Dos zarpazos en cinco minutos le valen al Atlético para tener su partido soñado

17.09.2016 – 18:19 H. Cinco minutos y el partido ya está finiquitado. El Atlético de Madrid necesito de dos zarpazos para dejar todas las pizarras previas ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

17.09.201618:19 H.

Cinco minutos y el partido ya está finiquitado. El Atlético de Madrid necesito de dos zarpazos para dejar todas las pizarras previas al partido caducadas. No se llegó a ver el planteamiento de Simeone o de Abelardo, no dio tiempo, pues antes de que la gente empezase a prestar atención Griezmann y Gameiro ya habían solventado la papeleta. Quedaban 85 minutos casi de pasarela, para mostrar cosas pero sin sustancia final. Al fin y al cabo lo esencial, los tres puntos en la Liga Santander, ya tenían dueño. En la frase “partido a partido” este se contó con unos pocos segundos. 

Mérito absoluto de los madrileños, que demostraron que navegan por encima de los nervios y las especulaciones. Es un equipo de grandísimo talento, uno de los punteros de Europa, y como tal se manejan. Los buenos conjuntos, además, saben aprovechar las carencias de los rivales, y en el caso del Sporting la lista de cuestiones a mejorar es larga. Se notó en el primer gol. Un balón perdido, cabeceado en medio campo que una defensa entera no acierta a despejar. El más listo, en un enjambre de camisetas negras del Sporting, fue Gameiro, que se fue con la pelota y acertó en el pase. Tampoco había que ser un virtuoso para ver que Griezmann se iba solo por el centro. El francés cogió la pelota, avanzó unos metros, miró a Pichu Cuéllar y decidió que ahí iba a ser el primer gol. No llevábamos dos minutos de partido.  

Alonso Castilla

Las relaciones entre el Cholo Simeone y la cúpula del club, Miguel Ángel Gil Marín en concreto, se han deteriorado en los últimos tiempos. El director técnico trata de apagar el fuego

Unos segundos después, eso no se contaba por minutos, Filipe cogía la pelota en su band a, bien metido en el campo del Sporting. Se la dio a Gameiro que, ya dentro del área, hizo un simple pero eficaz recorte y miró a portería. Estaba escorado, pero vio el huevo, la ejecución del tiro fue perfecta, al palo más alejado a su posición, bien pegado al palo. Los odiadores de Gameiro, que existen, debían de estar callados. Será, como repiten con frecuencia, la quinta opción que manejaba el club, pero eso es más que nada una constatación de que el Atlético ahora piensa en las alturas, no en lo bajo. No es Diego Costa, no se parece en nada a él, de hecho, pero es un jugador que a buen seguro le dará tardes buenas a su nuevo club.

Algo después marcó otro Griezmann, otro gol precioso, desde fuera del área, un zurdazo. También ayudado por la pasividad del Sporting. Era ya un rato en el que el Atlético vivía a la contra, de la extrema velocidad de sus mejores jugadores. Esperar para tirar en largo, que los perros de presa ya saben lo que hay que hacer.

Goles como puñetazos 

El Atlético abrumó, con dos goles como dos puñetazos, sin que le hubiese dado tiempo siquiera a ponerse a dominar. Porque el dominio requiere de minutos, es una gota malaya, no dos arreones. Técnicamente daba lo mismo, los dos goles tempraneros eran la mejor manera de sacudirse los nervios. Incluso de acallar las habladurías, esas que señalan con razón que una reducción de contrato como la de Simeone no puede ser considerada desde la normalidad. 

Simeone, por cierto, que parece otro. Sigue siendo el más intenso, el que no deja un segundo de moverse y el que se da la vuelta para dirigir a la grada como si fuese Gustavo Dudamel con la orquesta sinfónica. Lo que sorprende en él es la alineación, muy ofensiva. La medular fue comandada por Saúl y Koke, que no son precisamente dos marmolillos. Tienen recorrido y fuerza, son capaces de esas funciones, pero el Cholo habitualmente quiere más músculo. A partir de ahí, todo de ataque, los dos franceses ya mencionados, Gaitán y Carrasco. Estos dos, por cierto, aún no del todo cómodos en esta temporada. 

Jesús Garrido

El Atlético ha perdido eficacia goleadora desde que se fue Diego Costa. Pese a su inicio dubitativo, en el club están muy tranquilos con el francés y saben que tarde o temprano explotará

¿Dónde estaban Tiago, Gabi o Augusto? Fuera del equipo. Los malidicentes dirán que estaban descansando porque el miércoles toca jugar en el Camp Nou y ahí el Cholo no hará tantas concesiones al arte. Lo cierto, de todos modos, es que la alineación inicial del Atlético, una propuesta muy interesante y atractiva, hubiese sido inaudita en años anteriores. Igual el argentino se está reformando, de tanto como le han dicho que no hace un fútbol bello le han picado su orgullo y ha dar un poco de cuerda a los estetas. Jugadores tiene para hacerlo, y no solo los titulares, pues también jugó Correa, que hace cabriolas con los pies, o Torres, de oficio delantero móvil. 

Torres que salió un rato y marcó dos goles. No se parece en nada a aquel chico de ánimo sombrío que estaba en el Milan y del que decían tenía su carrera ya completada. Es posible que no llegue nunca a lo que se vio en el Liverpool, pero su versión menor al Atlético le sale a cuenta. Aunque solo sea por su comunión con la grada, que le ve como al Cid, capaz de hacer cosas para las que ya no está. A él le gustaría un poco más de cancha, ser el titular, pero Simeone, que tampoco es su mejor amigo, no termina de verlo. 

También tenía delante las facilidades que otorgaba la defensa del Sporting. Es un equipo hecho para otras tardes, que se guarda la intensidad para los partidos en los que de verdad se juega la vida, que son muchos. Es probable que Abelardo pensase durante la semana un montón de variantes para ponerse a la altura de la cita, pero el tablero saltó por los aires en unos pocos minutos haciendo imposible un análisis cabal de todo lo propuesto. No era su guerra, para eso estaba el Atlético.

Ficha técnica

5 – Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Savic, Godín, Filipe; Gaitán, Saúl, Koke, Carrasco (Augusto, m. 46); Gameiro (Correa, m. 60) y Griezmann (Fernando Torres, m. 68).

0 – Sporting de Gijón: Cuéllar; Lillo, Jorge Meré, Amorebieta, Isma López (Viguera, m. 46); Douglas, Sergio Álvarez, Nacho Cases, Víctor Rodríguez (Afif, m. 61); Burgui y Duje Cop.

Goles: 1-0, m. 1: Griezmann supera a Cuéllar en el uno contra uno. 2-0, m. 5: Gameiro con un derechazo en parábola a la escuadra. 3-0, m. 30: Griezmann, de tiro desde fuera del área. 4-0, m. 71: Fernando Torres culmina un pase de Correa. 5-0, m. 90: Fernando Torres, de penalti.

Árbitro: Ocon Arraiz (C. Riojano). Amonestó al visitante Amorebieta (m. 15).

Incidencias: partido correspondiente a la cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 54.000 espectadores. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes