Cristiano, tras los goles de Raúl… ¿Y la puerta de atrás del Real Madrid?

En el campo de Vallecas, antaño los partidos eran mañaneros. Los aficionados presenciaban los encuentros degustando un buen bocata, entre tragos de vino de ...

En el campo de Vallecas, antaño los partidos eran mañaneros. Los aficionados presenciaban los encuentros degustando un buen bocata, entre tragos de vino de la bota que llevaban colgada al hombro. Allí, en el choque del pasado miércoles contra el Rayo Vallecano, Cristiano Ronaldo subrayaba en su brillante balance deportivo el gol 300 en la casilla de su haber particular. 

El portugués está a un paso de igualar, e incluso superar, los 307 tantos que marcó el mítico Alfredo Di Stéfano en las once temporadas que defendió a capa y espada el escudo del Madrid. Más complicado lo tiene Ronaldo para alcanzar a Raúl, que después de 16 años en la primera plantilla dejó la impronta de su ambición, tremenda voluntad y de tener el gol entre ceja y ceja. Astuto y pillo dentro del área, marcó 380 goles oficiales. Su excelente valía y ser uno de los ídolos más aclamados del Bernabéu, no fueron suficientes argumentos para que Florentino Pérez le echara del club por la puerta de atrás.

Cristiano, al que nadie puede discutir que es una megaestrella sobre los terrenos de juego y en los spots publicitarios, podría llegar al número de tantos que logró Raúl si cumple el contrato que tiene con el Real Madrid. Ya hay fundados rumores de que quiere regresar al Manchester United, entre otros, por un par de concretos motivos: porque ha llegado a sus oídos que el presidente y algunos directivos critican las actitudes del portugués dentro y fuera del Bernabéu y porque ha dejado de ser el niño bonito de Florentino.  

¿Y por qué ha dejado de ser el más mimado por el presidente?, se preguntarán. Pues porque en la zona noble del club, Florentino Pérez y algunos directivos han criticado en petit comité los gestos de Ronaldo fuera y dentro del Bernabéu, como frotarse el escudo cuando fue expulsado en el feudo del Córdoba, llevarse las manos a las partes pudendas en el Camp Nou, insinuar con sus dedos y musitar que el árbitro le había robado un penalti ante el Rayo… Y, sin dejar en el olvido, las miradas desafiantes que, a veces, dedica a algún compañero cuando no le pasa al pie el balón. Me dice un amigo madridista que Cristiano Ronaldo hace más gestos que un probador de vinagres.

Florentino Pérez junto a Raúl (FOTO: Real Madrid)Florentino Pérez junto a Raúl (FOTO: Real Madrid)

“No lo quiero ver ni un minuto más en la plantilla”

Raúl González, que aún sigue dando lecciones de fútbol en el Cosmos de Nueva York, sin alharacas y con esa templanza personal que le acompaña, ha manifestado que “el señorío del Real Madrid, uno de los aspectos más destacables de mi etapa de capitán, hoy lo representan muy bien Sergio Ramos e Iker Casillas. Por otra parte, si algún día me dedico a entrenar, mis referentes serán Vicente del Bosque y Jorge Valdano”. Los dardos que ha lanzado el exjugador madridista han sido como darle una patada en el trasero a Florentino. No es ningún secreto que, desde hace tiempo, el presi no simpatiza ni con el guardameta madrileño ni con el defensa sevillano. Y ya no digamos con el actual seleccionador nacional.

En una céntrica cafetería cercana al estadio Santiago Bernabéu, saboreando lentamente un café, un exdirectivo del Madrid, al recordar la etapa de Raúl en el equipo blanco y su despedida del club, se desahogó con este largo comentario: “Cuando en 2010 llegó al Real Madrid, José Mourinho insinuó que no iba a contar con Raúl. El magistral delantero madridista había llegado a un acuerdo verbal para fichar por el Manchester United, en el que pensaba retirarse y poner el broche a su espectacular carrera deportiva. Sin embargo, las excelentes relaciones que existían, y pienso que seguirán existiendo, entre Mourinho y Alex Ferguson, fueron la causa de que Raúl no fichase por el club inglés”. 

“Al enterarse Mourinho de las gestiones que había hecho el representante de Raúl con el Manchester, el técnico portugués llamó por teléfono a su amigo Ferguson y le dijo, más o menos, que Raúl entraba en sus planes, asegurando a su interlocutor que le iba a ayudar en los partidos en que decidiera alinearle y que, por su experiencia, era un hombre muy importante en la relación con sus compañeros en el vestuario”, añade el exdirectivo.

Cristiano Ronaldo y Raúl en una imagen de archivo (EFE)Cristiano Ronaldo y Raúl en una imagen de archivo (EFE)

“El partido-homenaje a Raúl fue una pantomima”

Apuró el café y agregó: “En la presentación de un libro, en el antepalco del estadio Santiago Bernabéu, Mourinho le comentó al presidente que Raúl se quedaba en la plantilla madridista. Al terminar el acto, Florentino Pérez salió zumbando hacia el garaje que hay en la parte baja del estadio en busca de Ginés Carvajal, representante de Raúl. Cuando consiguió localizarle, le dijo que no quería ver a Raúl ni un minuto más en la plantilla del Madrid”, subraya.

Y reconoce que “la actitud que tuvo el presidente no me extrañó, porque no acepta de ningún modo las herencias que recibe. No quiso a Fernando Redondo, Sneijder, Robben, Higuaín… Y no quería fichar a Cristiano Ronaldo porque decía que había que pagar al Manchester una barbaridad por su traspaso. Jorge Valdano y José Ángel Sánchez, directores generales del club, le dijeron a Florentino que había que intentar contratar por todos los medios al genial futbolista portugués”.

Por otra parte, el exdirectivo sentencia: “No puedo compartir la opinión de Florentino Pérez al decir que le preparó un partido-homenaje a Raúl. Aquel partido contra el Al-Sadd, en la trigésimo quinta edición del Trofeo Santiago Bernabéu, fue una pantomima. El presidente lo único que pretendía era quedar bien ante la afición madridista, reconocer que le había echado del Madrid de manera inconcebible y acercar posturas para que regresara al club junto a Fernando Hierro, al que muchos han criticado su vuelta por los encontronazos que en alguna ocasión tuvo con Florentino en su etapa de jugador madridista. Pero como dicen los catalanes, ‘la pela es la pela’…”.

“Al parecer, tras el partido con el Al-Sadd, Florentino Pérez le ofreció a Raúl ser el Director Deportivo del Madrid. Días después la respuesta de esta leyenda del club fue que aceptaba, pero poniendo una condición ineludible: que en su trabajo no admitía que nadie se inmiscuyera. La contestación de Raúl, como es de suponer, no la aceptó el presidente, porque tiene que ser él, en todos los aspectos de la entidad, quien maneje los hilos”, termina diciendo.

Fuente: ElConfidencial – Deportes