Deserciones en el bando Brexit: “Vienen los refugiados, los violadores… todo es mentira”

20.06.2016 – 11:51 H. – Actualizado: 1 M. Deserciones en el bando pro Brexit por las “mentiras” y la “xenofobia” de la ...

20.06.201611:51 H. – Actualizado: 1 M.

Deserciones en el bando pro Brexit por las “mentiras” y la “xenofobia” de la campaña a favor de la ruptura con la Unión Europea. A solo tres días de que los británicos decidan el futuro del Reino Unido en un histórico referéndum -y cuando una encuesta de Betfair otorga la victoria a la permanencia con un 74,6%- una dirigente del Partido Conservador, Sayeeda Warsi, ha abandonado la campaña por considerar que está basada en “mentiras” y “xenofobia”.

Warsi, que dejó en 2014 el Ministerio de Exteriores por la posición de Londres en el conflicto de la Franja de Gaza, ha declarado al periódico ‘The Times’ que ya no es partidaria del ‘Brexit‘ y que, en cambio, votará este jueves a favor de la continuidad de Reino Unido en el bloque comunitario. “¿Seremos capaces de contar mentiras, para extender el odio y la xenofobia solo para ganar unas elecciones? Para mí, supone ir un paso demasiado lejos. (…) No quiero que la campaña a favor de la salida mande en este país ni que sus mensajes sean la base del Reino Unido en el que quiero vivir y criar a mis hijos”, ha dicho para justificar su decisión.

Sayeeda Warsi durante una conferencia en Manama (Reuters).Sayeeda Warsi durante una conferencia en Manama (Reuters).

El bando del Brexit, sin embargo, quita importancia al asunto: alega que no tenían constancia de que la dirigente ‘tory’ formase parte de su campaña. Warsi se desmarca de mensajes como el que asegura que seguir en la Unión implicará una mayor llegada de refugiados a Reino Unido (Nigel Farage, lider del UKIP, llegó a vincular esta cuestión con la posibilidad de que aumenten las agresiones sexuales).

“¿Por qué gente como yo, instintivamente euroescéptica que cree que la UE necesita reformas, piensa ahora que tenemos que marcharnos? Porque día tras día escuchan: vienen los refugiados, vienen los violadores, los turcos están llegando”, ha declarado a BBC Radio.    

La deserción de Warsi se suma a otras como la de la diputada conservadora Sarah Wollaston, que justificó su cambio por la “mentira económica” situada “en el centro de la campaña”, en alusión a los 350 millones de libras (447 millones de euros) que supuestamente Reino Unido paga a la UE cada semana. Wollaston, responsable del comité de Sanidad de la Cámara de los Comunes, euroescéptica sin tapujos y muy respetada entre las filas ‘tories’, anunció que abandonaba la campaña por el Brexit al considerar “vergonzosas” las afirmaciones que se están realizando sobre los beneficios que podría tener el Sistema Nacional de Salud británico (NHS) en caso de que el país se retirara del bloque comunitario.

Los europeos no tienen miedo

Los europeos desean mayoritariamente que Reino Unido siga integrado en la UE, pero no les asusta tanto que llegue a abandonar el bloque. Según una encuesta difundida este lunes por la Fundación Bertelsmann realizado entre ciudadanos de los seis (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España y Polonia) , un 54% de los ciudadanos comunitarios son partidarios de la permanencia. Examinados por países, los españoles y polacos son los más partidarios de seguir teniendo a los británicos como socios en la UE -64 y un 65%, respectivamente-, mientras que el porcentaje baja al 55% en los italianos y al 54% en el caso de los alemanes.

Los menos partidartios de la permanencia británica son los franceses, con apenas un 41% frente al 25% que quisieran un Brexit. El miedo a los efectos para la propia economía, en caso de un abandono, es relativamente bajo incluso entre los más partidarios de que los británicos se queden. Un 45% del conjunto de los ciudadanos de la UE, excluidos los no británicos, teme consecuencias negativas para el bloque si el Reino Unido abandona el club, un porcentaje casi idéntico de los que piensan que no habrá cambios sustanciales. Los más preocupados son los ciudadanos polacos -con un 51%-, seguidos de los alemanes -un 48%-, mientras que entre franceses, españoles e italianos prevalece la opinión de que no habrá consecuencias negativas. La opinión mayoritaria de los europeos consultados -con un 67%- no cree que un Brexit tenga consecuencias negativas concretas en la economía de su propio país.

Fuente: ElConfidencial.com