Crece el temor internacional: tensión en máximos entre EEUU y Corea del Norte

14.04.2017 – 07:44 H. – Actualizado: 13 M. Corea del Norte celebra el 105º aniversario del fundador del régimen manteniendo en vilo a la comunidad ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
118

14.04.201707:44 H. – Actualizado: 13 M.

Corea del Norte celebra el 105º aniversario del fundador del régimen manteniendo en vilo a la comunidad internacional. La posibilidad de que Pyongyang realice un nuevo ensayo armamentístico este fin de semana en medio de los festejos y ejercicios militares en honor a Kim Il-sung, creador de la ideología juche y abuelo del actual líder, ha disparado las especulaciones. Especialmente tras las demostraciones de fuerza y amenazas de intervención de EEUU. Después de ordenar dos acciones militares en Siria y Afganistán en un plazo de siete días, el presidente Donald Trump podría estar preparando un “ataque preventivo” con “armas convencionales” contra el régimen norcoreano, según varios responsables de Inteligencia citados por la cadena NBC.

“Adoptaremos nuestra reacción más dura contra EEUU y sus fuerzas vasallas (en referencia a Seúl), sin piedad y sin permitir que los agresores sobrevivan“, ha amenazado hoy el Ejército norcoreano, en un comunicado difundido por la agencia KCNA, mientras el país se vuelca en enaltecer a toda la dinastía Kim.

Washington, que respondió a las últimas pruebas balísticas norcoreanas con el envío de una flota encabezada por el portaaviones nuclear USS Carl Vinson, habría desplegado dos destructores dotados de misiles Tomahawk a menos de 500 kilómetros de la zona en la que Pyongyang realiza sus ensayos balísticos, subrayan las citadas fuentes. Corea del Norte anunció hace días que se aproxima “un gran acontecimiento” en coincidencia con las celebraciones del “Taeyangjeol”, el Día del Sol, algo que EEUU interpreta como la posibilidad de que realice un nuevo ensayo balístico.

Pyongyang, que no ha confirmado ni desmentido tal posibilidad, ha cargado hoy contra Washington por desplegar “activos nucleares masivos” en la zona, lo que puede llevar a “una guerra termonuclear en cualquier momento y suponer una seria amenaza para la paz y seguridad mundial”. Los tambores de guerra han provocado llamamientos a la contención por parte de China, principal aliado del régimen norcoreano, y Rusia tras la enorme alarma generada por la posibilidad de que Corea del Norte realice su sexta prueba atómica.


Á. Martínez

Se trata de la bomba GBU-43 Massive Ordnance Air Blast (MOAB) y se ha utilizado contra un complejo de túneles del Estado Islámico. Se han destruido tres y 36 combatientes de ISIS han muerto

En medio de los festejos por el aniversario de Kim Il-sung, los cinco años de Kim Jong-un en el poder y las más de ocho décadas del establecimiento del Ejército Popular, que se cumplen el próximo martes, imágenes tomadas por satélite y difundidas el jueves muestran que la base nuclear de Corea del Norte estaría “preparada y lista” para un nuevo test, según advierte la web especializada 38north.

Las fotografías, obtenidas en la víspera y analizadas por esta web, muestran en la base de Punggye-ri “persistente actividad en el portal norte (donde se realizaron las últimas pruebas norcoreanas), nueva actividad en la zona administrativa principal y personal congregado el centro de mando de las instalaciones”. Los expertos llevan semanas alertando de la continua actividad en Punggye-ri y temen que Corea del Norte pueda llevar pronto a cabo otra prueba nuclear, especialmente por las importantes efemérides para el régimen.

Ante las advertencias de EEUU, Corea del Norte ha respondido con un previsible desafío: Pyongyang está “listo” para responder “a todo tipo de guerra” que desee Washington. Su respuesta es solo un paso más en el conflicto que en los últimos meses ha estado marcado por el lanzamiento de misiles balísticos de Corea del Norte contra el mar de Japón “con el objetivo de alcanzar las bases estadounidenses”, en palabras del régimen juche.

Imágenes de satélite de la base nuclear de Corea del Norte. (Reuters)Imágenes de satélite de la base nuclear de Corea del Norte. (Reuters)

“Si hay una guerra todos perdemos”

El presidente Trump dejó claro poco después de llegar al poder su intención de cambiar la estrategia para poner coto al programa armamentístico norcoreano, esto es, acabar con la calificada como “paciencia estratégica” de la Administración Obama. Y si a algo apunta el nuevo inquilino de la Casa Blanca en cuanto a política exterior es al ‘modelo Reagan’. En solo una semana, el nuevo Comandante en Jefe ha ordenado el uso de algunas de las armas más poderosas del arsenal de Washington, enviando el mensaje de que, como presidente, no dudará en utilizar la fuerza letal. “Es obvio que piensa que Washington y el resto del mundo están observando”, resume la CNN.

Tras su ataque con misiles de crucero a una base aérea del régimen sirio en respuesta a un supuesto ataque químico, operación que otorgó a Trump su primer ‘éxito’ internacional y el respaldo de Congreso y Senado, EEUU lanzó ayer por primera vez su bomba no nuclear más potente en Afganistán. El objetivo de la GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast Bomb (MOAB), conocida como “la madre de todas las bombas”, fueron “combatientes y túneles” del Estado Islámico en la provincia de Nangarhar, una remota región del país donde el ISIS pretende extender su presencia ante la perdida de territorio en Irak y Siria.

El lanzamiento de la MOAB, un gigantesco proyectil de 10 toneladas de peso diseñado durante la guerra de Irak para destruir complejos de cuevas y túneles, indica para algunos analistas que la zona está ampliamente ocupada por “operativos e instalaciones” del ISIS. No obstante, el Estado Islámico no es el grupo yihadista más poderoso de Afganistán: los talibanes mantienen la hegemonía y han ofrecido resistencia al ISIS, pese a haber sido ‘invitados’ a unirse al ‘Califato’.

“No sé si manda o no un mensaje (a Pyongyang). Corea del Norte es un problema y nos ocuparemos de él“, dijo Trump al comentar brevemente el ataque contra el ISIS tras una reunión en la Casa Blanca.

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump. (EFE)El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump. (EFE)

Si hay una guerra todos perderemos”. Con esta advertencia China ha respondido al aumento de la tensión ante la imprevisibilidad del régimen de Pyongyang y de la respuesta de EEUU. Pekín, cuya propuesta de ‘pacificación’ exige a todas las partes que suspendan sus ensayos, maniobras y actividades militares, pide a Washington que retome el diálogo para impedir que la situación “evolucione hasta un punto irreversible e incontrolable”. No obstante, en un mensaje al régimen norcoreano, recalca que una prueba nuclear “sería peligrosa e irresponsable”.

Rusia, preocupada por la escalada de tensión, también pide contención. “Moscú está observando con gran inquietud la escala de tensiones en la península de Corea. Llamamos a todos los países a mostrar contención, y advertimos a todos los países contra cualquier acción que pueda suponer un paso provocativo”, señaló hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Al mismo tiempo, Peskov subrayó que Rusia mantiene una postura consecuente de defensa de la no proliferación de las armas nucleares, pero que también es partidaria de los “métodos político-diplomáticos de todas las crisis, incluida la norcoreana”.

Mientras, el Gobierno de Taiwán ha adoptado planes de contingencia ante la escalada de tensión en la península coreana, según anunció este viernes el portavoz presidencial Alex Huang. “El equipo de seguridad nacional ha seguido muy cerca los impactos geopolíticos y económicos sobre la región” y “para proteger el interés nacional y la seguridad y bienestar de nuestro pueblo, ha planeado todo tipo de preparaciones necesarias para afrontarlos”, dijo Huang.

Fuente: ElConfidencial.com