El Barça esconde las imágenes de Messi entrenándose para intimidar al Real Madrid

12.11.2015 – 05:00 H. Leo Messi ya corre por el césped de la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí. Leo Messi ya toca balón, pero no hay ni una sola imagen ...

12.11.201505:00 H.

Leo Messi ya corre por el césped de la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí. Leo Messi ya toca balón, pero no hay ni una sola imagen que lo atestigüe. Se sabe porque algo así es imposible mantenerlo en secreto, por mucho que se empeñen en el FC Barcelona ya no en despistar, sino en esconder cuál es el estado de su crack. Como si eso fuera posible. Como si no estuviera medio mundo pendiente de la rodilla del jugador y especulando sobre si podrá estar o no el próximo 21 de noviembre en el Bernabéu. Como si nadie hablara en su entorno o en el del equipo. Para el Barça es una misión imposible, aunque no ofrezcan ni siquiera una fotografía del jugador ejercitándose, pero sea conocido que lo está haciendo. 

Lo que continua siendo un misterio es si el argentino se recuperará a tiempo para el Clásico. Si no lo sabe ni él, no lo podemos saber los demás. A estas alturas, a falta de diez días para el partido, se trata de sensaciones. Y las de Leo son buenas. Ha evolucionado según los plazos previstos y sin molestias de última hora. Además, a medida que supera un nuevo paso; soltar las muletas, andar, trotar, correr, tocar la pelota, crece su confianza y aumenta su lógico deseo de poder disputar el choque ante el Real Madrid, pero el tiempo apremia, va a llegar – si llega- justo y nadie se atreve a asegurar al 100% si estará o no.

Las sensaciones van cambiando cada semana. Si hace dos no lo veían posible, ahora sí, son más optimistas. No ha habido ni un solo inconveniente durante la recuperación y Messi ha cumplido a rajatabla con lo pautado por los médicos y fisioterapeutas. Se sabe también que, como todos los jugadores, tiene a sus hombres de confianza y ha pasado por su casa Marcelo D’Andrea, el masajista de la selección argentina, para tratarle. Los futbolistas creen en sus fisios con fe ciega, les tocan no solamente a nivel físico, sino también psicológico. Son gurús. Y Messi ha echado mano del suyo porque quiere estar en el Bernabéu, eso nadie lo dudaba. Desde su entorno personal afirman, de todas formas, que hasta que no tenga luz verde por parte de los médicos él no apretará, que ha aprendido y madurado y no está viviendo la lesión con angustia, sino como parte de su profesión. Que no irá a lo loco, vaya.

Leo Messi, en el momento de caer lesionado en el partido de Liga contra Las Palmas en el Camp Nou. (EFE)Leo Messi, en el momento de caer lesionado en el partido de Liga contra Las Palmas en el Camp Nou. (EFE)

Desde el entorno del Barça juegan al escondite, pero se les empieza a dibujar la sonrisa del gato que se comió al ratón. Ni siquiera Luis Enrique la pudo disimular el pasado domingo tras vencer al Villarreal cuando le preguntaron por el argentino. “¿Messi? Ni sí, ni no”, dijo. El escenario más probable es que el crack entre en la convocatoria para el Clásico, que viaje y se siente en el banquillo. Y, si todo va bien, que pueda disputar algunos minutos en la segunda mitad. El equipo viajará a Madrid el mismo sábado del partido por la mañana, por lo que hasta el último momento no se sabrá si Messi entra en la lista de convocados. Con eso juega también el Barça, con el efecto intimidatorio. El ‘cuidado que vamos, ya tenemos a Neymar e igual sacamos a Messi’.

El parón por las selecciones y la falta de información es el caldo de cultivo ideal para que estemos dando vueltas y vueltas y más vueltas de aquí al 21 de noviembre alrededor de Leo Messi. Lo contrario sería lo raro teniendo en cuenta que es un Clásico y que estamos hablando del mejor jugador del mundo, pero él tampoco sabe, hoy, si estará en condiciones de jugar. Si nada se tuerce es posible, pero todo está a expensas de las últimas pruebas, de que empiece a chutar, de que siga sin molestias. A expensas, en fin, de que pasen los días y siga progresando como hasta ahora. Faltan diez días. Y lo único seguro es que no será ésta la última vez que escriba de Messi de aquí al Clásico.

Fuente: ElConfidencial – Deportes