“Cuando iba con Vicente al palco del Bernabéu nos sentíamos incómodos”

01.02.2017 – 14:00 H. José Antonio Grande (Valencia, 1947), más conocido por Toni, es el fiel ‘escudero’ de Vicente del Bosque. Ingresó a los ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

01.02.201714:00 H.

José Antonio Grande (Valencia, 1947), más conocido por Toni, es el fiel ‘escudero’ de Vicente del Bosque. Ingresó a los 16 años en la cantera del Real Madrid, defendió los colores del Rayo Vallecano, el propio Real Madrid, el Racing de Santander, el Granada y, por último, del Palencia, en el que en 1977 decidió poner el colofón a su carrera como futbolista. En los cinco años que jugó en el Madrid, ganó dos títulos de Liga y uno de la Copa de España.

Luis Miguel González

El exjugador y exentrenador del Real Madrid, jubilado tras dejar el cargo de seleccionador, aún tiene que aguantar que le digan que no es madridista, algo que le duele y sabe de dónde viene

La trayectoria de entrenador también la inició en las categorías inferiores del club del Bernabéu, con más de un título ganado con el Juvenil A. En 1996 dejó de dirigir a la cantera para ser ayudante de cuatro técnicos extranjeros: Fabio Capello, con el que logró un título de Liga, Jupp Heynckes, con el que celebró la séptima Copa de Europa, además de Guus Hiddink y John Toshack, éste en su segunda etapa madridista, con los que no pudo festejar ningún título. A mediados de noviembre de 1999, tras ser destituido Toshack, se hizo cargo del equipo Vicente del Bosque, del que Toni Grande se mantuvo al lado hasta el verano de 2016. Un tándem que triunfó al frente del Real Madrid y de la Selección española.

Antes de iniciar la entrevista para hablar precisamente sobre Del Bosque, Toni Grande comenta que “la etapa más bonita de mi trayectoria como entrenador fue cuando trabajé con los canteranos del Madrid, en la que, además de intentar forjar buenos futbolistas, no parábamos de inculcar a los chavales que tenían que estudiar y comportarse en la vida con respeto y educación, también con los rivales y en todos los partidos. Y, por supuesto, les explicábamos lo que suponía defender la camiseta del mejor club del mundo. Una labor que también llevaban a cabo Luis Molowny y Vicente junto a empleados del club de la Sección de Fútbol, que nos proporcionó a todos más alegrías que sinsabores”.

Toni Grande, junto a Del Bosque, Miñano y Ochotorena, durante la última Eurocopa. (REUTERS)Toni Grande, junto a Del Bosque, Miñano y Ochotorena, durante la última Eurocopa. (REUTERS)

Pregunta. ¿Usted, como Del Bosque, también se ha jubilado?

Respuesta. Sí, después de la última Eurocopa también he seguido los pasos de Vicente. Aunque tengo 69 años y me encuentro bien físicamente, ahora prefiero ver los toros desde la barrera.

P. ¿Ha recibido alguna oferta?

R. Me han llamado de China y de la India para volver a entrenar, pero han sido ofertas que no me han motivado. Y no ha sido por una cuestión económica, sino porque prefiero estar al lado de mi familia, de la que no he podido disfrutar durante muchos años por mi trabajo.

P. ¿Y cómo es ahora un día de su vida?

R. Pues muy tranquilo. Por las mañanas voy a comprar el pan y los periódicos. Si mi mujer se tiene que desplazar algún sitio, la llevo en el coche porque hace tiempo que dejó de conducir. Un par de días a la semana me reúno con unos cuantos amiguetes para almorzar y jugar al mus o al tute. A media tarde regreso a casa. Lo más más importante de mi vida de jubilado es estar más tiempo junto a mis tres hijos y mis tres nietos, a los que adoro. Reconozco que soy un abuelazo.

P. Pero sigue viendo fútbol…

R. Sí, como ahora hay fútbol a todas las horas, me pongo frente al televisor a ver los partidos que más me interesan. A veces, también veo los telediarios y, con todo respeto, tengo que decir que me dan asco. No hay una buena noticia. Casi todas las imágenes son de guerras, de niños pasando hambre, de atentados, de la violencia de género… El mundo está tan convulso en los cinco continentes que hasta da miedo viajar.

Toni Grande celebra un gol con el Real Madrid Toni Grande celebra un gol con el Real Madrid

P. Es decir, que ha dejado de ir a los estadios.

R. Sí, porque prefiero estar en mi casa a pasar malos ratos, sobre todo en el Bernabéu. Cuando Vicente y yo íbamos al palco de honor del Madrid nos sentíamos incómodos por los reproches e insultos que más de un aficionado nos dirigía desde las gradas. Llegué a pensar, y un día se lo dije a Vicente, que esos agravios estaban preparados desde la zona noble del club. En otros campos, como el Calderón, el Pizjuan o el Camp Nou no teníamos ningún problema.

P. En tantos años al lado de Del Bosque, ¿qué aprendió de él?

R. Yo creo que el aprendizaje ha sido mutuo en todos los sentidos, porque el segundo entrenador también tiene mucha responsabilidad. Vicente me ha enseñado a saber estar con los jugadores, con la prensa… y a salir con elegancia de situaciones en las que le buscaban cosquillas. A veces, me quedaba asombrado de las decisiones que tomaba durante el transcurso de un encuentro y yo me decía: “Joder, lo que ha hecho este tío ninguno lo habíamos pensado”. Además, conversaba mucho con los jugadores, ayudantes, médicos, fisioterapeutas… Con una mirada, ya sabías lo que quería hacer. ¿Que alguna vez se ha equivocado? Dígame quien no se ha equivocado alguna vez en la vida.

Los que tachan de blando a Del Bosque es porque no le conocen; cuando le tocan las pelotas, Vicente tiene muy mala leche

P. ¿Por qué a Del Bosque se le elogiaba como persona y se le criticaba como entrenador?

R. Porque los que le censuraban no le conocen. Vicente, aunque los haya que le tachan de blando, también tiene un fuerte carácter. Yo le he visto enfrentarse con algún jugador o con más de un periodista con la mala leche que saca a relucir cuando le tocan las pelotas. Junto a su equipo de ayudantes, él sabía mejor que nadie cómo había que llevar un vestuario al que llegan jugadores de diferentes equipos. Los futbolistas enseguida captan la personalidad del entrenador. ¡Si algunos se fijan hasta en los calcetines que llevas!

El Real Madrid que ganó la Copa en 1970 El Real Madrid que ganó la Copa en 1970

P. ¿Es cierto que apagó más de un fuego en el Mundial de Brasil?

R. Más que fuegos fueron divergencias con Cesc Fábregas, Piqué, Xavi Hernández, Iker Casillas…, pero esos problemillas se solucionaron de manera amigable. Lo que más me fastidió fue la falta de respeto de Mourinho con Iker y con el cuerpo técnico de la selección. El portugués hizo comentarios que intentaban dañar el ambiente de la Selección Española. Quizás le dolió que España fuera campeona de Europa y del Mundial-2010.

P. ¿Será difícil igualar esas dos gestas?

R. Será bastante complicado, pero ojalá España fuera campeona de Europa y del mundo muchos años. A nosotros Luis Aragonés nos dejó el legado de una Eurocopa. Ahora lo que le deseo de todo corazón a Julen Lopetegui, un infatigable luchador y gran persona, es que logre los mayores éxitos como seleccionador nacional.

La forma de echarnos del Madrid, con un desprecio inexplicable, fue totalmente injusta

P. Hablemos del Real Madrid. Tras ganar la Liga en 2003, ¿fue injusto que echaran a Del Bosque y a su equipo de ayudantes?

R. Sí, sí, fue totalmente injusto. Nos dolió más la forma de cómo nos echaron que no nos renovaran. Nos pusieron en la calle con un desprecio inexplicable. Es decir, lo mismo que hizo el presidente con Fernando Redondo, Figo, Raúl, Casillas… Lo que más nos extrañó fue que, después de ir a los actos que del Ayuntamiento y la Comunidad por ser campeones de Liga, dejásemos de entrenar quince días antes de que se cumplieran nuestros contratos. Actualmente, lo que más me entristece del Madrid es la forma de despedir a sus empleados. Es decir, sin el señorío y la caballerosidad que ha sido santo y seña del club a lo largo de su historia. ¡Si yo hablase…!

P. Hable, hable…

R. Prefiero no hacerlo porque soy madridista hasta la médula y no quiero dañar la imagen del club. Sólo le diré que, desde mi punto de vista, aquel club que defendía Santiago Bernabéu a capa y espada, preocupándose por los jugadores, socios, empleados…, en la actualidad se parece como un huevo a una castaña.

P. ¿Es cierto que Florentino ordenó que Morientes no jugase la final de la Supercopa de 2002?

R. Así fue. Recuerdo perfectamente lo que pasó en el estadio Luis II, de Mónaco. Cuando quedaba menos de una hora para enfrentarnos al Feyenoord, con el título de la Supercopa en juego, entró Jorge Valdano a la caseta y, dirigiéndose a Vicente, le dijo: “Dígale a Fernando Morientes que no se vista porque va a ser traspasado. Es una orden del presidente y no hay vuelta de hoja”. Al conocer la noticia, la mayoría de los jugadores pusieron el grito en el cielo. Sobre todo Raúl, que para él Morientes es como un hermano. Aquella postura del presidente era inexplicable, porque Fernando podía haber estado en el banquillo junto a los suplentes. Al regresar a Madrid, alguien informó a Florentino del monumental enfado que cogió Raúl y las relaciones entre los dos ya no fueron las mismas.

Florentino nos ordenó a través de Valdano que Morientes no jugase la final e la Supercopa de Europa de 2002 porque iba a ser traspasado

P. ¿Cuándo intuyeron que nos les iban a renovar?

R. Yo creo que todo empezó al ser eliminados por la Juventus en las semifinales de la Copa de Europa. A partir de ahí, comenzaron a llegarnos rumores de que el presidente, Valdano y algunos directivos hablaban del librito de Vicente, de que no tenía una buena imagen para ser el entrenador del Madrid, que si no íbamos a ser campeones de Liga… La verdad es que no andábamos muy finos en la Liga. Por ello, no confiaban que pudiéramos ser campeones, lo cual conseguimos en un apretado final del torneo.

P. ¿Es cierto que en los dos últimos partidos de aquella Liga la alegría que había en los vestuarios se tornó en tristeza y malestar?

R. Sí, sí, es verdad. En la penúltima jornada ganamos 0-4 al Atlético en su campo. Con ese resultado éramos virtualmente campeones. Cuando los jugadores estaban celebrando el triunfo, entraron en la caseta Florentino y Valdano. Todos pensamos que nos iban a felicitar por la importante victoria, pero al ver las circunspectas caras del presidente y del director deportivo, recuerdo que un jugador exclamó: “¡Me da la impresión que a alguien no le ha gustado que ganásemos al Atlético”. Ahí comenzamos a sospechar que estábamos sentenciados.

En la Liga de 2004, el presidente ordenó que los jugadores volvieran al campo pero, tras una reunión, estos se negaron a hacerlo

P. En esa sentencia, ¿tuvo que ver algo que los jugadores se negaran a volver al campo?

R. Yo creo que no, pero cierto es que, tras vencer en la última jornada al Athletic de Bilbao (3-1), los aficionados tributaron una sonora y cálida ovación a toda la plantilla. Cuando en la caseta se desbordaba el júbilo por el título logrado, se presentó Valdano y le dijo a Vicente: “El presidente me ha ordenado que les diga a los jugadores que tienen que volver al campo para dar una vuelta de honor”. Vicente se lo comunicó a los jugadores y, tras reunirse los capitanes, decidieron por unanimidad no volver al terreno de juego. ¡Qué culpa teníamos nosotros de la postura que había adoptado toda la plantilla! Después, Del Bosque nos reunió a Paco Jiménez, Javier Miñano y a mí y nos dijo: “Nos van a echar del Madrid”. Todos pensamos: pues nos echarán, pero nos vamos con la satisfacción de haber logrado siete títulos en tres años: dos Ligas, dos Copas de Europa, una Supercopa de España, otra de Europa y una Copa Intercontinental.

¡Cómo no vamos a sentir al Madrid hasta las cachas dos hombres que han estado vinculados al club más de treinta años!

P. Vamos, que tampoco usted, como confiesa Del Bosque, le tiene afecto a Florentino…

R. No puedo tener afecto y cariño a un hombre que no te viene de frente y que de la noche al día cambia de parecer como de camisa. Luego hay otra cuestión que considero inadmisible. Me refiero a los que dicen que Vicente y yo no somos madridistas. ¡Cómo no vamos a sentir al Madrid hasta las cachas dos hombres que han estado vinculados al club más de treinta años! Y, por otra parte, en los ocho años que hemos estado al frente de la Selección Española hemos llamados a jugadores del Madrid que no eran titulares, como eran los casos de Nacho, Kiko Casilla, Lucas Vázquez, Carvajal, Morata, Isco…

P. ¿Cómo ve el fútbol actual?

R. Es lógico que haya cambiado, lo mismo que la vida, la política… Lo que me fastidia es ver a los jugadores besarse el escudo, hacerse carantoñas, gestos o gritos que no vienen a cuento… En mi opinión, falsean la alegría a los aficionados. Ahora los futbolistas están más cuidados y profesionalizados. Con los sueldazos que ganan, además de los suculentos ingresos por publicidad, viven más preocupados de sus inversiones que de su responsabilidad deportiva. Y algunos tienen la jeta de presuntamente defraudar a la hacienda pública. Menos besos al escudo, menos carantoñas, y más entrega y acción en el terreno de juego.

¿Florentino? Yo tampoco puedo tener afecto a un hombre que no te viene de frente y que cambia de parecer como de camisa

P. Si le dieran a elegir entre Messi y Ronaldo, ¿a quién elegiría?

R. A Messi, sin lugar a dudas. En todos los aspectos, el jugador argentino es más completo que el portugués. Vamos, que no hay color.

P. ¿Y cree que Zidane será entrenador del Madrid muchos años?

R. En el año que lleva al frente del equipo lo está haciendo sensacional, pero el tiempo que ocupe el cargo de entrenador dependerá de Florentino. Es público que el presidente es quien quita y pone a los entrenadores a su antojo. A las pruebas me remito: en las dos etapas que lleva en la presidencia ya han pasado diez por el banquillo del Bernabéu.

Toni Grande, junto al resto del cuerpo técnico de Del Bosque en la SelecciónToni Grande, junto al resto del cuerpo técnico de Del Bosque en la Selección

P. Tras las próximas elecciones, ¿cree que seguirá siendo el presidente del Madrid?

R. En la vida de nada vale hacer vaticinios. Florentino, como en las primeras elecciones que ganó, sabrá manejar sus hilos para seguir. ¿Si puede haber sorpresas? Claro que las puede haber. Ya ha visto lo que ha ocurrido en Estados Unidos, donde contra todo pronóstico Donald Trump se ha convertido en el nuevo presidente.

Que Zidane siga mucho tiempo dependerá del presidente, pues sabido es que quita y pone entrenadores a su antojo

P. Por último, ¿conseguirá el Madrid algún título esta temporada?

R. No sólo lo espero, sino que lo deseo de corazón, aunque después de caer en la Copa ya no van a poder ser los tres. El Madrid tiene la mejor plantilla de toda su historia. Apenas se nota diferencia entre los titulares y los suplentes. Es el líder de la Liga y está la eliminatoria frente al Nápoles en la Copa de Europa. Le esperan partidos complicados, pero yo creo que los sacará adelante.

Fuente: ElConfidencial – Deportes