“Dejad a mi padre tranquilo”, pide el hijo de Juanito ante la necesidad de remontar

06.04.2016 – 23:30 H. Es lo que tiene elogiar el presunto buen planteamiento de Zidane en el Camp Nou y el presunto buen juego de su equipo sólo porque el ...

06.04.201623:30 H.

Es lo que tiene elogiar el presunto buen planteamiento de Zidane en el Camp Nou y el presunto buen juego de su equipo sólo porque el Real Madrid ganara al Barça (1-2) y rompiera la racha de 39 partidos sin perder de los azulgranas. Cuatro días después, los blancos se enfrentaron al Wolfsburgo, octavo en la Bundesliga y 138º en la clasificación histórica de la Copa Europa, y cayeron por 2-0, que bien pudo ser 3-0 si Keylor Navas no lo evita en el minuto 89. El portero costarricente encajó su primer gol en la Champions 737 minutos después, por lo que se quedó a 12 del récord de Miguel Reina, que lo estableció con el Atlético. El Madrid no perdía ante un equipo peor situado en esa clasificación histórica que lidera desde 2001, cuando lo hizo por el mismo resultado de Wolfsburgo contra el Lokomotiv de Moscú.

Una vez más, y son ya demasiadas como para ser casualidad, al Real Madrid se le atragantó Alemania. En los 30 partidos disputados en tierra germanas, los blancos tan sólo han logrado 4 victorias, por 6 empates y, contando la de este miércoles, 20 derrotas, con 35 goles a favor y 65 en contra, es decir, más de dos de media. Con mucho menos, el Wolfsburgo fue mucho más equipo que el Madrid y se hizo merecedor de una victoria que, de momento, es parcial, aunque retrata las enormes carencias colectivas de los de Zidane y la incapacidad manifiesta del neófito técnico madridista para encontrar soluciones desde la banda. Además de la derrota, la noticia más preocupante del partido fue la lesión de Benzema, quien tuvo que dejar su puesto a Jesé por una lesión de rodilla de la que, de momento, no se conoce el alcance.   

[Lea aquí: En el homenaje a Cruyff, Luis Enrique dio vida a Zidane] 

Con este panorama, si el Real Madrid quiere estar en las semifinales de la Liga de Campeones deberá firmar su mayor remontada europea desde nada menos que 1985, cuando ganó al Borussia Mönchengladbach en el Santiago Bernabéu por 4-0, tras perder en la ida por 5-1. Para ser más concretos, la última remontada de dos goles de los blancos en Chamartín fue en 1993 cuando ganó en Copa al Mallorca, entonces en Segunda división, por 3-0.

Y hablando de remontadas, a buen seguro que una vez habrá quien tenga la tentación de recurrir al llamado ‘espíritu de Juanito, aunque, primero, el artificial Real Madrid de Florentino Pérez nada tiene que ver con aquel Real Madrid, y, segundo, hasta el propio hijo del difunto Juan Gómez pidió a través de su cuenta de Twitter (@j7_roberto) dejad a mi padre tranquilo, cada vez que le mencionan para remontar, palmamos”.

Ricardo Rodriguez batió a Keylor Navas desde el punto de penalti. (Reuters)Ricardo Rodriguez batió a Keylor Navas desde el punto de penalti. (Reuters)

Zidane, sin respuestas

Como de donde no hay, tampoco se puede sacar, la rueda de prensa de Zidane tras el partido del Volkswagen Arena no sirvió para aclarar nada. “Lo que tenemos que hacer es estar tranquilos, no voy a volverme loco, los jugadores tampoco”, fueron las primeras palabras del contrariado técnico francés. “Estamos doloridos porque perder siempre duele, pero tenemos la oportunidad de cambiar eso. Siendo el Real Madrid podemos remontar en el Bernabeu con nuestra afición”, añadió Zizou, aunque sus palabras más que transmitir optimismo, sonaron huecas. 

Zidane atribuyó la derrota ante todo a que su equipo no mostró al comienzo del partido la intensidad necesaria y, en cambio, el Wolfsburgo si lo hizo. “No empezamos con la intensidad necesaria en un partido de Champions y ellos sí”, dijo. Además, según el galo, al Real Madrid le faltó movilidad en todas las líneas. “Nos ha faltado movilidad, movilidad en todas las líneas, sobre todo al inicio”, aseguró.

“Sabíamos que el partido iba a ser difícil, pero el 2-0 no me lo esperaba”, comentó Zidane, para volver a demostrar que no tenía ni idea de lo que le había pasado a su equipo para jugar tan mal y llevarse un resultado tan sorprendente. “En caliente no puedo decir muchas cosas, ahora lo que quiero es ver y analizar bien el partido. Yo soy el responsable, el que tiene que buscar soluciones y lo voy a hacer”, dijo sin demasiado convencimiento. 

Por último, preguntado por los cambios, Zizou siguió sin aclarar nada: “Había que hacer un cambio y podía haber sido otro jugador. Habia que hacer un cambio, no tenía nada que ver con Luca (Modric). Hoy no han funcionado los cambios, pero había que intentar algo”. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes