“¿Dónde está la rata? ¿Eres tú, Granero?” Dudek ventila la relación Mourinho-Casillas

‘Una carrera no Real’ es el título del segundo libro del exguardameta polaco Jerzy Dudek que acaba de ver la luz y este mismo lunes empezará a ...

‘Una carrera no Real’ es el título del segundo libro del exguardameta polaco Jerzy Dudek que acaba de ver la luz y este mismo lunes empezará a venderse en Polonia. Después del gran éxito que tuvo con su ópera prima, en la que narra su paso por el Liverpool y todos los entresijos del club de Anfield, el héroe de la final de Estambul (que supuso la quinta Copa de Europa para los reds) ha repetido fórmula para contar, otra vez con la colaboración del periodista Darek Kurowski, sus cuatro años como jugador del Real Madrid y, en no pocos casos, desvelar las interioridades de un vestuario que vivió momentos convulsos durante casi todo el tiempo que perteneció a la disciplina del club madridista. 

“Para mí fue una especie de regalo inesperado. Tenía 34 años cuando llegué al Madrid, en el tramo final de mi carrera. Estar en ese vestuario, compartirlo con algunos de los mejores futbolistas del mundo, fue algo muy especial. El Liverpool es un club grande, pero el Real Madrid está en otra dimensión. Es muchísimo más. Tanto dentro del campo como fuera”, explicaba el flamante embajador de la reciente final de la Europa League durante la presentación oficial de un libro sobre el que se barrunta volverá a batir récord de ventas en Polonia debido al suculento condimento que llevan sus más de 300 páginas. 

Lo cierto es que el guardameta polaco, a la sazón el primer futbolista de su país en vestir los colores del todavía campeón de Europa, apenas sí defendió el marco merengue en 12 ocasiones a lo largo de esos cuatro años. Tal vez ese sea el motivo de que buena parte del contenido de ‘Una carrera no Real’ se centre en airear las intimidades de uno de los rincones más sagrados en cualquier equipo de fútbol, como es su vestuario. Si además se trata del Real Madrid, el interés mediático se multiplica hasta el infinito. Dudek es perfectamente consciente de ello y se ha cuidado muy mucho de que su segunda incursión en el mundo literario tenga reclamos más que suficientes como para convertirse en un best seller. 

Titular en el ‘Alcorconazo’, Dudek fue sentenciado a galeras por Pellegrini tras el histórico ridículo en el Municipal de Santo Domingo, si bien tampoco tuvo demasiadas oportunidades con Schuster, Juande Ramos o Mourinho, los otros técnicos con los que trabajó durante su periplo en la entidad de Concha Espina. La mayor parte de culpa de su eterna suplencia se debió a que Iker Casillas atravesó entre 2007 y 2010 uno de los mejores momentos de su carrera. Aunque eso empezó a cambiar a partir de la llegada de José Mourinho al banquillo del Santiago Bernabéu, justo al inicio de la última campaña del cancerbero polaco en el club que supondría el canto del cisne a su trayectoria profesional. 

Dudek describe en sus páginas al técnico de Setúbal como “una persona arrogante con conocimientos profundos. Pero si encuentra a alguien que habla su mismo lenguaje, cambia el discurso y su modo de comportarse. Entonces es mucho más cercano y amable, simpático”. Para explicar el tipo de persona que es Mou, rescata una anécdota que vivió en Oporto cuando, yendo a jugar un partido de Champions con el Madrid, estuvo horas antes en una licorería para comprar una botella de ‘Porto’: “El dueño del local me preguntó qué marca quería, y le dije que me daba igual. El tipo sabía mucho de vinos, así que se enfadó conmigo a causa de mi ignoracia en la materia. Eso es justo lo que le pasa a Mourinho”. Y añade que ese comportamiento es, en realidad, “un disfraz que utiliza para defender las cosas que le importan: su familia y sus jugadores”.

El exinternacional polaco rememora también lo que considera como el inicio del distanciamiento entre el portugués y Casillas: la famosa filtración a la prensa sobre la posición que ocuparía Pepe en el duelo liguero del Bernabéu frente al Barça, a la sazón la primera visita del once de Guardiola tras el 5-0 del Camp Nou, que se saldó con 1-1 en el marcador. “Mourinho entró en el vestuario con cara de pocos amigos. Nos recriminó que cómo era posible que la prensa supiera que Pepe iba a jugar ese día en el mediocampo, si era algo que sólo conocían de puertas adentro. Dijo que filtrar informaciones nos perjudicaba a todos. Al club y también a nosotros, los jugadores”. Su enfado, relata, fue en aumento y desembocó en la famosa anécdota del topo, si bien Dudek asegura que Mou utilizó un término diferente. 

Mourinho saluda a Casillas, con Dudek al fondo (Efe)Mourinho saluda a Casillas, con Dudek al fondo (Efe)

“¿Dónde esta esa rata? ¿Eres tú, Granero?, dijo José señalando a Esteban. Insistió varias veces en que había una ‘rata‘ en el vestuario y que no pararía hasta encontrarla. Después, cerró la puerta y se marchó. Aquel episodio, justo antes de disputar la final de la Copa del Rey, fue el origen de todos los conflictos que se produjeron con posterioridad”.

Dudek se deshace en elogios con Casillas, pese a ser el causante directo de su escasez de minutos durante su estancia en la Casa Blanca. “Es un chaval encantador, buena gente; y un grandísimo portero. Una leyenda que lo ha ganado todo. Nuestra relación fue siempre buena. Al principio nos comunicábamos poco porque yo no hablaba español e Iker muy poquito inglés. Cuando empecé hablar yo español, nos relacionamos más”, dice. El meta polaco confiesa que siempre trató de apoyar al mostoleño y de animarle cuando Mourinho inició su particular guerra contra él. Precisamente en ese marco, cuenta una curiosa anécdota que le ocurrió durante un acto del equipo. “Me tocó ir a un evento del club en el que estaba la madre de Casillas. Me vio y se me acercó para darme las gracias por cuidar tan bien de su hijo”. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes