“El Barça es la Sagrada Familia construida por dos grandes arquitectos: Cruyff y Pep”

01.04.2016 – 05:00 H. Frederic Porta Vila se denomina a sí mismo con todo el criterio del mundo como un pensador, un teórico de esto del fútbol, que empezó ...

01.04.201605:00 H.

Frederic Porta Vila se denomina a sí mismo con todo el criterio del mundo como un pensador, un teórico de esto del fútbol, que empezó siendo un juego, pero al juego se puede jugar de muchas maneras, y para mejorar hay que estudiar a través de los métodos. Porta cuenta a El Confidencial en el resumen con el que sigue a este párrafo la historia del origen del método azulgrana, un proceso mucho más complejo que decir ‘Cruyff empezó a jugar con tres centrales y comenzó a ganar’. Y en lo que sigue, una charla abierta que comenzó como una simple entrevista por haber presentado junto a Manuel Tomás ‘Barça inédito’, un libro que repasa en 800 detalles la historia del club culé, y pasó a ser un profundo análisis de cómo se produjo y qué ha supuesto el fenómeno Cruyff en Can Barça, su evolución y su futuro. Ah, y deja una propuesta, ¿por qué si funciona una cantera de jugadores, no implementar también una cantera de entrenadores?

“Algunos periodistas e historiadores estamos debatiendo en Barcelona sobre de dónde viene todo esto, de dónde sale este juego. Y yo creo que hay que remontarse al año 1947, en la famosa gira de San Lorenzo de Almagro. En tiempos de autarquía, de pelotazo, ven jugar a unos argentinos que juegan al toque y rasean el balón. Y los de Barcelona, que son de espíritu mediterráneo, amantes de la estética, dijeron ‘yo quiero jugar como estos’. Después llega Kubala y es la revolución. Luego viene Helenio Herrera y también deja algo. Después viene Venables y deja la presión alta. Y luego, Cruyff, que es un genio (la primera vez que oí ‘si la tenemos nosotros, ellos no la tienen’, me quedé muerto. Obviedades que necesitas a alguien que te lo diga tan claro). Y Guardiola te lo sublima.

”Pero en esa búsqueda, hay tiempos muy oscuros: de echarle la culpa al otro, del fatalismo, de la época de Gaspart con el Madrid permitiéndose el gustazo de dar golpes tan bajos a la autoestima como el fichaje de Figo, etcétera. Hablando con directivos del Barça de aquella época, lo que resulta de todo esto es Laporta y los suyos , que al final eran unos antisistema. Dijeron: “Se ha acabado la tontería, vamos a apostar por lo bueno. Johan, ¿a quién metemos? A Rijkaard. Vale”. Si hubieran fichado a Beckham, quizá todo habría sido diferente, pero Ronaldinho devolvió la sonrisa al Barça y se ganó otra Copa de Europa. Y se enganchó con una generación fantástica con un extraterrestre al mando y Guardiola cerrando la historia”.

[Lea aquí: Desmontando a Guardiola: Perarnau cuenta los secretos de su Bayern en ‘Herr Pep’]

Pregunta: Dicen las malas lenguas que Núñez no echó a Cruyff en 1990 porque no tenía dinero para pagar su finiquito.

Respuesta: En parte, sí. Menotti anunció con anterioridad a Cruyff las urgencias históricas del Barça. Al club le podía la urgencia y los proyectos duraban nada. Después del motín del Hesperia, estaba muy chungo el entorno del Barça y había movimientos contrarios a la perpetuación de Núñez, lo cual hace a éste elegir a Cruyff para su vuelta. Éste incorpora su ideario, que lógicamente no funcionó de la noche a la mañana. Y Johan se salvó por aquella final de Copa ganada al Real Madrid en Valencia en 1990.

¿Puede ser Óscar un heredero del banquillo culé? (EFE/Albert Olivé).¿Puede ser Óscar un heredero del banquillo culé? (EFE/Albert Olivé).

P: Ahora parece una locura pensar que por muy poco nos quedamos sin ese legado.

R: Con estos dirigentes que tan poco saben de fútbol y tantísimo saben de egos y de inmediatez absoluta… El Barça tiene un problema histórico de quedar muy fijado entre el último marcador y el próximo. Por ejemplo, después de más de veinte años tras cambiar la mentalidad y olvidar las urgencias históricas, al más mínimo resbalón, vuelve el sentimiento atávico culé, el fatalista y derrotista y todas esas tonterías. No se ha aprendido nada de los años de gloria.

P: No hay que irse muy lejos. Durante el año del Tata Martino parecía que al Barça llegaba el fin del mundo.

R: El año de Martino es un despropósito de la cabeza a los pies. Los años de Rosell están marcados por un gobierno que gobernaba contra otra parte del barcelonismo. Ha sido una lucha constante contra la herencia recibida, y habría sido mucho más fácil e inteligente continuar el método. Quiso desde el principio marcar las diferencias. Martino, eso sí, era el tío más honesto de todos, porque yo jamás he visto a un hombre de fútbol diciendo dos veces en rueda de prensa que esto le venía grande. Sólo por eso se le debe un recuerdo más que respetuoso.

“En la dictadura de Franco, el Madrid era un club favorecido y ganaba Copas de Europa”

P: De todas formas, resulta una decisión un tanto extraña aquella. Es cierto que Martino es de la escuela de Bielsa y que podía encajar con Messi, lo cual es básico, pero era muy ajeno al Bar

R: Es que es una decisión tomada ‘contra’. Quisieron demostrar que ellos también tenían mando en plazo y que haciendo todo lo contrario a lo que había hecho Laporta también funcionaba, y no, no funciona. Es muy difícil jugar y entrenar en el Barça. Todos los grandes jugadores dicen que es al segundo año cuando empiezan a entender algo y como entrenador. Un técnico, al llegar aquí y ver la grandeza del Barça, su poder simbólico y sentimental, si no dominas el método, es imposible.

Luis Enrique no mamó de la filosofía de Cruyff, pero se adaptó al estilo del Barça (EFE/ Alejandro García).Luis Enrique no mamó de la filosofía de Cruyff, pero se adaptó al estilo del Barça (EFE/ Alejandro García).

P: Incluso Van Gaal, que conocía ese método del Ajax, no encajó en el Barça.

R: El problema de Van Gaal fue que él no podía llegar a Barcelona siendo una persona que se crece con la adversidad, esto es, el tipo de persona que necesitan de enemigos, aunque sean inventados, para sacar lo mejor de sí, como Van Gaal o Mourinho, aquí no caben. Lo que hay que hacer es ser listo y no romper con lo que hay. Después de 60 años, el Barça ha encontrado su piedra filosofal y lo que se debe hacer es evolucionarla y hacer cuanto menos ruido, mejor, como hace Luis Enrique.

P: El cambio de paradigma en el Barça diría que fue, junto al del Ajax de los 70 (y viene del mismo origen), la mayor revolución en la historia del fútbol, quizá.

R: Pero hacen falta genios para llevarlo a cabo. Y en el Barça ha habido dos genios: Cruyff y Guardiola. Aquí hay una dialéctica de Mozart y Salieri, para entendernos: está el gran genio, siempre sepultado por el otro genio que no le ríe las gracias, que añora más poder y que, en esa línea, monta un contrapoder. Lo que no se le ha reconocido en vida a Cruyff, como a Guardiola es brutal. Para mí, el Barça, sin chovinismo alguno, es el equipo de la historia que durante más tiempo ha ganado jugando de maravilla. Claro, con un extraterrestre como Messi tienes mucho ganado, pero lo que ha logrado el barcelonismo es la construcción de, digamos, una Sagrada Familia durante muchísimos años, en la que el arquitecto bueno era Cruyff y el sensacional era Guardiola.

Para mí, el Barcelona, sin chovinismo alguno, es el equipo de la historia que durante más tiempo ha ganado jugando de maravilla al fútbol

P: El Barça tuvo otros grandes genios en los banquillos, como pudieron ser Helenio Herrera y Rinus Michels, pero con ellos nunca dio ese salto para consolidarse como un gran equipo.

R: En el fútbol son fundamentales los matices. Helenio Herrera era un enorme propagandista de él mismo, pero él puso una piedra de la catedral al darse cuenta de que los jugadores de casa jugaban con más compromiso y, por tanto, había que aprovechar todo lo bueno que daba la cantera y luego ir a fichar lo que no había en casa, que era el gol. Eso se hizo hace 55 años y no se siguió ese camino, porque el Barça durante 30 años desechó al canterano. Y Michels llega en un momento muy difícil. Era un personaje muy recto y el jugador español era aún muy indisciplinado, y más el jugador del Barça, que era de una resistencia mínima ante cualquier contrariedad, y eso a Michels le pudo. Después, el Barça encontró lo que estaba buscando: un modelo.

P: Para lo que es el Barça hoy, ¿quién ha sido más importante, Guardiola o Messi?

R: Hoy es Messi, pero es como decir a quién quieres más, a papá o a mamá. Guardiola sublima el método y Messi es una bendición divina que cambia la historia del Barça. Con Messi, la gente está aprendiendo de fútbol, porque entiende que puede jugar andando y ser el mejor del mundo. Guardiola probablemente un día volverá para acabar la hoja de servicios, y que lo haga como presidente además.

P: Pensando en el cambio de paradigma del Barcelona, me he dado cuenta de que en las grandes Ligas europeas, siempre ha habido un dominio más o menos alterno, es decir, las ligas estaban repartidas. Sin embargo, hasta que llega Cruyff, el Barça tiene muchas menos ligas que el Madrid. El Barça no era el otro grande, sino un aspirante más.

R: Hay una anécdota que explica muy bien el cambio de mentalidad del Barcelona. En 1992, en Wembley, Núñez va y le dice a Cruyff: “Después de lo de Sevilla –derrota contra el Steaua de Bucarest en penaltis en la final de la Copa de Europa de 1986–, ¿y si perdemos otra final?”. Y Cruyff le dice: “Las finales están para ganarlas”, y a los jugadores les dijo eso de “salid y disfrutad”. Ahí se acaba todo. Cruyff estaba convencido de su talento, de sus fuerzas.

Fuente: ElConfidencial – Deportes