales a las aerolíneas del Golfo constituyen una descarada violación de nuestros tratados de Cielos Abiertos y un ejemplo perfecto del tipo de engaños comerciales que detesta el presidente Trump“, señala la misiva.

Fuente: ElConfidencial.com