¿De qué va ahora Cristiano Ronaldo?

22.02.2017 – 05:00 H. Durante un tiempo ya bastante prolongado, uno de los aspectos negativos que suele destacar parte de la afición del Real Madrid sobre ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

22.02.201705:00 H.

Durante un tiempo ya bastante prolongado, uno de los aspectos negativos que suele destacar parte de la afición del Real Madrid sobre su propio equipo está concentrado en uno de los mejores jugadores de su historia. Qué contradictorio resulta. Cristiano Ronaldo no está bien. Es una obviedad que salta a la vista. Desde hace ya un par de temporadas, el portugués ha venido dando muestras de una decadencia inevitable que se va acentuando cada vez más, como es natural, con el paso de los años y el consiguiente deterioro de su físico, el cual es indispensable que se encuentre en óptimas condiciones para desarrollar todo su potencial. Y en este curso que se adentra en sus momentos decisivos, Cristiano está cuajando su temporada más discreta como madridista.

Antonio Sanz

El Bernabéu pita de nuevo al portugués y eso se traslada al camerino del Real Madrid: “¿Qué le pasa a Cristiano?”, se cuestionan algunos que comparten taquilla con él

Hay que poner esa calificación entre corchetes y contextualizada a estos tiempos de frenesí futbolístico en el que vivimos. Es decir, Cristiano está acumulando unos meses de bajo rendimiento, pero ha marcado 21 goles en 28 partidos oficiales y ha dado 8 asistencias. Números ridículos, ¿eh? Depende de sobre qué los ponderemos. Venimos de unos años en los que un Pichichi que marque menos de 35 goles es un milagro, por lo que la perspectiva transformadora de Ronaldo está por debajo de su media y de la de Messi y Suárez (entre los tres se han repartido las últimas ocho Botas de Oro con un mínimo de 31 goles, la que compartieron Cristiano y Suárez en 2014). Pero en un contexto no muy lejano, el máximo goleador español no solía pasar de los 25 tantos…

A Cristiano aún le queda mucho fútbol, más allá de marcar goles. No es posible que uno de los mejores jugadores de siempre solo destaque por su olfato de cara a gol. Y si bien puede ser una cosa puntual y sin ninguna perspectiva a futuro, en los últimos dos encuentros al de Madeira se le han visto detalles diferentes, y muy interesantes de cara al juego colectivo del Madrid.

En estos últimos encuentros ante Nápoles y Espanyol, justo en los que no ha marcado, Cristiano ha estado muy participativo en el juego colectivo. Partiendo por lo general desde la banda izquierda, se asomó de manera constante al mediocampo para ayudar en la construcción de los ataques y una vez se encontraba ya en su hábitat natural, es decir, cerca del área contraria, no siempre pensaba en sí mismo, en su locura por marcar, sino que en repetidas ocasiones eligió pasar en vez de disparar. Lo hizo, sin ir más lejos, en la jugada en la que tumbó a Koulibaly y asistió a Kroos para marcar el 2-1 ante los partenopeos, y en la jugada en la que regateó con una elástica perfecta (muy poco habitual en él) a David López y posteriormente mandó el balón atrás buscando un pase de la muerte.

Cristiano no ha marcado ante Nápoles y Espanyol, pero ha cuajado dos grandes encuentros (Kiko Huesca/EFE).Cristiano no ha marcado ante Nápoles y Espanyol, pero ha cuajado dos grandes encuentros (Kiko Huesca/EFE).

A Cristiano, como a Messi, se le mide por la vara que ellos mismos han establecido con sus números de otra dimensión, de otro nivel histórico y que, precisamente por ello, los ha colocado como dos de los mejores jugadores de todos los tiempos. Y cuando Cristiano empieza a tener números más propios de un mortal cualquiera, se le señala y se dice que está acabado. Mucho más tiempo al máximo nivel no le queda, es evidente, por lo que la manera más inteligente de estirar ese inevitable momento se reduce al reciclaje deportivo.

Antonio Sanz

Cuando un equipo depende tanto de un jugador se consiente a la estrella con cualquier capricho. Algo parecido ocurrió con Messi y Pinto en el vestuario del FC Barcelona

¿Qué es esto? La adaptación a sus cualidades actuales, que consiste en, primero de todo, conocerlas y, una vez conocidas, explotar las virtudes que aún se mantienen y evitar utilizar los recursos que ya no salen con tanta facilidad. El devenir de su carrera señala que Cristiano debería de acabar jugando como delantero centro de manera habitual. Como extremo requería de una punta de velocidad que ya no tiene, pero como ‘9’ puede desplegar todo su olfato goleador, sin el factor sorpresa que suponía que apareciera desde la banda, claro. Quizá por todo esto, su adaptación deba ir más allá de buscar otra forma de marcar goles y deba añadir a su repertorio mayor colaboración con sus compañeros, en beneficio coral y no personal.

Desde que está en el Real Madrid, Cristiano ha sido un gran asistente además de un goleador descomunal. 122 asistencias en 385 partidos son unas cifras al alcance de muy pocos. Pero esta temporada, esa aportación se está evidenciando mucho más en la Champions League. En su competición predilecta, Cristiano solo ha podido hacer dos goles esta temporada, y en los dos primeros partidos, ante Sporting y Dortmund. Pero esa ausencia de goles la ha compensado con cinco asistencias en siete partidos, una cantidad que solo había alcanzado una vez en los once partidos que disputó en la temporada de la Décima, la 13-14. Que Cristiano vaya a dedicarse más a pasar que a marcar es ciencia ficción, pero será un triunfo para el Madrid que si no puede hacer goles, los dé.

Ficha técnica

Valencia: Alves, Montoya, Garay, Mangala, Siqueira; Enzo Pérez, Parejo, Nani, Orellana, Munir y Zaza.

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric; James, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Árbitro: De Burgos Bengoechea (Comité Vasco).

Estadio: Mestalla.

Horario: 18:45.

Fuente: ElConfidencial – Deportes