Déjà vu Gil: de “la dictadura de los más grandes” a “una competición prostituida”

07.04.2016 – 05:00 H. “Rummenigge quiere unas semifinales entre los que él cree que mandan y terminará consiguiéndolo”, señaló Miguel Ángel Gil ...

07.04.201605:00 H.

“Rummenigge quiere unas semifinales entre los que él cree que mandan y terminará consiguiéndolo”, señaló Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético de Madrid, tras derrota de su equipo contra el FC Barcelona en el Camp Nou en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. “El fútbol no es patrimonio de los ocho grandes clubes de Europa. El fútbol es de todos y debe ser así. Queremos las mismas reglas del juego. Si lo de Torres es expulsión, deben aplicar el mismo criterio con Suárez. El fútbol no puede ser la dictadura de los más grandes, añadió Miguel Ángel.  

Para poner en contexto estas explosivas -por inhabituales- declaraciones de Gil Marín, cabe recordar que Karl-Heinz Rummenigge, presidente del consejo directivo del Bayern de Múnich, declaró que la UEFA debería cambiar el sistema de sorteo de la Champions para evitar que los equipos más fuertes se crucen en las primeras rondas. Lo dijo en referencia al Juventus-Bayern que tuvo lugar en octavos de final. Para argumentar su opinión, el dirigente alemán pone como ejemplo de encuentro de perfil bajo el del Atlético-PSV, entre otros. “Si uno repasa partidos como el del Atlético contra el PSV o el Wolfsburgo-Gante se ve la diferencia de calidad frente a la Juventus, que ahora está eliminada”, añadió, de ahí la alusión de Miguel Ángel Gil al exfutbolista alemán y ahora dirigente del Bayern. 

[Leer aquí: Luis Suárez, que debió ser expulsado, remontó el 0-1 de Torres, que sí lo fue]

Por un momento, las palabras de Miguel Ángel Gil Marín tras el Barça-Atlético de Champions fueron como un déjà vu que recordó a su difunto padre, Jesús Gil y Gil, quien en numerosas ocasiones cargó duramente contra árbitros y estamentos del fútbol español y europeo. Así, en noviembre 1990, el que fuera propietario y presidente del club rojiblanco llamó “maricón” al árbitro francés Michel Vautrot tras una derrota y dijo que había sido recompensado en sus aficiones pederastas. A la espera de si la UEFA sanciona o no a Miguel Ángel, así como a jugadores como Torres o Filipe, quienes también cuestionaron el arbitraje, cabe recordar que Jesús Gil fue inhabilitado durante 18 meses.

Unos años más tarde, aunque en realidad nunca dejaba de hacerlo, Gil volvió a la carga y dijo sobre el árbitro español Andújar Oliver que “parecía un niño de cinco años con un revólver en las manos”. Meses después, disparó contra la propia RFEF y el árbitro López Nieto. Fue al término del partido Real Madrid-Atlético, que acabó con 4-2 a favor de los blancos cuando estalló: “Hay mafia en el arbitraje. La competición está alterada y prostituida. Te roban y no puedes hacer nada. Ángel María Villar es el jefe de la mafia, es un cáncer para el mundo del fútbol. Son todos unos golfos”. En 1998, antes de otro derbi madrileño, fue aún más lejos: “Los atléticos no nos vamos a dejar robar este partido. Muerte al invasor. Basta ya de que nos roben”

En aquellos tiempos, Miguel Ángel Gil Marín era el encargado de intentar controlar a su padre, aunque éste era incontrolable. Por ello sorprende tanto que ahora haya sido él quien decidiera salir a los medios para, no sólo cuestionar el arbitraje del Camp Nou, sino cargar duramente contra Rummenigge y, de manera indirecta, contra la UEFA, a la que acusa de permitir “la dictadura de los más grandes“. 

Momento en el que Fernando Torres fue expulsado por doble tarjeta amarilla en el Camp Nou. (Efe)Momento en el que Fernando Torres fue expulsado por doble tarjeta amarilla en el Camp Nou. (Efe)

Récord de tarjetas en Champions

El Atlético tiene motivos para no estar contento con el arbitraje del alemán Félix Brych, pero más que por decisiones como la expulsión de Torres, por su doble rasero a la hora de pitar a uno y otro equipo. Las ocho tarjetas amarillas del Atlético suponen un récord de amonestaciones en un encuentro en la actual edición de la Champions. Torres, con dos, y Koke, Filipe Luis, Griezmann, Oblak, Lucas Hernández y Augusto Fernández fueron los rojiblancos que recibieron tarjeta durante ese choque, en el que el equipo de Simeone cometió 16 faltas, siete de ellas sancionadas con tarjeta, más la que vio el portero esloveno al entender Brych que estaba perdiendo tiempo. Curiosamente, la anterior marca estaba fijada en las siete amarillas con las que fue amonestada la Juve en el encuentro de vuelta de los octavos de final ante el Bayern de este mismo año en Múnich. 

Además, hay otro dato que también cabe destacar y que puede no ser casualidad, aunque habría que ver las diferentes razones. El Atlético ha recibido cinco expulsiones en tres de sus últimos cinco partidos contra el Barcelona, dos la pasada temporada en la Copa, otras dos este año en el choque de Liga en el Camp Nou y una en el encuentro de este martes de la Liga de Campeones. El conjunto rojiblanco terminó con dos futbolistas menos el pasado 30 de enero en la Liga. Ese día, primero, en el minuto 44, fue expulsado el brasileño Filipe Luis, por roja directa por “impactar en la rodilla de un adversario (Messi) con su pie en forma de plancha, con uso de fuerza excesiva, en la disputa del balón”, según escribió en el acta del partido Undiano Mallenco. Después, en el 64, Godín recibió la segunda amarilla por “derribar a un contrario en la disputa del balón”. Antes, en el 23, había visto la primera por el mismo motivo, en ambos casos por dos entradas sobre su compatriota Luis Suárez.

Más expulsados ante el Barça

Sin expulsados en los dos anteriores encuentros a ese partido contra el Barcelona, dos derrotas en el Calderón en la Liga, 0-1 la pasada campaña y 1-2 en la primera vuelta de la actual, en el choque de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey de la temporada 2014-15, en campo atlético, también tuvo dos. El 28 de enero de 2015, después del 1-0 con el que el Barcelona se impuso en el Camp Nou en la ida, ambos equipos se jugaron el pase a semifinales en el Vicente Calderón (2-3), donde el Atlético jugó en inferioridad numérica toda la segunda parte, primero con diez, desde el descanso, y después con nueve, desde el minuto 84. En el intermedio fue expulsado por doble amarilla Gabi Fernández, la primera, en el 41, por “realizar observaciones de orden técnico a una” de las “decisiones” del árbitro Jesús Gil Manzano, según redactó en el acta. Su segunda tarjeta fue con la primera parte ya terminada, “por dirigirse a mí, cuando nos encontrábamos en el túnel de vestuarios, señalándome con el dedo índice al mismo tiempo que me realizaba una observación de orden técnico”, escribió el árbitro. Ese día, también fue expulsado Mario Suárez, en el minuto 84, por doble amonestación, las dos “por derribar a un contrario en la disputa del balón”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes