Corbyn elige a un enemigo del capitalismo como portavoz de Economía

Jeremy Corbyn, el nuevo líder del Partido Laborista británico, tenía una oportunidad única de demostrar a los suyos que no pretende dirigir un movimiento ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

Jeremy Corbyn, el nuevo líder del Partido Laborista británico, tenía una oportunidad única de demostrar a los suyos que no pretende dirigir un movimiento de extrema izquierda. Con la formación completamente dividida, prometió formar un equipo “representativo de todas las sensibilidades”. Pero ha tirado la oportunidad por la borda al nombrar a John McDonnell como portavoz de Economía. Si hay alguien con ideas más radicales que Corbyn, ese es McDonnell. El diputado por el distrito de Hayes y Harlington, de 64 años, se declara enemigo del capitalismo, sus citas del Manifiesto Comunista de Marx y Friederich Engels son constantes y en alguna ocasión ha dicho que le gustaría volver a los años ochenta para asesinar a Margaret Thatcher.

“Eligiendo a McDonnell, Corbyn hace una auténtica declaración de intenciones. No solo está poniendo en peligro la unidad de sus filas, sino que cierra además cualquier posibilidad de convertirse en alternativa creíble para las elecciones generales de 2020”, explica a El Confidencial el politólogo Steven Fielding, experto en el Partido Laborista. “No hay que olvidar que los laboristas perdieron los comicios de mayo al no tener una propuesta económica convincente. En la calle la austeridad no es popular, pero de alguna manera, la gente acepta que hay que llevar a cabo determinados recortes para equilibrar las cuentas”, matiza. Actualmente, el déficit presupuestario representa un 5% del PIB.

A principios de junio, poco después de que Ed Miliband dimitiera tras llevar a la formación a una estrepitosa derrota en las urnas, McDonnell fue tentado por diversas organizaciones de la izquierda más radical para presentarse como candidato. Sabía que sus posibilidades eran pocas, por no decir nulas, porque ya lo había intentado en dos ocasiones y no había conseguido las 35 nominaciones suficientes de sus colegas. Hacía además un par de años que le había dado un ataque al corazón, por lo que no se sentía con fuerzas. Fue entonces cuando animó a su fiel amigo y Corbyn aceptó con la siguiente frase: “Está bien. Me convertiré en el cordero sacrificado”.

Lo que nadie esperaba -ni siquiera el propio Corbyn– era que tan solo tres meses después fuera elegido como líder de la oposición. En efecto, el político de 66 años consiguió el pasado sábado una impresionante victoria en primera ronda en la que se hizo con el 59,5% de los votos, un porcentaje mucho más alto del que Tony Blair consiguió en 1994. Los miembros, afiliados y aquellos que se registraron pagando 3 libras para tener derecho a voto consideran que su visión pacifista, su admiración por Hugo Chávez y su clara intención de subir los impuestos a los ricos pueden devolver las raíces socialistas de un partido con 115 años de historia. Pero, según los rotativos, menos del 10% de los 232 diputados de la formación le querían tener al frente.

El nuevo líder laborista, Jeremy Corbyn, camina entre periodistas y simpatizantes tras un discurso en Londres. (Reuters) El nuevo líder laborista, Jeremy Corbyn, camina entre periodistas y simpatizantes tras un discurso en Londres. (Reuters)

Y ahora, pese a las críticas, Corbyn ha elegido a su gran aliado como mano derecha. Conoce las consecuencias de tener a un líder y un portavoz de Economía enfrentados. Las vivió en primera persona con Tony Blair y Gordon Brown, los responsables del Nuevo Laborismo que él acaba de enterrar con su giro radical a la izquierda. Pero también es consciente de que con McDonnell, imponer su autoridad es tarea complicada. Hasta siete miembros del anterior gabinete en la oposición se han negado a trabajar con él, entre ellos, Jamie Reed, que ni siquiera esperó a que el protagonista terminara su primer discurso para anunciar su dimisión vía Twitter.

Corbyn no cuenta con el respaldo de sus filas, pero no dimitirá. Lleva toda la vida luchando para transformar la formación y ahora no va a desaprovechar la oportunidad ni va a moderar su discurso. Durante sus 32 años como diputado, nunca ha transigido. Ha sido el parlamentario que más veces ha votado en contra de la disciplina de partido. Y si no lo ha hecho antes, ni mucho menos lo va a hacer ahora”, explica Fielding.

La pregunta es: si con el llamado Ed “el Rojo” los laboristas se estrellaron en mayo en las urnas, ¿por qué los militantes han elegido ahora a un líder aún más radical? El politólogo asegura que Miliband moderadamente intentó “dar ese giro a la izquierda, pero al final se dio cuenta que tenía que hacer concesiones para presentarse como una alternativa creíble. Si los simpatizantes creen que con un discurso más radical van a ganar en 2020 se equivocan”, matiza.

“Los nacionalistas escoceses de Nicola Sturgeon están también en contra de la austeridad. Pero no van a dar su apoyo a Corbyn porque saben que precisamente ha sido gracias a la caída del laborismo por lo que han conseguido un número histórico de diputados de la Cámara de los Comunes”, añade.

Manifestantes a favor de conceder el asilo a refugiados con una figura de Ed Miliband, en Londres. (Reuters)Manifestantes a favor de conceder el asilo a refugiados con una figura de Ed Miliband, en Londres. (Reuters)

Por otra parte, Fielding recalca que aunque muchos simpatizantes de la izquierda han visto la elección de Corbyn como un mensaje alentador para Podemos y Syriza, “no valoran la fotografía al completo”. “Esto es tan solo una victoria efímera. En unos meses, cuando empiece a perder seguidores será todo distinto”, explica.

Con la elección de McDonnell, Corbyn también ha acabado con la promesa de dar a las mujeres grandes puestos. Es cierto que en el llamado “gabinete en la sombra”, hay más mujeres que hombres (16-15). Pero los principales cargos siguen siendo para ellos. Entre los nombramientos destacados figuran el de Andy Burnham, quien también era candidato al liderazgo de la formación, que fue nombrado ayer portavoz de Interior. El de Asuntos Exteriores ha quedado para Hilary Benn, del ala izquierdista del partido. El puesto de portavoz de Empresa ha caído en Angela Eagle.

Corbyn también ha acabado con la promesa de dar a las mujeres grandes puestos. En el llamado ‘gabinete en la sombra’ hay más mujeres que hombres, pero los principales cargos siguen siendo para ellosSu hermana, María Eagle, ha sido nombrada portavoz de Defensa. En un principio, Corbyn había ofrecido este puesto a Chris Bryant, pero éste lo rechazó porque no está de acuerdo con “muchas” de las políticas que apoya el nuevo líder, quien se muestra en contra del desarme nuclear.

En un artículo publicado por The Observer, el pacifista y defensor de Hugo Chávez afirma que su intención es construir un nuevo y más amplio movimiento laborista, “más amable, más respetuoso, pero también valiente”, que demuestre a la gente que “inequívocamente está de su parte”.

Respecto a las próximas actividades parlamentarias, adelantó que los laboristas tendrán que oponerse a los ataques aéreos contra los yihadistas en Siria. “Eso no ayudará a los refugiados, creará más”, afirmó el veterano activista, que explica que la labor del Laborismo es “hacer campaña por la paz y el desarme en todo el mundo”. El Estado Islámico “es absolutamente aberrante y el régimen del presidente (sirio Bachar al) Asad ha cometido crímenes horribles. Pero también debemos oponernos a las bombas saudíes en el Yemen o a que la dictadura de Baréin asesine su movimiento democrático”, apuntó.

Corbyn subrayó además que, para los conservadores, el déficit es solo una excusa para aplicar sus viejas políticas de “rebajar los sueldos, recortar los impuestos para los ricos, permitir que escale el precio de la vivienda, vender los recursos nacionales y atacar a los sindicatos”.

Fuente: ElConfidencial.com