El Barça entra en la campaña del 27-S sin querer y su presidente no dice ni pío

Si de algo no se puede dudar sobre Josep María Bartomeu es de su talante conciliador. Dicho de otra manera, cuantos menos líos tenga, mejor. Así que tras ...

Si de algo no se puede dudar sobre Josep María Bartomeu es de su talante conciliador. Dicho de otra manera, cuantos menos líos tenga, mejor. Así que tras las declaraciones del presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, y del presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, afirmando que en una hipotética Cataluña independiente el FC Barcelona quedaría fuera de LaLiga, la estrategia de Bartomeu es la habitual: quedarse quieto y esperar a que escampe. El FC Barcelona, como club, no tiene ninguna intención de pronunciarse públicamente al respecto, ya que consideran que la entidad no debe inmiscuirse en las elecciones del próximo domingo. Es públicamente conocido que el perfil de Bartomeu no es independentista, así que no se plantea en ningún caso dar un paso adelante ni en un sentido, ni en otro.

Eso sí, en su afán por no meterse en charcos ya ha caído en la contradicción de decir una cosa y después la contraria el mismo día. Sucedió el domingo pasado. En El Periódico de Catalunya declaró: “¿Dónde jugará el Barça?, es una pregunta; y ¿dónde quisiera jugar el Barça? es otra. El Barça es un club afiliado a la Federació Catalana de Futbol, que, a su vez, se rige por las normas que emanan de la Secretaria General de l’Esport de la Generalitat, que se basa en las leyes que surgen del Parlament de Catalunya. Por lo tanto, la institución que dirá dónde juega el Barça será, al final, la Generalitat. Esa podría ser la respuesta a la primera pregunta. Respecto a la segunda, al Barça le gustaría seguir en la Liga, que es desde donde nos hemos proyectado al mundo. Es difícil pensar en la LFP sin los Barça-Madrid, sin el Espanyol y todos los clubes de Segunda, Nàstic, Girona, Llagostera… Si somos consultados, diremos que queremos seguir jugando la LFP, pero es evidente que si no existen relaciones entre España y Catalunya, difícilmente podremos jugar. Por lo tanto, cualquiera de estas cuestiones deben ser tratadas por el Govern”.

Por la tarde, en declaraciones a Mónica Marchante en Canal+, después del partido entre el Barça y el Levante, el presidente prefirió echar balones fuera y no pronunciarse en absoluto: “El Barça está fuera de la campaña electoral. Entiendo que el señor Cardenal está en campaña porque es político, pero el Barça queda fuera y prefiero que lo estemos. No nos pronunciaremos, el Barça siempre se mostrará neutral”.

Artur Mas, entre Josep Maria Bartomeu y Florentino Pérez, durante el último Barça-Real Madrid jugado en el Camp Nou (Efe)Artur Mas, entre Josep Maria Bartomeu y Florentino Pérez, durante el último Barça-Real Madrid jugado en el Camp Nou (Efe)

Los políticos sí toman la palabra

Con el 27-S a la vuelta de la esquina y la escalada en el tono de las declaraciones, Bartomeu, más que nunca, piensa enroscarse en el silencio y esperar acontecimientos. Los políticos, en cambio, ya se han manifestado al respecto en más de una ocasión. Artur Mas, por ejemplo, afirmó recientemente en la revista Panenka: “No me creo que la LFP vaya a renunciar a su mejor activo, que es un Barça-Madrid. Al Barça y al resto de clubes catalanes les interesará estar en una liga estatal e idealmente competir en una liga europea, que es a lo que yo creo va a tender este deporte. Pero la Liga española necesita como el pan que come que el Barça siga estando ahí”.

Xavier García Albiol, el candidato del PP y socio del Espanyol, no se plantea tampoco una Liga sin los clubes catalanes: “Se está poniendo en riesgo la convivencia y lazos que nos unen como lo es el deporte. No me imagino una Cataluña al margen del resto de España y jugando una liga entre el Espanyol, el Barça, el Badalona y el Cornellà”. La candidata de Ciutadans, Inés Arrimadas, ha asegurado en declaraciones a la Cadena Ser sin embargo que sería lógico que el Barça no jugara la Liga si Cataluña se independiza: “La Liga española la juegan equipos españoles, así que en un hipotética Catalunya independiente sería extraño contar con equipos que no sean de España”. 

El Barça ha entrado de pleno en la campaña electoral y no por elección propia. Por ejemplo, Societat Civil Catalana, que defiende la unión entre Cataluña y España ha comenzado una campaña publicitaria con el siguiente lema: “Porque quiero que el Barça siga jugando la Liga española pongamos fin al separatismo”. 

La situación no afecta solo al club, sino que también los jugadores y el entrenador azulgrana son interpelados al respecto. Gerard Piqué ya dejó claro que está a favor del derecho a decidir, pero sin especificar cuál sería entonces su elección. Luis Enrique, por su parte, se declaró el pasado fin de semana “completamente apolítico” y ayer, en tono jocoso, contestó de la siguiente forma a la pregunta de si se imaginaba una Liga sin el Barça: “A estas alturas de la vida me imagino ya cualquier cosa, pero no en esto solo, sino en todo”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes