El Atlético estira la felicidad del derbi

01.03.2016 – 23:03 H. El Atlético ahora mismo rezuma alegría. Transmite buen rollo, como un buen capítulo de ‘Friends’ o casi cualquier tema de ...

01.03.201623:03 H.

El Atlético ahora mismo rezuma alegría. Transmite buen rollo, como un buen capítulo de ‘Friends’ o casi cualquier tema de ‘The Jayhawks’, te saca una sonrisa cuando lo ves o lo oyes, cuando lo sientes, en definitiva. Todo ese entusiasmo incontenido por una victoria, un triunfo que dice el Cholo que es uno cualquiera, porque el Madrid al fin y al cabo es un rival más. Pero es un discurso, este sí, que no está dentro de unos márgenes muy gruesos de verdad. Hay poco que le guste más a Simeone o a cualquier colchonero de bien que ganarle al Madrid. Tanto es así, que tres días después la alegría continúa como el sábado a las seis de la tarde. Es una sensación de felicidad exterior la de los rojiblancos que se contagia con facilidad, y si no se lo creen, que se lo digan a la Real Sociedad.

Cuando en este periódico o en distintos medios de comunicación se ha criticado el estilo que Simeone ha elegido para su Atlético no es porque no sea exitoso, salta a la vista que lo es, y mucho además. Pero una vez superada la costumbre a la victoria, no seguir avanzando es retroceder. Una civilización que rechaza la tecnología no es una cultura avanzada, igual que no lo es la que vive de la pseudociencia. El desarrollo humano, como el futbolístico, consiste en dar pasos hacia adelante, evolucionar. Por eso al Atleti se le pide ese paso, la evolución desde un sistema de juego en el que la organización es religión y el virtuosismo está perseguido, hacia un modelo envolvente que no reniegue de la frescura del toque, sino que lo añada como arma al arsenal.

En el Bernabéu, el Atleti no se dedicó a ser más físico que el contrario y a encerrarse. Si lo hizo, fue en momentos puntuales por necesidad del guion o por pragmatismo táctico. Hubo varios instantes en los que los rojiblancos dominaron a los blancos desde el balón, con la posesión como arma, subiendo la velocidad a la que se movía el balón para crear superioridades y espacios. Esa es la evolución de la que hablamos. La sabiduría no es finita, sino que a mayor conocimiento, más sabio será uno. El Atleti gana ampliando su registro. Gana hoy y ganará aún más mañana.

Griezmann anota el penalti (EFE).Griezmann anota el penalti (EFE).

El patrón de juego contra la Real se radicalizó en ese sentido. Por primera vez en mucho tiempo, el Atlético no solo no sufrió para llevar la iniciativa, sino que encontró diversión en ello. Y como hace el Barça, como hace el Bayern, es decir, como hacen los equipos resultantes de un profundo trabajo previo, es irrelevante quiénes sean los miembros que lo desarrollen, ya que la idea será siempre la misma. Los conceptos son parte del intelecto de los jugadores y por ello, que jueguen esta vez cuatro pivotes en el medio no impide que el juego sea caudaloso y, por momentos, bello. Por supuesto, que en ese despliegue coral participen activamente jugadores como Koke, Juanfran y (sobre todo) Filipe, mejora la sinfonía. Porque no es lo mismo que la ‘Sonata Claro de Luna’ de Beethoven la interprete Lang Lang o que lo haga ‘The Edge’.

Lo que le falta a la orquesta del Cholo es el golpe de platillos final. Le lleva faltando toda la temporada. El muy buen juego del Atleti no se transformó en más goles porque las jugadas trenzadas y estéticas no solían acabar en remate. A Vietto, como le pasó a Jackson, se le ha acabado hace tiempo el cartel de ‘el nuevo’. Nadie en el Atleti le pide que sea como Griezmann, que también pasó por su etapa de transición hasta que Godín le centró. Pero sí se le pide que aporte infinitamente más de lo que lo hace. No tiene remate, no participa con soltura en el juego ni ejerce la presión como le gusta a Simeone. No es diferencial, sino uno más (o a veces, uno menos). De ahí que Saúl lleve el doble de goles que él, y que Diego Reyes haya marcado casi la mitad que él para el Atlético. Saúl tiene más remate que Vietto y juega unos veinte metros por detrás.

Vietto sigue sin convencer (Reuters).Vietto sigue sin convencer (Reuters).

Lo mejor que hizo Vietto, en realidad, fue encontrar a Griezmann en velocidad de manera que sus excompañeros le tuvieron que hacer penalti. No le gustará mucho marcarle al equipo de su vida, pero oye, que ya le ha hecho tres esta temporada. Es indispensable para él, para el Atleti y para que Deschamps esté tranquilo si se queda sin Benzema, que siga marcando goles con regularidad, que no vuelva a estar mes y medio sin marcar y cuatro partidos sin tirar a puerta. 

Hace unos días, la temporada del Atleti rozaba la decepción después de quedar a ocho puntos del Barça y empatar sin goles en Eindhoven ante un PSV con diez. Pero de repente, se gana en el Bernabéu y después se deja al máximo enemigo a siete puntos momentáneos y todo empieza a cambiar de estado de ánimo. La felicidad, esa maldita sensación pasajera…

Ficha técnica

3 – Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín (Lucas, m. 53), Filipe; Saúl, Augusto, Gabi (Óliver, m. 75), Koke; Griezmann (Correa, m. 61) y Vietto.

0 – Real Sociedad: Rulli; Elustondo, Mikel, De la Bella, Héctor (Vela, m. 58); Reyes, Illarra; Bruma (Capilla, m. 82), Granero (Pardo, m. 57), Xabi Prieto; y Jonathas. 

Goles: 1-0, m. 8: Diego Reyes, en propia puerta a centro de Koke. 2-0. m. 46: Saúl, de volea dentro del área a centro de Vietto. 3-0, m. 60: Griezmann, de penalti.

Árbitro: Hernández Hernández (C. Las Palmas). Amonestó al local Augusto Fernández (m. 74) y a los visitantes Jonathas (m. 4) y Granero (m. 57).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo séptima jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 35.000 espectadores.

Fuente: ElConfidencial – Deportes