¿Dónde están los tres periodistas españoles desaparecidos en Siria?

Tres periodistas españoles se encuentran desaparecidos en Siria. Se trata de dos reporteros (los freelance Antonio Pampliega y Ángel Sastre) y un fotógrafo ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
1

Tres periodistas españoles se encuentran desaparecidos en Siria. Se trata de dos reporteros (los freelance Antonio Pampliega y Ángel Sastre) y un fotógrafo (José Manuel López), de quienes no se tienen noticias desde el lunes 12 de julio. Se teme que hayan sido secuestrados en la ciudad de Alepo, al norte del país, aunque por el momento no se ha confirmado en qué circunstancias desaparecieron y tampoco se conoce la identidad de los presuntos secuestradores. Entraron en el país desde el sur de Turquía el 10 de julio y fueron vistos por última vez en el casco antiguo de Alepo junto a su traductor, según difundió el lunes un medio local y confirmó ayer el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un grupo opositor al régimen de Bachar Al Asad.

Tras más de cuatro años de brutal guerra civil, en Siria operan actualmente infinidad de grupos armados y cada uno gestiona los secuestros de forma distinta. La situación en el interior de Alepo es, en estos momentos, extremadamente compleja. A principios de julio, una coalición de 13 grupos rebeldes de orientación islamista llamada Ansar Al Shariah (“Los partidarios de la Sharia” o ley islámica) lanzaron una ofensiva para intentar expulsar de la ciudad a las tropas leales al presidente Asad. El régimen respondió con una devastadora campaña de bombardeos aéreos, que han convertido en escombros gran parte de la urbe, destruida ya en más de un 60% de su perímetro urbano. Además, en la periferia, al nordeste, acecha el Estado Islámico, que gana territorio en las zonas rurales de la provincia.

Ansar Al Shariah pretende “liberar la ciudad de Alepo y su provincia y esforzarse junto a las otras facciones en desarrollar una carta conjunta para gobernarla según las normas del islam”, según su declaración fundacional. Los grupos más importantes de esta alianza son el Frente Al Nusra, la rama siria de Al Qaeda, y Ahrar Al Sham (“Los Hombres Libres del Levante”), un grupo yihadista con un importante componente nacionalista sirio. Entre ambos suman varias decenas de miles de combatientes, y los dos han sido objetivo de los bombardeos estadounidenses en Siria. Según el medio local que el lunes difundió la noticia del presunto secuestro –y que publicaba en su portada una fotografía de los periodistas con su fixer (traductor y enlace local)–, los tres españoles entraron en Alepo con un permiso expedido por un líder de Ahrar Al Sham.

El Frente Al Nusra se formó con el apoyo logístico del antiguo Estado Islámico de Irak (hoy ISIS), que antaño se había beneficiado de la cooperación de militantes sirios contra la ocupación estadounidense, y que al inicio de la insurrección armada en Siria invirtió el flujo de yihadistas. Posteriormente, Abu Bakr Al Bagdadi, líder del grupo iraquí, cambió el nombre de su organización a Estado Islámico de Irak y el Levante, o ISIS, y anunció la fusión de ambos grupos bajo su mando. Pero Abu Mohamed Al Golani, el cabecilla de Al Nusra, rechazó esta absorción, y en la disputa recibió el apoyo de los líderes de la propia Al Qaeda. Ahora, ambos grupos mantienen una tensa rivalidad que ha llegado a plasmarse en sanguinarios enfrentamientos armados.

Ahrar Al Sham fue establecido por antiguos presos políticos islamistas amnistiados por el régimen sirio al principio de la revolución. Se trata de una formidable fuerza de combate (fueron los primeros en derribar un caza de la aviación siria utilizando un pequeño misil portátil, en 2013), bien armada y disciplinada. Sin embargo, sus principales líderes fueron eliminados en un misterioso atentado en septiembre de 2014, y el grupo fue decapitado de nuevo hace una semana, cuando dos suicidas se inmolaron en los cuarteles generales de la organización.

El resto de facciones, a menudo integradas por unos pocos cientos de combatientes, supone una complicada sopa de letras muy difícil de monitorizar, puesto que muchos de estos grupos apenas duran unos meses antes de desaparecer, cambiar de nombre o disolverse en nuevas alianzas. Destaca, en todo caso, el Yabhat Ansar Al Din (“Frente de los Partidarios de la Religión”), una coalición de grupos salafistas de diferentes países (principalmente sirios, marroquíes y saudíes) que han tratado de mantenerse neutrales en el conflicto entre el ISIS y Al Nusra.

Vista general de la calle Saif Al-Dawla destrozada por los bombardeos del régimen contra Alepo (Reuters). Vista general de la calle Saif Al-Dawla destrozada por los bombardeos del régimen contra Alepo (Reuters).

Vistos por última vez en el casco viejo de Alepo

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos –cuya sede está en Londres, pero que cuenta con una extensa red de activistas en Siria– asegura que los periodistas españoles fueron vistos por última vez en una furgoneta blanca, acompañados de su fixer, en la zona de Maadi, el casco antiguo de Alepo. Según Rami Abderrahman, director del Observatorio, el vehículo en el que se desplazaban los españoles fue interceptado por un grupo armado, que vestía al estilo pakistaní, antes de su desaparición. 

La versión coincide con la difundida este lunes por el citado medio sirio, que publicó que los periodistas fueron secuestrados en Alepo la semana pasada, donde, según testigos citados en su crónica, “se llevaron a dos periodistas que tienen la nacionalidad española, así como el intérprete sirio ‘Osama’ y el joven sirio ‘Muhannad Tutunji’, además de a otro civil”. “Según muchos testigos –continúa la información– Osama entró en un barrio de Alepo por la tarde acompañado por los periodistas españoles hacia las 10 de la noche del lunes 13 de este mes y todo el equipo se fue hacia el barrio de Maadi, donde fueron secuestrados. La transferencia se hizo en ese distrito, en una furgoneta de color blanco tipo Sony Rey y un grupo de hombres salieron enmascarados con uniformes de pakistaníes que habían llegado en un automóvil Honda modelo 2004 de color plata. Dentro del coche estaban los españoles con el equipo que los acompañaba, además de 5.000 dólares y un rifle kalashnikov, un walkie-talkie y una granada”.

“Los secuestradores se llevaron el automóvil a un destino desconocido. Nadie ha sido identificado. Según el traductor, Osama, los periodistas habían entrado con el permiso de la brigada Ahrar Al-Sham, firmado por su líder, quienes se encargaron de acompañarlos y facilitarles el movimiento en la ciudad y ofrecerles protección en las zonas liberadas a través de las grandes relaciones con las facciones militares presentes” en la urbe, señala el citado medio.

“Pedimos paciencia, pero, sobre todo, respeto”

Tras conocerse la noticia del secuestro, las familias de los periodistas han reconocido que desde el día 12 “se trabaja en su búsqueda y localización” y que hasta la fecha no existe confirmación alguna sobre su paradero, por lo que han pedido “paciencia pero, sobre todo, respeto” y “la mayor discreción posible tan necesaria en momentos como estos”. El Ministerio de Exteriores está “al corriente de la situación”, según fuentes del departamento que dirige José Manuel García-Margallo, que se han limitado a añadir que están “trabajando en ello”.

El periodista español Antonio Pampliega (i).El periodista español Antonio Pampliega (i).

En Siria, el país más peligroso del mundo para los informadores, han sido capturados por islamistas radicales al menos cuatro periodistas españoles: Javier Espinosa, Ricardo García Vilanova, Marc Marginedas y Andoni Lubaki.

Los tres españoles ahora desaparecidos tienen una larga trayectoria en cobertura de informaciones en zonas de conflicto. Antonio Pampliega, uno de los periodistas españoles que ha viajado a Siria en más ocasiones, ha colaborado en los últimos años con prácticamente todos los diarios nacionales: El País, El Mundo, La Razón y El Confidencial. También con cadenas como Cuatro, en la que recientemente protagonizó una edición del programa Infiltrados en la ciudad kurdo-siria de Kobane para retratar la lucha de las milicias kurdas contra el Estado Islámico. En mayo de 2015 recibió el premio la Buena Prensa a la mejor serie de reportajes por su trabajo en Alepo para El Mundo y fue finalista en la categorías de reportajes por ‘Los niños perdidos de Alepo’, publicado en El País, reza un comunicado enviado en representación de su familia.

“Fue uno de los primeros profesionales en acceder al país tras el inicio del conflicto en el año 2011; desde entonces, ha recorrido la mayoría de sus provincias en una docena de viajes en los que ha tratado siempre de reflejar el sufrimiento de la población civil y las cicatrices que la guerra genera”, dice el comunicado.

José Manuel López, fotógrafo independiente que ha documentado Afganistán, Irak, Palestina, Irán o Kosovo tras trabajar durante once años en La Crónica de León, había acompañado a Pampliega en sus últimos viajes al país. Sus fotografías se centran en los conflictos sociales. Hace apenas tres semanas fue galardonado con el Premio Marco Luchetta de fotografía, que se suma a otros recibidos anteriormente. En los dos últimos años se ha centrado en la guerra de Siria, el conflicto de Sudán del Sur, Somalia o Irak como colaborador habitual de la Agencia France-Presse (AFP). Ha publicado sus fotografías en medios de comunicación tan relevantes como The New York Times, The Guardian, Le Monde, El País o Der Spiegel.

Ángel Sastre es un periodista con base en Buenos Aires que trabaja como freelance para varios medios españoles como La Razón, Onda Cero y Cuatro. Fue Premio Larra en 2010 y lleva alrededor de nueve años viajando por Iberoamérica. También ha realizado coberturas en otras zonas del mundo como el Sudeste Asiático y Oriente Medio. En los últimos años, Sastre dedicaba sus vacaciones a desplazarse a zonas de conflicto.

Fuente: ElConfidencial.com

Palabras relacionadas: