El Barcelona llega al Clásico de Cruyff con la autoestima por las nubes

02.04.2016 – 05:00 H. Este Clásico no es uno más. Es el del homenaje a Johan Cruyff, pero más allá del mosaico en el que participará todo el estadio, del ...

02.04.201605:00 H.

Este Clásico no es uno más. Es el del homenaje a Johan Cruyff, pero más allá del mosaico en el que participará todo el estadio, del video y de la camiseta con el lema ‘Gràcies Johan’ que lucirá el conjunto azulgrana, la huella indeleble que ha dejado, su legado en el fútbol, pero especialmente en el Barcelona, estará más presente que nunca. Fue Cruyff el que le dio al Barça una autoestima de la que carecía hasta su llegada. Fue él el que cambió la manera ya no solo de jugar, sino de pensar, el Barça debía hacerlo a su estilo y a lo grande, sacudiéndose el polvo de perseguir al Real Madrid para comprobar que yendo por delante las vistas eran mucho más luminosas. Como jugador ganó la Liga en su primera temporada, como entrenador, cuatro campeonatos nacionales consecutivos y la primera Copa de Europa en Wembley.

[Lea aquí: “El Barça es la Sagrada Familia de Cruyff y Pep”]

La herencia de Cruyff es tan abundante que aún perdura y hoy el Barça sigue fiel al modelo que él implantó, mientras el Madrid lo está buscando -ya que depende del entrenador de turno que se siente en el banquillo- y hasta se presenta más anémico de lo normal al choque en el Camp Nou. Ya no se trata solamente de los diez puntos de diferencia en la tabla, sino que además existe una sensación general de que sería aceptable no perder por goleada. Al conjunto blanco le queda sólo la bala de la Champions y el encuentro de esta noche es uno menos para que el Barcelona se proclame campeón de Liga, pero es llamativo cómo incluso el ambiente previo al Clásico, el célebre entorno como lo definió Cruyff, está más pocho que nunca. La máxima exigencia a la que se refiere continuamente Florentino Pérez ha bajado un par de escalones. Hasta no hace mucho, con un 0-4 en el partido de ida, la atmósfera de vuelta sería efervescente, con el objetivo de revancha entre ceja y ceja y la necesidad de devolver la afrenta bien presente. Y no. No es así.

[Lea aquí: El suplicio de Florentino es el Barcelona]

El Barça juega sin presión numérica por el colchón de puntos que tienen en la tabla, pero Luis Enrique avisó: “Le he visto la cara a Messi y al resto y están como locos por conseguir la victoria”. Los jugadores tienen previsto a título personal homenajear a Cruyff esta noche como desveló Andrés Iniesta, y aunque por el momento no han trascendido sus planes, se sabe que la motivación por hacer un buen partido delante del eterno rival es máxima, más allá de la clasificación y de la racha de 39 partidos consecutivos invicto. “Lo que más desearía Cruyff es que ganemos a través de un buen espectáculo”, señaló el técnico, que no tiene previsto dar ningún descanso pensando en el choque de Champions ante el Atlético. “¿Hay partido el martes?” fue la ocurrente respuesta de Luis Enrique para zanjar el tema. 

Luis Enrique puede estar confiado (Reuters/Albert Gea).Luis Enrique puede estar confiado (Reuters/Albert Gea).

Zidane, mientras, ‘cruyffeó’ cuando explicó su estado de ánimo ante su primer Barça-Madrid en el banquillo: “Voy a dormir tranquilo. Es un partido de fútbol. Lo que tenemos que hacer es disfrutar de eso, de jugar contra grandes jugadores y de medirnos al Barça”, pero persiste la duda de qué Madrid se verá en Barcelona porque basta con echar la vista dos partidos atrás, a su última salida en Las Palmas, para recordar que el técnico francés afirmó: “Jugando así no vamos a ninguna parte”.

[Lea aquí: Anantapur, donde Cristiano y Messi no son dioses]

Un palco ‘caliente’

El entrenador culé confiaba en “un Camp Nou caliente” y desviando la vista del terreno de juego al palco, será interesante también comprobar cuál es la temperatura que se vivirá en el palco. Como homenaje a Cruyff, siete expresidentes del Barça se sentarán esta noche en la zona noble del estadio y será la primera vez que Sandro Rosell y Joan Laporta se vean las caras en años. El departamento de protocolo ya se ha encargado, como adelantó el diario Mundo Deportivo, de colocarles lo más lejos posible: cada uno en un extremo para evitar en lo posible situaciones incómodas, pero el palco no es lo suficientemente grande como para que no se encuentren en ningún momento. Hay quien cree, como el vicepresidente Carles Vilarrubí, que el homenaje a Cruyff servirá para cerrar heridas y “pasar página”, como declaró en Rac1, pero está por ver cuánto dura la tregua porque las posturas y sensibilidades entre bandos parecen irreconciliables. 

[Lea aquí: El 0-4 en el Bernabéu fue sin Messi]

El recuerdo a Johan Cruyff estará presente en todo momento en un clásico que está por ver cómo termina, pero que nace justo como él quería: Con un Barça con la autoestima por las nubes y con la posibilidad de repetir el triplete de la temporada pasada y un Real Madrid que mira de lejos al conjunto catalán en la tabla, que aún no ha olvidado el meneo del 0-4 de la ida y que en abril todavía está buscando su estilo.

Ficha técnica:

FC Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Rakitic, Busquets, Iniesta; Messi, Suárez y Neymar Jr.

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric; Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández (comité canario).

Horario: 20:30 horas.

Estadio: Camp Nou (99.400 aficionados).

Fuente: ElConfidencial – Deportes