El Barça gana un partido clave en la lucha por la Liga y mete presión al Real Madrid

Un juguete, eso es lo que fue el Espanyol para el Barcelona. No valió que fuera un derbi y tampoco que los de Sergio jugaran en casa, los azulgranas ...

Un juguete, eso es lo que fue el Espanyol para el Barcelona. No valió que fuera un derbi y tampoco que los de Sergio jugaran en casa, los azulgranas protagonizaron un monólogo en los primeros 45 minutos, suficiente para anotar dos goles y dejar el partido prácticamente sentenciado, no tanto por el marcador y sí más por la sensación de dominio absoluto de los de Luis Enrique. Primero Neymar y después Messi pusieron el 0-2 definitivo y resolvieron un partido, que el Barça siempre tuvo bajo control, en 25 minutos.

El Barcelona tardó tres minutos en tener la primera ocasión clara del partido. Solo Kiko Casilla pudo evitar que Neymar marcara el primer gol con un remate. Dos minutos después, el portero espanyolista volvió a ser fundamental para evitar que un cabezazo de Luis Suárez se colara dentro de su portería.Y de nuevo Neymar volvería a gozar de una ocasión clara cuando su disparo se marchó alto. Estas tres oportunidades de gol claras para el Barça fueron sólo un aviso de lo que acabaría llegando pocos minutos después, el gol.

Con el Espanyol muy cerrado atrás y totalmente resignado al juego dominante del Barcelona, los goles de los azulgranas eran cuestión de tiempo. El primero llegó a los 16 minutos tras un pase magistral de Messi para el desmarque de Jordi Alba por la izquierda que la puso de primeras al área, Luis Suárez la dejó pasar y Neymar remató a placer para poner el 0-1 en el electrónico. Gran combinación y partido encarrilado. Apenas diez minutos después y tras una buena asociación entre Iniesta y Luis Suárez, Messi recibió del uruguayo y, prácticamente sin ángulo para rematar, tiró de su magia particular y anotó el segundo. Casi sin despeinarse, el Barça se plantó en el minuto 25 con el 0-2 a favor y el partido prácticamente sentenciado.

Tras el segundo tanto, los de Luis Enrique bajaron un poco el ritmo, pero sin perder el control del partido en ningún momento. El primer acercamiento de los de Sergio a la portería de Claudio Bravo llegó cuando se rozaba la media hora de partido, pero el remate de Caicedo se fue muy alto y en ningún momento llegó a incomodar a los azulgranas. Antes del descanso, todavía hubo tiempo para que Neymar volviera a darle la tarde a Casilla que tuvo que estirarse para enviar a córner un disparo del brasileño. Monólogo azulgrana y descanso.

Tras el paso por vestuarios, al Espanyol le cambió la cara y al menos, imprimió intensidad en su juego. Las ocasiones más claras siguieron siendo para los azulgranas en los primeros minutos, con un mano a mano entre Neymar y Casilla, y un balón de Messi que se estrelló en el palo. La expulsión de Jordi Alba, en el nueve de la segunda mitad, fue determinante para que los pericos ganaran protagonismo en el partido y en ocasiones, llegara a asustar al Barcelona con ocasiones que a punto estuvieron de convertirse en gol.

Sergio García, Lucas Vázquez y Stuani, que entró por Caicedo, fueron los jugadores más desequilibrantes en el Espanyol. Los tres tuvieron al menos una ocasión cada uno para acortar distancias en el marcador, pero el poco acierto y las buenas actuaciones de Claudio Bravo evitaron que los de Sergio anotaran. Aunque los pericos lo intentaban, el Barcelona seguía tranquilo y a lo suyo, controlando el encuentro y el marcador y con Messi y Neymar llevando el peligro sin gol a la portería de Casilla.

Antes del pitido final, hubo tiempo para que Luis Enrique sacara del terreno de juego a Iniesta, que recibió una ovación por su estrecha relación con Dani Jarque, y diera entrada a Xavi, que cumplió 500 partidos en Liga con el Barcelona. Una cifra que lo coloca entre los históricos del club azulgrana. Mateu Lahoz también mostró la tarjea roja a Héctor Moreno por protestar y el Espanyol jugó con diez los últimos minutos del encuentro. El Barcelona esperó al pitido final, cumplió y deja así toda la presión al Real Madrid, que jugará este domingo a las 21:00 horas en Balaídos. Con este triunfo, los azulgranas suman tres puntos fundamentales de cara a conquistar el título liguero.

Ficha técnica

0 – Espanyol: Kiko Casilla; Arbilla, Álvaro, Moreno, Duarte; Lucas, Abraham (Salva Sevilla, m.61), Cañas, Víctor Álvarez (Montañés, m.74); Sergio García y Caicedo (Stuani, m.70).

2 – Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Iniesta (Xavi, m.87), Rafinha (Mathieu, m.64); Messi, Suárez (Rakitic, m.80) y Neymar JR.

Goles: 0-1, m.17: Neymar Jr. 0-2, m.23: Messi.

Arbitro: Mateu Lahoz (C. Valenciano). Mostró cartulina amarilla a Sergio García (min. 22), Álvaro (min.59), Arbilla (min. 63), Lucas (min.73), Cañas (min.80) y a Busquets (min.83). Expulsó en el minuto 54 a Jordi Alba por doble amonestación y a Moreno en el minuto 91.

Incidencias: Asistieron al encuentro 30.253 espectadores en partido disputado en el Power8 stadium. Los aficionados del gol norte protestaron durante el primer tiempo y no ocuparon sus lugares en la grada hasta la segunda parte. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes