Del Bosque celebra su centenario con un partido acorde a su decadencia

Cierto es que el partido era más incómodo por llegar con la temporada terminada que por la entidad del rival, una Bielorrosia que ya había perdido en su ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

Cierto es que el partido era más incómodo por llegar con la temporada terminada que por la entidad del rival, una Bielorrosia que ya había perdido en su campo ante Eslovaquia (1-3) y Ucrania (0-2). Pero, aun así, no había excusas y buscarlas en sin duda el síntoma de que esto ya no es lo que era, ni, lo peor, que dé la sensación de que pueda volver a serlo. España necesitaba ganar en Borisov para afrontar la próxima visita de los eslovacos, el 5 de septiembre, con la opción de liderar el grupo de clasificación para la Eurocopa 2016. Lo hizo, sí, pero con un pírrico 0-1 que confirma su alarmante falta de gol ante un rival mucho más débil y evidencia la decadencia en su juego, iniciada antes del Mundial de Brasil. Bastó un gol de Silva, el mejor español, que con sus 23 tantos iguala nada menos que a Di Stéfano, y hay que destacar una parada de Casillas, que evitó el empate de los bielorrusos. Todo dicho.     

De inicio, se hizo raro que el público no pitara los himnos, ni el propio, ni el de España. Tampoco recibieron silbidos Piqué o Casillas, de nuevo titular, ni ningún otro jugador de la selección que dirige Del Bosque. El salmantino celebraba su partido cien al frente de la Roja. Su balance no lo tiene ninguno de los otros 27 seleccionadores que han superado esta meritoria cifra. En el caso español, tan sólo los números de Luis Aragonés son comparables: 54 partidos, con 38 victorias, 12 empates y sólo 4 derrotas. Vicente, con 78, 8 y 14, es decir, un 78% de victorias, supera el 70% de Zagallo con Brasil y el 67% de Löw con Alemania. Los números están ahí y nadie se los puede discutir a Del Bosque. Sin embargo, el juego de esta selección poco o nada tiene que ver con la que heredó y, lo peor, da la sensación de que se sigue queriendo tener el balón, aunque pocas veces se sepa qué hacer con él. Improvisación lo llaman.   

Pedro, titular pese a ser suplente en el Barça 

Del Bosque apostó por jugadores Premier como Cesc, Cazorla y Silva, junto al ‘italiano’ Morata. Completaba el ataque Pedro. El canario, que ha renovado su contrato con el Barcelona aun siendo consciente de que con Messi, Luis Suárez y Neymar tiene imposible ser titular, es uno de los “preferidos” del seleccionador. “Tiene la singularidad de ser un goleador”, explicó Del Bosque. Después de Silva, que ya suma 20 goles, el delantero del Barça es, con 16, el segundo realizador de los jugadores con los que Del Bosque sigue confiando. A los dos canarios sólo les superan Villa (41) y Torres (21).

A la media hora de partido, el árbitro se comió un penalti sobre Silva. España dominaba y dominaba, llegaba y llegaba, pero sin inquietar lo suficiente a Gorbunov, el portero bielorruso al que su defensa protegía con rigor. En el primer minuto de los dos que el árbitro prolongó el primer tiempo llegó el gol de Silva, quien controló en segundo palo y voleó con su pierna buena a la red.  

España se confió y casi lo paga caro

Nada más empezar la segunda parte en Borisov, Hleb, el único jugador conocido en España tras su paso por el Barcelona, dio un gran pase interior a Kornilenko, que se plantó solo delante de Casillas. El empate estaba cantado, pero Iker sacó el balón con la pierna, en una de las acciones que le convirtieron en leyenda. La clarísima ocasión de Bielorrusia no era fruto de la casualidad, sino de la parsimonia con la que la selección española regresó de vestuarios. Casillas pudo volver a lucirse, esta vez con un disparo lejano, y el partido entró en un peligroso correcalles. España no controlaba el juego y sus llegadas al área rival eran por impulsos, sin ningún tipo de criterio. Se notan las bajas, pero también la falta de guion.

Pedro, que no sólo ha perdido la costumbre de ser titular, sino que tampoco esta temporada ha jugado muchos minutos seguidos, notó la inactividad y fue el primer cambio de Del Bosque. El canario dejó su puesto a otro canario, Vitolo. Más sorprendió el segundo cambio. Isco entró por Cesc, que estaba siendo de los más entonados. El madridista aportó imaginación, pero fue en una buena combinación entre Vitolo y Silva en la que la Roja mereció el 0-2, aunque Gorbunov emuló a Casillas en el posible 1-1.

Con los jugadores españoles esperando el pitido final para dar inicio a sus vacaciones, al árbitro no se le ocurrió otra cosa que alargar el partido cinco minutos más. España no sufrió entonces e incluso Morata pudo marcar, aunque la prolongación se hizo tan pesada como lo estaban las piernas de los jugadores. La victoria era lo más importante, sí, pero también lo es recuperar el crédito, algo que la selección de Del Bosque hace tiempo que ha perdido.   

Ficha técnica:

0 – Bielorrusia: Gorbunov; Shitov, Martynovich, Filipenko, Bordachev; Kysliak (Dragun, m. 78), Maevski, Nekhaychik, Volodko (Stasevich, m.80), Hleb (Putilo, m. 89); y Kornilenko.

1 – España: Iker Casillas, Juanfran, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba, Busquets, Cesc (Isco, m. 74), Cazorla, Silva (Bernat, m.85), Pedro (Vitolo, m. 65) y Morata.

Gol: 0-1, m.45: Silva.

Árbitro: Robert Schörgenhofer (AUT). Amonestó a Volodko (7), Nekhaychik (21), por Bielorrusia; y a Morata (54), Pedro (59) y Silva (85), por España.

Incidencias: Encuentro de clasificación para la Eurocopa 2016, celebrado en el Borisov Arena, ante 13.000 espectadores. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes