Cuando todos juegan donde deben el Madrid mejora pero acaba pidiendo la hora

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

El fútbol a veces es mucho más sencillo de lo que nos creemos, simplemente, hay veces que hacer lo más sencillo es lo más complicado. ¿Por qué Neymar es ahora uno de los mejores jugadores del mundo? Porque ha aprendido a hacer las cosas de manera sencilla, pero esas las hace mejor que muchos. Pues como eso, hay veces que a un entrenador le cuesta un mundo poner a sus jugadores en su sitio. Algunos, como Benítez, no lo hacen porque no pueden. Rafa tiene tantos jugadores de perfil similar que cuando los junta se descuadra todo. Pero cuando deja a algunos fuera, mete a los que tiene que meter y los pone donde los tiene que poner, el Madrid funciona mucho mejor.

El Shakhtar tenía varias bajas determinantes, como las de Srna y Kucher, dos defensas titulares, y este equipo no tiene el mismo lustre que temporadas pasadas, cuando aspiraba a hacer cosas grandes en competición europea. La guerra que vive Ucrania ha alejado al club de su ciudad natal, Donetsk, convertida en un frente de batalla, y muchos jugadores han decidido marcharse del país, como son los casos de Douglas Costa y Luiz Adriano. Es otro equipo con la misma idea: mezclar talento brasileño y ucraniano para jugar bien al fútbol. Lucescu tiene la labor de volver a hacerlo funcionar en condiciones extremas.

Es decir, hay que relativizar los buenos (o aceptables, mejor dicho) minutos que tuvo el Madrid en Lviv. Sin embargo, una cosa está muy clara: Benítez jugó a lo que él quiere, con un once que se asemeja a su idea de equipo del Madrid y lo visto fue infinitamente mejor que lo que se vio en el Bernabéu en el desastre del Clásico. La cuestión es qué narices le sucedió al Madrid en los últimos minutos para acabar pidiendo la hora después de ir ganando 0-4 con un partido más que resuelto…

Bale y Modric volvieron a hacer un gran partido (Reuters).Bale y Modric volvieron a hacer un gran partido (Reuters).

La prueba más significativa de que cuando cada uno juega donde debe todo va mejor es Gareth Bale. ¡Cuántas vueltas ha dado Bale sobre el campo! Con lo fácil que era poner al galés donde mejor sabe jugar, que es en la izquierda. Hace poco dijo que donde mejor se siente él es detrás del delantero y es verdad que fue donde explotó en el Tottenham, pero no es donde más y mejor puede explotar su característica principal, que es la velocidad. En la izquierda tiene todo ese espacio que por el carril central jamás encontrará. Esa es zona de jugadores habilidosos, técnicos y hábiles con el balón: Bale no es de esos. Bale es carrera, es desmarque, desborde… En Ucrania se volvió a ver en ciertas fases al mejor Bale jugando donde debe.

Y este Madrid se pareció más a lo que querría Benítez porque jugó con cinco centrocampistas. Cinco, por los dos que dispuso contra el Barcelona. Pasó de suicidarse a sabiendas contra el equipo más en forma del mundo a componer una alineación lógica para la plantilla de la que dispone. Bale, de hecho, no jugó arriba como casi siempre ha hecho esta temporada y buena parte de la pasada; lo hizo como extremo izquierda, pero siempre cerca de la línea de cinco. Cristiano, como referencia, encontró más huecos para moverse (y de paso alejarse de la marca de los centrales) sin dos tíos a su vera. Isco ocupaba la otra banda, con tendencia a irse hacia el centro para dejar hueco a Carvajal, que en un partido ya sonrojó a su competencia Danilo, y no sólo por su golazo. Kovacic y Modric eran los interiores y Casemiro, el único pivote. Todo como debía ser, era algo razonable.

Así, con todo en su sitio, se genera un juego solidario en la presión tras pérdida que suele permitir una rápida recuperación. Eso es un detalle que aún está lejos de perfeccionar el Madrid, pero la colocación es básica para ello. Lo que también permite esto es que un jugador como Modric tenga un pivote que le guarde las espaldas y le permita tener libertad creativa y posibilidad de desengancharse de la línea. Modric es talento puro y encorsetarle al puesto de pivote es perderse a un enorme jugador. Volando libre puso el pase a Bale para el 0-1 y marcó el 0-2. Hasta Kovacic se permitió destacar con sus habituales arrancadas en conducción, un recurso que veremos constantemente en el joven croata que domina de maravilla.

El Madrid ha encajado diez goles en tres partidos (EFE).El Madrid ha encajado diez goles en tres partidos (EFE).

Cristiano, con esa amplitud que tenía ante él, disfrutó de nuevo. En un partido casi intrascendente, pero bueno, son los que se le dan mejor. Pero en otros encuentros de similar calado, el de Madeira tampoco se encontró cómodo jugando de ‘9’. Pero esta vez, jugó de ‘falso 9’, ese nombrecillo utilizado para definir a una referencia móvil y participativa. En el momento que aprehenda los movimientos que debe realizar para jugar ahí, Cristiano será el mejor en esa posición.

La baja de Varane dejó también clara otra cosa: Pepe ya no está al nivel de sus mejores años, ni de lejos, además. En los pocos partidos que ha jugado este año ha sido incapaz de liderar a la defensa cuando no ha tenido al lado a Sergio Ramos. Ha perdido la jerarquía que todo central necesita y más si ejerce de líder de la zaga, como era el caso. Con Nacho a su lado, Carvajal y Danilo en los costados y Casilla en la puerta, el Madrid estuvo a un gol de rozar otro ridículo. Se complicó la vida de mala manera, con evidente desgana global a partir del 0-4. La entrada de Taison y después de Ferreyra descolocó a toda la zaga. La seguridad defensiva fue nula, pero lo más preocupante es la falta de tensión.

El segundo gol de Alex Teixeira es un remate del brasileño en el punto de penalti ante cuatro defensas y un portero parados. Mantener la tensión, la motivación durante todo el partido es un trabajo del entrenador que claramente está desatendiendo. Le pasó contra el Sevilla, contra el Barça, contra el Shakhtar… y los que están por venir de no arreglar este estropicio.

Ficha técnica

3 – Shakhtar Donetsk: Pyatov; Kobin, Ordets, Rakitskiy, Azevedo (Dentinho, m.64); Stepanenko, Fred; Marlos (Taison, m.62), Alex Teixeira, Bernard; y Galdkiy (Ferreyra, m.74).

4 – Real Madrid: Casilla; Carvajal, Varane (Danilo, m.32), Pepe, Nacho; Casemiro, Kovacic, Modric (Kroos, m.62); Isco, Bale (Benzema, m.71) y Cristiano Ronaldo.

Goles: 0-1, m.18: Cristiano Ronaldo. 0-2, m.50: Modric. 0-3, m.52: Carvajal. 0-4, m.70: Cristiano Ronaldo. 1-4, m.77: Alex Teixeira. 2-4, m.83: Dentinho. 3-4, m.88: Alex Teixeira.

Árbitro: Bas Nijhuis (NED). Amonestó a Stepanenko (34) por el Shakthar; y a Carvajal (48) y Danilo (87) por el Real Madrid.

Incidencias: encuentro correspondiente a la quinta jornada de Liga de Campeones, disputado en el Arena Lviv ante 34.000 espectadores.

Fuente: ElConfidencial – Deportes