De Gea no ficha por el Real Madrid

Parecía que el culebrón del fichaje de David de Gea había terminado, pero quedaba la mejor parte. Una por la que nadie apostó porque, sencillamente, no ...

Parecía que el culebrón del fichaje de David de Gea había terminado, pero quedaba la mejor parte. Una por la que nadie apostó porque, sencillamente, no entraba en las apuestas. La operación se ha visto frustrada porque el contrato del jugador madrileño no ha llegado a tiempo a la sede de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) antes del cierre del mercado de fichajes fijado a las doce de la noche de este 31 de agosto. A pesar de que este lunes los representantes del Manchester United habían alcanzado un principio de acuerdo para el traspaso del portero por una cifra en torno a los 30 millones de euros, la documentación no ha sido presentada antes de la hora estipulada. De esta forma, Keylor Navas, que se iba a ir traspasado al club de Old Trafford por algo más de 12 millones, seguirá siendo el meta del conjunto blanco junto a Casilla.

Los adjetivos faltaban para describir lo vivido en el cierre de mercado. El mundo del fútbol daba por hecho que David de Gea defendería el escudo del Real Madrid, pero, por el momento, no será así. La semana arrancaba con una cuenta atrás. Los clubes apuraban las últimas horas para rematar y cerrar sus plantillas aunque había un nombre que sonaba por encima del resto: David de Gea. Todo apuntaba a que el culebrón del verano iba a escribir su último capítulo. A lo largo del lunes, según pudo saber El Confidencial, Real Madrid y Manchester United habían cerrado un acuerdo por el jugador en torno a los 30 millones de euros. Después de esa firma, ambos clubes continuaron las conversaciones para tratar de llegar a buen puerto con Keylor Navas, algo que lograron unas horas después y tras recibir el visto bueno por parte del propio jugador. Éste se iba a marchar a Old Trafford dejando algo más de 12 millones en las arcas blancas (un año antes se pagó 10 millones al Levante).

¿Una prueba informática?

Esta era la teoría, pero la práctica fue radicalmente diferente. La operación saltó por los aires cuando sonaron las doce campanadas. Igual que el sueño de Cenicienta, la realidad golpeó a las partes implicadas. El contrato de David de Gea no había llegado a tiempo a La Liga y el portero seguía perteneciendo a la plantillas del Manchester United. El desconcierto y las dudas corrieron como la pólvora porque las partes implicadas decidieron guardar silencio: Real Madrid, Manchester United y la Liga no despejaban los interrogantes. A medida que el tiempo pasaba se multiplicaban las hipótesis. Tanto que se llegó a barajar una posibilidad que apuntaba a que el club blanco tenía en su poder una prueba informática en la que se probaba que el Manchester United había mandado la documentación pertinente dentro del tiempo. Desde Inglaterra insistían en que ellos habían cumplido los plazos. A pesar de ello, en la sede de la Liga no poseían el contrato y, por lo tanto, el fichaje de De Gea no se habñia llevado a cabo.

Todo apunta a que el fichaje se hizo correctamente en el mecanismo de la FIFA, el Sistema de Correlación de Transferencias (TMS, por sus siglas en inglés) que está diseñado para regular los traspasos internacionales. Tal y como explica el máximo organismo del fútbol internacional, para que el ficha sea válido, los dos clubes interesados deberán introducir la información relativa al acuerdo alcanzado, es decir, los nombres de los equipos y de las asociaciones; los datos personales de los jugadores, el tipo de fichaje, los posibles pagos de comisiones; la cuantía total del traspaso, los datos sobre cualquier compensación por entrenamiento y formación o sobre contribuciones de solidaridad, los plazos de satisfacción del pago, el calendario de pagos y los datos de los pagos ya efectuados. Según la información proporcionada por The Guardian, el Manchester United tiene la prueba de que envió todo a tiempo a través del TMS. El problema estaría en que el posterior registro en la LFP habría sido hecho fuera de tiempo, al parecer a las 00:28.

El objetivo del Real Madrid era haber cerrado el traspaso de De Gea en torno a los 20 millones de euros, pero se encontraron con un United que no daba su brazo a torcer. El meta, que no ha sido convocado para ningún partido oficial en esta temporada, aguardaba la ofensiva final ya que el sueño de De Gea era defender la portería del Santiago Bernabéu. Tras el jarro de agua fría recibido a medianoche, el portero se ve obligado a quedarse en el Manchester United con un futuro poco alentador. Van Gaal le tiene apartado, la grada es su hábitat natural y se avecina una temporada en blanco… teniendo en cuenta que el próximo verano se celebrará la Eurocopa de Francia. Y todo esto sin olvidar que al no resolverse el traspaso, el Madrid tendría que indemnizar con 5 millones al cancerbero. Un interrogante que queda por resolver.

Evidentemente, todos los focos se han centrado en la figura de David de Gea, pero no es el único personaje que forma parte de esta rocambolesca historia. Keylor Navas, hasta ahora titular en los dos partidos oficiales de esta temporada y que fue ovacionado este pasado sábado, era perfectamente consciente de los movimientos de su club y de que este lunes podía ser su último día con la camiseta del Madrid. El club había recibido diferentes ofertas por él que fueron archivadas en un segundo lugar, tras la opción del Manchester United. Finalmente, Keylor no tendrá que hacer las maletas. El portero se queda en el Real Madrid sabiendo que el club blanco le había buscado una salida forzada para hacer hueco al que iba a ser el guardameta titular. Por lo tanto, Navas seguirá luciendo el escudo madridista a sabiendas que su continuidad se debe al fracaso de la operación de De Gea. Una historia cuyo final no es feliz para ninguna de las partes.

Fuente: ElConfidencial – Deportes